Construcción del Estado Palestino a través de la Planificación Urbana Privada

Por Kareem Rabie para Al Shabaka

Cisjordania, “El Trébol” . [Bachmont,Creative Commons]

En su nuevo libro, Palestine is Throwing a Party and the Whole World is Invited”, el analista político de Al Shabaka y profesor asistente de Antropología en la Universidad de Illinois, Chicago, Kareem Rabie, examina cómo la gobernanza palestina se desplazó hacia la globalización neoliberal en la posguerra. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Rabie describe cómo las empresas e inversores, donantes internacionales y la Autoridad Palestina (AP) en Cisjordania promovieron el desarrollo inmobiliario privado a gran escala como una forma de aplicar políticas de crecimiento económico y estabilidad fiscal a escala estatal.

Para ello, utiliza el caso del complejo de viviendas Rawabi en Cisjordania, fundado por Bashar Masri, como un sitio para descubrir estos cambios políticos y económicos.

Rabie sostiene que el desarrollo privado y el neoliberalismo en el contexto de ocupación militar tiene consecuencias no deseadas. En otras palabras, una economía robusta no promueve la soberanía o un estado palestino independiente, sino que reorienta el sector público y afianza la subordinación de Palestina a Israel.

Como explica Rabie en la conclusión de su libro: 

Dentro de este sistema, Rawabi no debe entenderse como una imposición externa, sino como un proyecto político-económico de los palestinos y un indicador del rumbo que está tomando Palestina. La construcción del Estado avanza dentro del contexto de ambiciones e imperativos territoriales de los colonos israelíes. Es un estado que enmarca los mercados, la acumulación privada y distribución de la ayuda internacional en una escala, pero que está sujeto a Israel en todas las demás”.

Al Shabaka se sentó recientemente con Rabie para discutir sus hallazgos y preguntarle qué se puede inferir sobre la gobernanza palestina y la construcción del estado dentro de este contexto.

En su libro, se refiere a Rawabi como ‘una forma privada de gobierno’, ¿puede ampliar el papel que juegan los actores no estatales en la determinación de las prioridades políticas nacionales?

En el quinto capítulo de mi libro, sostengo que el sector privado, la Autoridad Palestina y las ONG internacionales trabajaron en conjunto a través de una prioridad nacional explícitamente declarada para desarrollar viviendas asequibles. 

Realizaron estudios que promovieron la idea de escasez de viviendas y la establecieron como una necesidad que el sector privado cubriría. Éste, naturalmente, tiene sus propias motivaciones e imperativos. 

En el caso de Rawabi, la gobernanza privada es un concepto simple: es un gran proyecto inmobiliario a escala de ciudad que está siendo llevado a cabo por privados: desarrolladores que tendrán control y autoridad práctica con servicios, asociaciones de propietarios y otros medios.

La privatización a este nivel refleja los cambios en las relaciones sociales, políticas, económicas y territoriales en toda Palestina. Traté de ir más allá de las formas en que gran parte de nuestro análisis, narrativa e historiografía han sido moldeados por la ocupación y sus geografías, centrándome en gran medida en el binomio entre dominación y resistencia dentro de ella. 

Creo que los proyectos de estabilización, incluidos Rawabi y otros esfuerzos de desarrollo de la tierra, están sucediendo en una Cisjordania subordinada y suspendida. Los proyectos de lugares específicos que intentan modelar la promesa económica y material, y las formas de aspiración, también pueden afianzar esas geografías y relaciones entre Cisjordania e Israel que funcionan para desglosar a los palestinos en otras partes de la Palestina histórica, más recientemente y de manera violenta en Gaza y Jerusalén. de su tierra y formas de ser como palestinos.

Es decir, la privatización en Cisjordania es parte de la estabilización dentro de Israel, ya expensas de otras partes de Palestina colonizada. Así es como lo expresé en un artículo anterior de New Left Review:

“La Ramallah que surgió durante los últimos veinticinco años no es un escape de la Ocupación, sino el resultado de su dinámica de desarrollo desigual y fragmentación deliberada (…) A medida que Ramallah crece, en direcciones específicas, a lo largo de caminos estrechos, la vida y las posibilidades palestinas se reducen en otros lugares”.

