La televisión del Ramadán difumina la realidad y la ficción

Por Kareem Shaheen para New Lines

Iftar en casa [Raasiel / Creative Commons]

Siempre me pareció adorablemente pintoresca la cantidad de agonía sobre la comida y los aperitivos y el entretenimiento y las listas de invitados, porque eso era todos los días en el Ramadán.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El Super Bowl no tiene nada que ver con el Ramadán.

Siempre me pareció adorablemente pintoresca la cantidad de agonía sobre la comida y los aperitivos y el entretenimiento y las listas de invitados, porque eso era todos los días en el Ramadán. Mi padre era un hombre de familia en el sentido más amplio del término. Se empeñó en traer de Egipto a todos mis primos que pudo para encontrarles trabajo en Dubai, donde vivíamos, para que pudieran labrarse un futuro y ahorrar dinero de cara a la siguiente fase de sus vidas, tutelándolos y apoyándolos. Como resultado, en nuestra casa familiar había un constante murmullo de conversaciones en medio de la calidez y el amor. Lo mismo ocurría en la mayoría de las otras familias que conocíamos.

Y aún más durante el Ramadán. Pasábamos las tardes viendo las famosas telenovelas de Ramadán que se emitían (y se siguen emitiendo) durante el mes sagrado, anticipando las grandes reuniones familiares y el letargo general inducido por la comida antes y después de romper el ayuno para maximizar la audiencia. El Iftar en sí era una comida generosa y abundante, seguida de té y más televisión. Luego, la oración de la tarde en la mezquita. Y más televisión.

Imagínense el potencial de los mensajes políticos, la conciencia de marca y la propaganda cuando se tiene una audiencia cautiva durante todo un mes. Es como si tuvieras una Super Bowl de 30 días, con todo el jolgorio, los anuncios y las actuaciones. El potencial es aún mayor con los servicios de streaming que permiten a los espectadores ver más series disponibles en su propio horario, además del habitual de la televisión por satélite. Uno de los servicios más populares es Shahid, que forma parte de la cadena MBC, de propiedad saudí.

La industria cinematográfica y televisiva egipcia tiene desde hace tiempo una gran influencia cultural, y sus series de Ramadán no son una excepción. También suele insinuar cambios culturales y políticos. Por ejemplo, la serie dramática estrenada en 2015 durante el mes sagrado titulada “Haret al-Yahoud” (el barrio judío). Ambientada en 1948, la serie destacaba la comunidad judía en Egipto inmediatamente después de la creación del Estado israelí, retratando a sus miembros bajo una luz simpática y antisionista, al tiempo que ignoraba el papel de los nacionalistas árabes nasseristas que les obligaron a huir del país (los villanos son, como era de esperar, los Hermanos Musulmanes). La serie precedió a las conversaciones secretas que finalmente condujeron a los tratados de paz entre los países del Golfo e Israel, actuando casi como un indicador del sentimiento del liderazgo político. Esto a pesar del hecho de que, tras 40 años de fría paz, sigue siendo generalmente un suicidio social para la mayoría de los individuos declarar su afinidad con Israel.

O tomemos la serie que hizo furor este mes, en Shahid, llamada “Al Ikhtiyar” o “La elección”. En su tercera temporada, la serie cuenta la historia de los Hermanos Musulmanes desde la perspectiva del gobierno actual. La tercera temporada aborda los preparativos y las consecuencias del golpe de Estado de 2013 y, por primera vez, muestra al presidente Abdel Fattah al-Sisi interpretado por un actor (los presidentes egipcios fueron representados normalmente sólo después de su muerte, con películas y series de televisión protagonizadas por Gamal Abdel Nasser y Anwar Sadat). Las representaciones están salpicadas de algunas secuencias reales, como una aparente grabación secreta de una reunión entre el presunto presidente, Mohamed Morsi (que murió bajo custodia en 2019), y el jefe militar Mohamed Husein Tantawi, en la que el primero advierte de que la manipulación de los resultados electorales podría provocar trastornos en el país (el hecho de que los militares estuvieran grabando clandestinamente una reunión con el probable próximo presidente no es sorprendente ni escalofriante). La grabación parece haber sido tomada sin el conocimiento de Morsi y muestra a Sisi en el fondo tomando notas. A menudo se describe a Sisi, como era de esperar, como alguien íntegro y que trataba de resistir la presión política sobre los militares.

Por supuesto, es difícil discernir la verdad de la ficción en este tipo de obras de arte, sobre todo teniendo en cuenta la naturaleza secreta de estos tratos, pero todos ellos se suman a un tipo de encuadre público implacable que prepara las mentes para pensar en eventos, grupos y personas de una manera determinada. Es similar a la forma en que los medios de comunicación, por ejemplo, presentan a Irán como un país militarista e implacable, incluso cuando la historia en cuestión es sobre otra cosa, e independientemente de la verdad de la representación. Esta oportunidad se multiplica por la atracción del público cuando se trata del Ramadán.

El arte ocupa un lugar interesante en los países autocráticos. Destacados artistas y actores egipcios, como el legendario Adel Imam, fueron a menudo ridiculizados por no enfrentarse al régimen en momentos cruciales. Esto es así a pesar de que Imam protagonizó mordaces críticas a los regímenes árabes en sus comedias, como la obra “Al Zaeem” (El Jefe, en español), donde interpreta a la amalgama de varios presidentes árabes en uno solo, o la película “Al Irhabi” (El Terrorista, en español), que exploraba el extremismo durante una oleada de atentados terroristas takfiríes en la década de 1990, incluso contra intelectuales y personalidades públicas, con riesgo para él mismo. (Los takfiris son musulmanes radicales que excomulgan a quienes perciben como apóstatas). El argumento contrario es que este arte es una forma de desahogo, una salida para que el público exprese y presencie su frustración y se alivie con el acto, en lugar de hacer algo al respecto.

Probablemente sea un poco de ambas cosas. Pero no cabe duda de que la temporada dramática del Ramadán se está convirtiendo rápidamente en un escenario de ideas y corrientes políticas en competencia en una región cada vez más polarizada.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Kareem Shaheen es periodista, columnista, editor y consultor con sede en Montreal y anteriormente fue corresponsal en Oriente Medio para The Guardian, con sede en Beirut y Estambul. Fue nominado al premio Frontline Club de periodismo escrito por su cobertura del ataque químico de Khan Sheikhun. Estudió la guerra en el mundo moderno en el King’s College de Londres. Fue uno de los editores fundadores de New Lines.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por New Lines el 25 de abril de 2022