Una revolución y una guerra: cómo Irán transformó el Oriente Medio actual

Por Seyed Hossein Mousavian para The Cairo Review of Global Affairs

Protesta contra la retirada de Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto [حامد جعفرنژاد / Creative Commons]

Desde la revolución iraní de 1979, pero también más recientemente, la geopolítica del mundo árabe respecto a Irán ha sufrido una importante transformación. Irán ha reforzado su alianza con Rusia y China y ha seguido siendo una fuerza hostil que se resiste a la hegemonía de Estados Unidos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Desde la revolución iraní de 1979, pero también más recientemente, la geopolítica del mundo árabe respecto a Irán ha sufrido una importante transformación. Irán ha reforzado su alianza con Rusia y China y ha seguido siendo una fuerza hostil que se resiste a la hegemonía de Estados Unidos. Su influencia no ha hecho más que crecer a medida que una serie de grupos armados no estatales o cuasi estatales se extienden por la región. Otra evolución a favor de Irán ha sido el aumento del sectarismo en el mundo islámico que, con la excepción de Túnez, ha alcanzado su punto álgido. Por último, la Primavera Árabe, que anunciaba la democracia a la gente, al final no lo hizo especialmente. Estos y otros acontecimientos nos obligan a ajustar el prisma a través del cual examinamos la geopolítica de la región en la actualidad.

Antes de la Revolución de 1979, lo que daba forma a la geopolítica de la región era la Doctrina Nixon. Esta doctrina influyó en la decisión de política exterior de Nixon de armar hasta los dientes a sus aliados, tanto a Irán como a Israel, en la década de 1970. Estados Unidos vendió sistemáticamente las últimas y más sofisticadas armas convencionales a Mohammad Reza Shah Pahlavi (el Sha de Irán). Se calcula que el Sha compró un total de 15.000 millones de dólares de las armas más avanzadas de Estados Unidos, que eran tecnológicamente superiores a la mayoría de las disponibles para otros aliados de Estados Unidos, excepto Israel. Ajustados a la inflación, 15.000 millones de dólares en 1970 equivalen a casi 115.000 millones de dólares en 2022. Esto no deja lugar a dudas a los analistas de que tanto Nixon como Henry Kissinger creían que el fortalecimiento del ejército iraní estabilizaría Oriente Medio; dado que se consideraba que el Sha era el “policía” de la región, se asignó a Irán el papel de Estado tapón cuya función era impedir la expansión del comunismo y garantizar un suministro constante de petróleo.

El apoyo estratégico de Estados Unidos al Sha se debió a la proximidad geográfica de Irán con la antigua Unión Soviética. Como dijo el analista estadounidense Gary Sick, Irán era el lugar donde Estados Unidos podía vigilar las actividades de la Unión Soviética. Al armar fuertemente a Irán, Estados Unidos pretendía construir un escudo contra su rival, asegurándose de que los rusos nunca realizaran su sueño de “llegar a las cálidas aguas del Golfo Pérsico”. De ahí que el Sha de Irán estuviera a la vanguardia de la recepción de las mayores y más avanzadas armas militares estadounidenses, como el Sistema de Control y Advertencia Aerotransportado (AWACS), que era entonces el radar más sofisticado y caro que Estados Unidos e Irán utilizaban para realizar operaciones de reconocimiento en las fronteras soviéticas. Además, Washington decidió ayudar a Irán a construir su programa nuclear ya en la década de 1950 en el marco del “Programa Átomos para la Paz“. Puede ser interesante para el lector observar que la CIA informó al entonces presidente Gerald Ford de que el Sha tendría una bomba atómica en 1984.

Armado por Estados Unidos, el papel asignado a Irán como policía de la región se manifestó en muchos casos. Uno de ellos fue durante la rebelión de Dhofar contra el sultán Qaboos de Omán entre 1963 y 1976. La guerra civil comenzó con la formación del Frente de Liberación de Dhofar, un grupo comunista que pretendía crear un estado independiente en la zona de Dhofar, en el sur de Omán. El Frente de Liberación de Dhofar contaba con un fuerte apoyo de la Unión Soviética y había lanzado graves ataques contra el gobierno central de Qaboos. De no ser por la intervención del Sha de Irán, que envió tropas para sofocar la rebelión de Dhofar, el Frente de Liberación de Dhofar habría seguido desafiando el gobierno del sultán Qaboos. El hecho de que Irán interviniera en los llamados “asuntos árabes” como considerara oportuno, de que enviara tropas a otro país soberano, y de que ningún país se opusiera al Sha por sus intervenciones en los asuntos internos de otros países muestra claramente el poderío político de Irán en la región.