Por un lado, es cierto que el sector privado es el único capaz de dar forma a las prioridades en este vacío de poder. Por el otro, se beneficia de cambios- en el financiamiento, dirección ideológica y precedentes legales- que son lógicamente coherentes con la política y el desarrollo capitalista-neoliberal.

Describe la gobernanza bajo la AP como “un proceso continuo hacia (…) la duración de la gestión”, ¿puede explicar a que se refiere con esto?

Ese lenguaje, que tomo prestado de Nasser Abourahme, describe algunas de las formas en que se está erosionando la planificación y capacidad pública para gobernar, hacer infraestructura y prestar servicios. En mi investigación, una de mis propias preguntas orientadoras ha sido si el estatus quo es sostenible.

Parece claro que hay mucho trabajo por hacer para que así sea: Naftali Bennet dijo que nada cambiaría, fundamentalmente, al asumir el poder. Dada esta realidad actual, existe una tensión en la Autoridad Palestina en torno a cómo planificar una futura posocupación que existe principalmente por aspiraciones. Como resultado, la AP gasta una energía significativa en la estabilización.

Encontré la planificación del gobierno convincente porque una de las cosas que oiría sobre Rawabi en el momento en que estaba realizando mi investigación era que es “la primera ciudad planificada”, incluso, como me señaló un urbanizador, “la primera ciudad nueva construida desde Herodes”, como alguien que estudia y se preocupa por los asentamientos, me llamó la atención al principio porque su escala es única en Palestina, y eso me llevó a hacerme una serie de preguntas: ¿Qué es planificar en Palestina? ¿En qué puede consistir? ¿Qué ha sido? ¿Qué cambios requiere y habilita? ¿Qué relaciones se congelan en nuevos lugares?

Inmediatamente después de Oslo, hubo una práctica seria y diligente en la que los planificadores de la Autoridad Palestina se enfrentaron a cómo construir un estado, cómo proporcionar servicios y cómo planificar a largo plazo. Sin embargo, esto fue rápidamente cancelado por los límites materiales reales de lo que la AP podría lograr bajo la ocupación y dada su dependencia de la ayuda externa.

La Autoridad Palestina no tiene muchas oportunidades para actuar de manera verdaderamente soberana, por lo que su cometido se centra más en estabilizar y mantener lo que tiene.

Sin embargo, la crítica a la AP y al retroceso de los servicios públicos por parte del Estado neoliberal tampoco es tan sencilla. A menudo, en mis entrevistas fuera de las principales ciudades de Cisjordania, hablé con personas que se sintieron alentadas por el mandato del ex primer Ministro Fayyad por la sencilla razón de que sus movimientos hacia la localización significaron que vieron la presencia de la Autoridad Palestina y la vieron funcionar con proyectos de infraestructura a pequeña escala.

Este estado en formación es maleable, incoherente y se caracteriza por una autonomía despojada orientada al mantenimiento de las condiciones actuales. Pero, también se está reconstruyendo y produciendo a través de intervenciones e inversiones que difumina las distinciones entre AP, sector privado, gobierno o estado.

En el libro, argumenta que Rawabi es un ejemplo de proyectos público/privados que afianzan el estatus quo. ¿Puede describir cómo sucede esto?

Vale la pena mirar a Rawabi porque ayudarnos a ver una variedad de procesos, actividades y cambios en Palestina, cosas son impactantes, materiales y tienen consecuencias para el futuro allí. Mi objetivo no es complementar las críticas existentes de su arquitectura o lengua vernácula, o de Bashar Masri individualmente. En cambio, estoy interesado en cómo su escala es importante para crear un precedente más amplio.

Por ejemplo, una de las cosas que traté de mostrar en el libro es cómo los desarrolladores logran crear nuevas relaciones de tenencia de la tierra en Cisjordania. Anteriormente, los bancos se mostraban reacios a ofrecer hipotecas a largo plazo porque las posibilidades de reclamos de propiedad múltiples dificultaban el uso de la tierra como garantía.

La situación también se tornaba insegura para que muchos palestinos se comprometieran voluntariamente con deudas de 20 o 30 años. Los desarrolladores trabajaron para resolver estos problemas, generando un mercado hipotecario y asegurando el apoyo de AP.

