El enfoque de la política exterior de Japón en relación con Iraq

Por Farzad Ramezani Bonesh para Al-Bayan Center for Planning and Studies

Iraq y Japón [Tamir Kalman / Creative Commons]

El primer funcionario japonés probablemente visitó Irak en 1880.  Pero las relaciones diplomáticas entre los dos países comenzaron en 1939, año en que Japón abrió su embajada en Bagdad.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Japón pronto dirigió su atención a Oriente Medio. El primer funcionario japonés probablemente visitó Irak en 1880.  Pero las relaciones diplomáticas entre los dos países comenzaron en 1939, año en que Japón abrió su embajada en Bagdad. El intercambio de embajadores entre ambos países en enero de 1960, el auge de las relaciones económicas en la década de los setenta del siglo pasado, la posición de Japón como segundo exportador a Irak formaron parte de las relaciones pasadas.

Durante la guerra de 1991, las relaciones políticas entre Tokio y Bagdad se deterioraron drásticamente. 213 rehenes japoneses fueron liberados a través de varios canales tras los esfuerzos de Japón por su libertad. En agosto de 1990, Irak invadió Kuwait y el gobierno japonés aportó 13.000 millones de dólares de ayuda para hacer frente a Bagdad.

Entonces, mientras Japón calificaba a Saddam de “violador del orden internacional”, Irak afirmaba que Japón era “hostil a Irak”. En marzo de 1998, Japón se convirtió en el primer país en apoyar la Operación Zorro del Desierto.

De hecho, el nivel de las relaciones políticas y económicas entre Tokio y Bagdad disminuyó desde el final de la guerra de 1991 hasta la guerra de Irak en 2003, y con variables como la cooperación de Japón con el plan para someter a Irak a sanciones, y su participación en la guerra de Irak de 2003, las relaciones de ambas partes empeoraron. El 20 de marzo de 2003, Estados Unidos, que lanzó la guerra de Irak, anunció su apoyo a Japón.

Dimensiones políticas y geopolíticas de la orientación de la política exterior japonesa hacia Irak.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial y durante la estructura bipolar que regía el sistema internacional, la política exterior de Japón fue prácticamente un mero seguidor de la política exterior estadounidense. En la década de 1980, el gobierno japonés persiguió la idea de la internacionalización como principio fundamental de su política exterior.

Los objetivos y prioridades de dicha política exterior en la Constitución japonesa se mencionan generalmente en las disposiciones de los artículos 7, 9, 41, 72, 73 y 98. En los años que siguieron a la invasión militar estadounidense de Irak, la política exterior de Japón se distanció un poco de la plena conformidad con la política exterior estadounidense. Las cuestiones políticas y de seguridad también encontraron un nuevo lugar después de la década de 1990.

Sin embargo, la política de seguridad de Japón en Oriente Medio se ve influida en gran medida por variables como su alianza estratégica con Estados Unidos, el suministro de combustibles fósiles y su política exterior de búsqueda de la paz y de lucha contra el terrorismo.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Farzad Ramezani Bonesh es escritor, investigador sénior y analista centrado en Oriente Medio y el sur de Asia. Escribió artículos de investigación, análisis breves y piezas periodísticas tanto en persa como en inglés para varios centros.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Al-Bayan Center for Planning and Studies 11 de mayo de 2022.