Otro ejemplo está relacionado con Bahréin. El Sha había reclamado la soberanía persa ininterrumpida sobre Bahrein desde la época preislámica. De hecho, a lo largo del siglo XIX, el Sha expresó sus objeciones a Londres sobre el tratado de 1930 para reconocer la soberanía de Bahréin. De hecho, en 1927, Reza Pahlavi, el padre del Sha, llevó la disputa con Gran Bretaña sobre Bahrein a la Sociedad de Naciones, aunque sin resolución. Al final, en 1971, el Sha acordó con Gran Bretaña conceder a Bahréin la independencia de Irán, pero insistió en que las islas de Tonb Mayor y Menor y Abu Musa permanecieran bajo la soberanía iraní.

Con el inicio de la Revolución de 1979, los asuntos regionales de Oriente Medio fueron objeto de un tremendo cambio. La revolución trajo consigo un discurso completamente diferente al derribar milenios de gobierno monárquico para dar paso a una República Islámica. Irán, antes aliado de Estados Unidos, se convirtió en uno de sus ávidos enemigos, resistiéndose a sus tendencias imperiales. Aunque se podría argumentar que los principios sobre los que la República Islámica elaboró su política exterior han permanecido más o menos igual, en particular cuando se trata de resistir la presencia de Estados Unidos en la región de Oriente Medio, la caída de milenios de gobierno monárquico a través de las transformaciones que condujeron al surgimiento de una República Islámica como resultado de la Revolución iraní de 1979 y, en particular, el efecto de la guerra entre Irak e Irán, nos obliga a repensar las formas de ver la geopolítica de la región.

Antes de eso, es importante examinar la posición actual de Irán en la región en comparación con otros países similares de la región, como Arabia Saudí, Turquía y Pakistán.

La posición de Irán en la región como aliado de Estados Unidos

En la década de 1960, el Producto Interior Bruto (PIB) de Turquía era mayor que el de Irán y Pakistán, pero en la década de 1970 esta tendencia cambió. Esto puede atribuirse en gran medida al hecho de que el precio del petróleo aumentó drásticamente, lo que proporcionó al Sha una gran entrada de divisas, que también condujo a un asombroso crecimiento del tamaño relativo del capital. Cuando el precio del petróleo aumentó justo después de la crisis del petróleo de 1973, el PIB de Irán llegó a ser mayor que el de Turquía. Irán bajo el Shah también gastó el doble que Turquía y Pakistán. En 1975, Turquía y Pakistán destinaron el 4 y el 6 por ciento de su PIB a gastos militares, mientras que Irán gastó el 12 por ciento.

Estas cifras demuestran claramente el peso y la importancia de Irán como el aliado más influyente de Estados Unidos en la región de Oriente Medio. De hecho, al ser el aliado militar más poderoso de Estados Unidos en Oriente Medio en aquel momento, el Sha siguió una política que minimizaba el riesgo de confrontación con la Unión Soviética, y este enfoque de “problema cero” con la Unión Soviética es uno de los éxitos de su política exterior.

Apoyado en su papel de aliado de Estados Unidos, Irán también fue capaz de exhibir una superioridad regional en términos de pura exhibición de poder. Por ejemplo, el Acuerdo de Argel de 1975 entre Irán e Irak para resolver cualquier disputa y conflicto relativo a su frontera marítima común en el río Shatt Al Arab. A cambio de que el Sha retirara su apoyo a la rebelión kurda iraquí, las fronteras de Irán debían ser respetadas. Sin embargo, tras una guerra de ocho años con Irán, el Acuerdo de Argel fue abandonado, para no volver a ser revisado, e Irak fue el que más perdió con la abrogación del tratado, al perder los beneficios que había adquirido en el río fronterizo.

La geopolítica de Oriente Medio y la revolución de 1979

Las manifestaciones populares en Irán encabezadas por el Ayatolá Jomeini contra la dictadura del Sha y la dominación estadounidense de la región dieron lugar a la “última de las grandes revoluciones“. La Revolución de 1979 vino acompañada de ciertos acontecimientos que alteraron la geopolítica de la región de Oriente Medio al tambalearse las relaciones entre Irán y Estados Unidos. La ocupación de la embajada de Estados Unidos en Teherán el 4 de noviembre de 1979 y la toma de rehenes de diplomáticos estadounidenses que duró 444 días, fue una de las primeras grandes conmociones posrevolucionarias tras la Revolución de 1979. Aunque fue una reacción a los veinticinco años de dominio estadounidense sobre Irán (1953-1979), hasta el día de hoy, este mismo acontecimiento se cierne sobre las relaciones de Irán con Occidente, y en particular con Estados Unidos. Irán se convirtió en el abanderado de los países hostiles a Estados Unidos, hasta el punto de que ninguno de los aliados soviéticos de la región era tan amenazante para Estados Unidos como lo era Irán.

El segundo acontecimiento que alteró la posición de Irán en relación con la región y con Estados Unidos fue la ruptura de los lazos diplomáticos con Israel, tras la cual se cerró la embajada israelí en Irán. Irán pasó de ser un país amigo de Israel a ser uno de sus obstinados enemigos. La ruptura de los lazos con Israel y las posteriores hostilidades entre Irán e Israel tuvieron -y siguen teniendo- consecuencias para las relaciones entre Irán y Estados Unidos.

El tercer acontecimiento fue la promoción de la cultura política revolucionaria. El ejemplo más elocuente de ello fue el lema de Jomeini de “exportar la Revolución Islámica” a otros países del mundo islámico. La transformación de la cultura política de la región bajo la influencia de la Revolución de 1979 asustó a las monarquías petro-árabes de la zona, porque sus regímenes eran similares al de la dictadura del Sha, lo que significaba que eran los que más temían los levantamientos populares. Es fundamental señalar que tanto Estados Unidos como la Unión Soviética temían la posibilidad de que la Revolución de 1979 se exportara a los países de Oriente Medio, pero también a los Estados satélites de Europa del Este. Exportar una revolución basada en el modelo iraní significaba que los países en desarrollo que dependían de cualquiera de las superpotencias exigirían su independencia.

La Revolución de 1979 tuvo muchas consecuencias para la región en general. En primera instancia, dio lugar a un Estado con una ideología e identidad anti imperial, que pretendía que la resistencia a la hegemonía estadounidense era la única forma de liberar a las naciones “oprimidas” del mundo poscolonial. Debido a la difusión de esta ideología, el Estado iraní se ha opuesto activamente al imperialismo estadounidense en la región durante las últimas cuatro décadas. En segundo lugar, hizo que Irán apoyara los movimientos de libertad y/o resistencia en toda la región, desde Hezbolá en Líbano hasta las Fuerzas de Movilización Popular en Irak. En tercer lugar, durante la década de 1980, cuando Irak emprendió una prolongada guerra contra Irán, que incluyó el lanzamiento de cientos de misiles y armas químicas contra la población civil, el Estado se enfrentó a una tremenda escasez de material militar debido al embargo impuesto por Estados Unidos. Esto hizo que los generales del ejército comenzaran a fabricar misiles y otros equipos de artillería pesada a mediados de la década de 1980. Debido en gran parte a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos a Irán, junto con el embargo de armas de todas las potencias mundiales, Irán se vio obligado a desarrollar capacidades técnicas internas en la producción de artillería pesada y misiles.

A pesar de las sanciones económicas y el embargo de armas, Irán desarrolló importantes sectores industriales y de fabricación de acero, caucho, cemento y hierro de los que carecían otros países de la región, así como sectores de vanguardia como el aeroespacial automovilístico, la nanotecnología y las células madre. En las últimas décadas, sobre todo tras la caída de Saddam Hossein, Irán surgió como un país que ejercía poder e influencia en la región, y desarrolló una rivalidad sobre todo con Arabia Saudí, que ha influido mucho en la dinámica geopolítica de la región. En el plano político, Riad ha intentado continuamente frenar el creciente papel de Irán en el mundo árabe, pero los intentos del reino por conseguirlo han fracasado. Los intentos saudíes de reducir el poder del aliado de Irán, Hezbolá, en el Líbano, de contener el papel de Irán en Irak y de poner fin a su apoyo a los Houthis han fracasado. Estos fracasos ofrecen suficientes incentivos para que los saudíes estén obsesionados con Irán como legítimo competidor geopolítico.

Sin embargo, otro acontecimiento decisivo que tendría una influencia aún mayor en la geopolítica de la región es la guerra entre Irán e Irak.

El papel de la guerra Irán-Irán en la configuración de la geopolítica de la región

En septiembre de 1980, las fuerzas iraquíes lanzaron una invasión a gran escala de Irán, un conflicto que duró ocho años, matando al menos medio millón de vidas, hiriendo a más de un millón y desplazando a millones más. La guerra entre Irán e Irak sigue siendo una de las mayores y más largas guerras interestatales convencionales desde la Segunda Guerra Mundial. A lo largo de la década de 1980, mientras Irak invadía partes del territorio iraní, siguió contando con el pleno apoyo del mundo árabe. Se calcula que el coste económico de la guerra superó el billón de dólares. Tras ocho años de guerra, los ejércitos terminaron prácticamente en las mismas posiciones en las que habían empezado en septiembre de 1980. También fue la única guerra de los tiempos modernos en la que se utilizaron armas químicas a gran escala junto con misiles balísticos para atacar ciudades. Fue el mayor uso de armas de destrucción masiva desde el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki en Japón en 1945.

El 15 de enero de 1991, Reuters citó al rey Fahd de Arabia Saudí diciendo que la suma de la ayuda financiera de Arabia Saudí a Irak superaba los 27.000 millones de dólares, mientras que las estimaciones de la ayuda del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) a Sadam alcanzaban los 80.000 millones de dólares en la década de 1980.El tremendo coste físico y humano que Sadam Husein infligió a Irán es una cosa, pero las consecuencias de esta guerra destructiva en la geopolítica de la región son otra muy distinta.  De hecho, la guerra entre Irán e Irak marcó la trayectoria de la futura geopolítica de la región y sigue siendo una de las coyunturas más críticas de la historia contemporánea de Oriente Medio.

En primer lugar, la guerra entre Irak e Irán y los posteriores embargos impuestos a este último país supusieron un fuerte incentivo para desarrollar un complejo militar autóctono, después de haber sido uno de los mayores compradores de armas convencionales sofisticadas de la región. De hecho, conseguir armas convencionales para defender a su pueblo de la agresión del régimen de Saddam fue uno de los principales retos del gobierno iraní. Prácticamente ningún país estaba dispuesto a vender armas convencionales (es decir, misiles Scud) a Irán para que las utilizara en su defensa cuando sus ciudades fueron bañadas con los mismos misiles por el ejército iraquí. Está bien documentado que las fuerzas iraquíes lanzaron cientos de misiles rusos contra la población civil de Irán y que decenas de miles de iraníes resultaron heridos o martirizados.

El enorme coste de la guerra obligó a Irán a establecer una industria local independiente de misiles. Como resultado, Irán pasó de ser un importante comprador de misiles a uno de sus principales productores a finales de la década de 1990. En la actualidad, la capacidad de Irán para producir misiles de largo alcance está a la altura de las potencias mundiales. Los misiles no son las únicas armas convencionales que fabrica Irán. Aviones de combate, tanques, artillería, submarinos, drones y lanchas rápidas son otros de los equipos militares de alta tecnología que también fabrica. Grupos como Hezbolá en el Líbano, Hamás en Palestina y los Houthis en Yemen han podido alcanzar un poderío misilístico considerable con la ayuda de los conocimientos técnicos iraníes y han desempeñado un papel decisivo a la hora de enfrentarse a Israel, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, los tres países activamente unidos contra Irán.

En segundo lugar, el uso de armas no convencionales, como las armas químicas, por parte de Saddam contra Irán fue una violación absoluta del Tratado de No Proliferación Nuclear y de todos los tratados sobre armas de destrucción masiva. El mundo occidental no sólo hizo la vista gorda ante el amplio y comparativamente mayor uso de armas químicas por parte de Saddam contra la población civil iraní, sino que además suministró y vendió a su Partido Baath más cantidad de ellas. Además, el fracaso de las negociaciones con Occidente (1980-1995) para explotar el reactor de investigación de Teherán, construido por Estados Unidos en 1967, y para completar la central nuclear de Bushehr, cuya construcción comenzó en 1975 por parte de empresas alemanas pero no se completó, fue otra de las principales razones por las que Irán intentó producir su propia energía nuclear. En 2003, Irán consiguió la tecnología de enriquecimiento y de agua pesada, y su acceso a estas dos tecnologías significaba que podría construir una bomba nuclear si así lo decidía. Aunque ahora Irán podría desafiar el monopolio de Israel sobre la posesión de un arma nuclear en Oriente Medio, su capacidad nuclear se ha convertido en el mayor problema político y de seguridad entre Irán y las potencias mundiales en los últimos quince años. El hecho de que Irán disponga de esa capacidad técnica en el ámbito nuclear, y otros países de la región (excepto Israel) no la tengan, le da una ventaja competitiva.

En tercer lugar, las relaciones de Irán con los estados árabes del Golfo Pérsico empeoraron fundamentalmente tras la guerra entre Irak e Irán debido a su apoyo unilateral al régimen de Saddam Hussein. Los Estados del CCG pasaron a comprar las armas más modernas y sofisticadas a Estados Unidos. Para ellos, la primera y mayor amenaza en la región procedía de Irán. Estados Unidos aumentó su presencia militar para apoyar a sus aliados, estableciendo 46 bases militares en once países de Oriente Medio, lo que se considera un número asombroso de bases militares en una región.

En cuarto lugar, la guerra entre Irán e Irak demostró a los funcionarios iraníes que los países de la región están dispuestos a hacer lo que sea necesario para provocar un cambio de régimen en Irán. Desde unirse a Israel hasta utilizar armas no convencionales contra la población civil, el objetivo de los Estados árabes era cambiar el sistema de gobierno revolucionario de Irán. Los funcionarios iraníes sabían que tenían que trascender sus fronteras nacionales para resistir la agresión de los países vecinos, incluido Israel. Hezbolá de Líbano es un ejemplo elocuente de los apoderados que Irán apuntaló para proyectar su influencia en la región. Con el tiempo, Hezbolá adquirió un poder significativo y sigue siendo una fuerza fuerte hasta el día de hoy. Derrotó a Israel en su invasión de Líbano en 2006. De hecho, los países árabes perdieron todas las guerras militares contra Israel, pero Hezbolá impidió que Israel avanzara en territorio libanés. En la actualidad, el creciente poder de Hezbolá es una fuente importante de preocupación para Estados Unidos e Israel. Sigue siendo una fuerza militar con decenas de miles de misiles y 100.000 soldados y tiene representación política en el parlamento y el gobierno libaneses.

En quinto lugar, una de las transformaciones geopolíticas más cruciales ha sido la aparición de grupos armados no gubernamentales o cuasi gubernamentales en Oriente Medio. Hezbolá en Líbano, los Houthis en Yemen, las Fuerzas de Movilización Popular en Irak y los Fatimíes de Afganistán son algunos de los principales grupos chiíes que han recibido el apoyo de Irán. Irán estableció alianzas con estos grupos en respuesta a la situación de seguridad en la región. Cuando el ISIS conquistó Irak en 2014, ocupando el 40 por ciento del país en dos años y capturando las grandes ciudades, ricas en petróleo, de Mosul y Kirkuk, las ciudades iraquíes Bagdad y Erbil estaban al borde del colapso. En respuesta, el ayatolá Sistani emitió una fatwa para formar las Fuerzas de Movilización Popular, que recuerdan a las Fuerzas Basij iraníes, creadas en 1979 como una organización paramilitar de voluntarios que operaba bajo el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) y que más tarde formó una “milicia popular” para ayudar en la guerra contra Irán (la Fuerza Quds de Irán utilizó su experiencia en la formación de la fuerza popular Basij para contrarrestar la agresión de Sadam para ayudar al Hezbolá libanés con su movilización popular). Las milicias de las Fuerzas de Movilización Popular, con la ayuda del ejército iraquí, acabaron derrotando al ISIS y limpiando el territorio iraquí de terroristas, y como resultado, una nueva e influyente dinámica político-seguridad-militar entró en el equilibrio de poder en Irak. Durante la crisis siria, el grupo chiíta “Fatimids de Afganistán”, con el apoyo de Irán, desempeñó un importante papel en Siria y en la lucha contra el ISIS y Al-Qaeda. Sin duda, la alianza de Irán con los grupos organizados no se limita a los chiíes, sino también a los grupos suníes como Hamás. Esto demuestra claramente que la alianza que Irán ha construido no está organizada en torno a líneas sectarias.

En sexto lugar, el pivote de Irán hacia Oriente fue el resultado del apoyo de las potencias mundiales a la agresión de Saddam en la guerra de Irak.  Después de la guerra, las potencias orientales, en concreto Rusia y China, persiguieron una forma de acercamiento a Irán, mientras que las de Occidente, en particular Estados Unidos y Europa Occidental, persiguieron un enfoque hostil hacia Irán. El resultado fue que, tras la retirada de Trump del JCPOA y el incesante acatamiento y servilismo de Europa a la estrategia de máxima presión de Trump, el Líder Supremo de Irán declaró oficialmente que Irán ya no confía en Europa y que debe contar con Oriente. Por lo tanto, la continuidad de la hostilidad de las potencias occidentales hacia Irán después de la guerra ha proporcionado los incentivos más fuertes para que Irán se vuelva hacia Oriente. El acuerdo estratégico de veinte años con China y el acuerdo estratégico de veinte años con Rusia son dos claros ejemplos de la falta de desconfianza de Irán hacia Occidente. En la actualidad, China y Rusia son los principales socios comerciales de Irán, mientras que a principios de la década de 2000 lo era Alemania.

Volver a la diplomacia

Para los iraníes, no es fácil olvidar la magnitud y la escala de muerte y destrucción de la guerra entre Irak e Irán. Sin embargo, dejando a un lado la muerte y la destrucción masivas, las consecuencias a largo plazo de esa guerra configuraron en muchos sentidos la geopolítica de la región. De hecho, muchos de los duros problemas actuales de Oriente Medio se originaron en esos ocho años.

La guerra entre Irak e Irán marcó la trayectoria política de la región en algunos aspectos importantes para las décadas venideras. Pero no es la única guerra que ha presenciado Oriente Medio. Si una guerra tiene tantas consecuencias perniciosas para la paz y la estabilidad de la región como he examinado anteriormente, cabe preguntarse con horror cuáles serían las consecuencias a largo plazo de la invasión de Irak y Afganistán por parte de Estados Unidos a principios de la década de 2000 y de la guerra liderada por Arabia Saudí contra Yemen para el futuro de la región. Estas preguntas son difíciles de contemplar siquiera. Pero nos dan suficientes razones para creer que la exhibición de poder en forma de guerra está condenada al fracaso. Tarde o temprano, Estados Unidos tendrá que darse cuenta de que su política de dominación ha conducido a resultados desastrosos para la región y más allá. Llenar el vacío que dejará Estados Unidos cuando abandone la región es una invitación a crear un sistema de seguridad y cooperación regional entre los países de la región. Un sistema de seguridad y cooperación regional en el Golfo Pérsico que englobe a Irán, Arabia Saudí, Irak y los demás Estados miembros del CCG sería el primer logro vital. Para avanzar hacia una estrategia de este tipo, es necesario poner fin a la guerra y elegir la diplomacia como única opción.

No cabe duda que la Revolución de 1979 determinó la geopolítica de la región. Sin embargo, la agresión de Irak contra Irán y el apoyo de los países de la región y de las potencias internacionales fueron los factores más importantes que configuraron la estrategia de política exterior de Irán y su cambio geopolítico. La guerra entre Irán e Irak reforzó el discurso de la resistencia contra la hegemonía y las formas neo imperiales de dominación de las potencias mundiales, incluida y sobre todo Estados Unidos. Los funcionarios iraníes recuerdan cuando Saddam gozaba del apoyo de las potencias tanto de Occidente como de Oriente, tanto de Estados Unidos como de la Unión Soviética. Si los dirigentes iraníes desconfían de Estados Unidos a la hora de cumplir su parte del trato en cualquier mesa de negociación, la sospecha puede atribuirse casi por completo a las duras lecciones que aprendieron durante la guerra entre Irak e Irán. La experiencia de la guerra demuestra que las terribles consecuencias siguen siendo un obstáculo para los esfuerzos de paz. Para lograr una paz duradera, el pensamiento beligerante debe ser arrojado al basurero de la historia, centrándose únicamente en la opción de la diplomacia.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Seyed Hossein Mousavianes es especialista en Política Nuclear y Seguridad de Oriente Medio en el Programa de Ciencia y Seguridad Global de la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales Woodrow Wilson de la Universidad de Princeton. Anteriormente, se desempeñó como embajador de Irán en Alemania (1990-1997) y portavoz del equipo de Irán en las negociaciones nucleares con la Unión Europea y la Agencia Internacional de Energía Atómica (2003-05).

N.d.T.: El artículo original fue publicado por The Cairo Review el 7 de junio de 2022.