Compraron un mosaico de parcelas en el área que querían construir, y la Autoridad Palestina intervino y confirió tanto la autoridad de planificación como la propiedad a través de un dominio eminente que les dio un título claro sobre grandes extensiones de tierra. El proyecto también obtuvo el apoyo de ONG locales e internacionales para respaldar hipotecas, promovido a través de programas de educación para compradores de vivienda.

Entiendo que las ideas de aspiración personal, económica y de clase en partes circunscritas de Cisjordania, principalmente en Ramallah y sus suburbios, es una visión atractiva para el futuro que comparten muchos palestinos. Pero queda un gran problema: los nuevos tipos de aspiración de clase familiar o individual bajo ocupación son estrechos.

Su trabajo destaca la economía política como un lente útil a través del cual comprender los diferentes aspectos de la experiencia de vida de Palestina y los palestinos. ¿Puede decirnos más sobre por qué cree que es así?

Creo que la economía política es una buena base para repensar el cambio histórico, geográfico, social y estructural. Hubo una larga tradición de este tipo de trabajo entre los palestinos, marxistas y otros, que había estado inactiva hasta hace poco. 

Otras escuelas de economía política también son más visibles en los círculos políticos, y existe un importante cuerpo de trabajo crítico sobre ayuda y políticas internacionales, gran parte de él surgiendo de Al-Shabaka.

Como antropólogo, me propuse incluir material etnográfico de primera mano en el libro para tratar de sugerir a los investigadores que es posible vincular la investigación sobre el terreno, cualitativa y basada en entrevistas con estructuras y fenómenos a escalas distantes. 

Me influyó el trabajo académico sobre reproducción social y lo que eso significa para mí, básicamente, es que la reproducción humana diaria y a largo plazo vincula la existencia humana con los hechos sociales del trabajo, la distribución, etc. 

El capital se mueve, y es a la vez destructivo y generativo. Ayuda a producir contextos para la vida social y las relaciones sociales, y las personas viven sus vidas en los lugares donde se encuentran. 

Creo que para que surja una imagen más verdadera, se deben estudiar varias escalas juntas. Los contextos mucho más amplios y los fenómenos más generales en torno al trabajo, la ocupación y la relación de Palestina con Israel y con el capital mundial influyen en la vida de las personas.

¿Qué alternativas cree que existen para que los palestinos contrarresten o socaven estos proyectos desarrollistas expansivos? ¿Qué puede hacer la comunidad internacional?

Como investigador y profesor comprometido con la política del movimiento, creo que dos pequeñas reorientaciones son valiosas. Primero, dejar de subsumir las cuestiones del capitalismo y la clase en las discusiones de política nacional, y preguntar qué tipo de impactos a largo plazo – geográficos, políticos y legales – la reestructuración capitalista y los proyectos de élite están teniendo para los palestinos en Palestina y en otros lugares. ¿En qué se diferencian las condiciones de vida, la política y la movilización, y las aspiraciones entre los diferentes grupos de palestinos?

En segundo lugar, ver los vínculos donde existen y tratar de llegar al exterior, histórica y geográficamente, para pensar cómo y por qué Palestina existe de la forma en que lo hace hoy. 

Una vez que esas preguntas estén sobre la mesa, pueden surgir más preguntas. Vale la pena enfatizar el proceso y la dirección. Entonces, las respuestas vendrán más tarde, y de los líderes del movimiento, jóvenes, activistas y organizadores, y otros involucrados de diferentes maneras que yo.

En cuanto a la comunidad internacional, no estoy convencido de que la deuda, la estabilidad del mercado y el crecimiento económico sean el camino hacia la libre determinación y la soberanía, y mucho menos la liberación humana. 

Un problema es que hacer algo genuinamente emancipatorio para los palestinos necesariamente tiene que hacerse a expensas de las estructuras, instituciones y estados existentes que construyeron un marco sólido para el mantenimiento de la subordinación y estabilidad palestina, así como para las prerrogativas y los imperativos territoriales israelíes.

Encuentro que el lenguaje de la geógrafa Ruth Wilson Gilmore y la teorización expansiva del racismo son útiles aquí. Como ella dijo, el racismo es “la producción y explotación extralegales o sancionadas por el estado de la vulnerabilidad diferenciada de grupo a la muerte prematura”. Entonces, realmente sólo puedo responder a su pregunta con otra: ¿Cómo se vería la ayuda internacional que no involucrara el andamiaje existente de un contexto estatal, legal y extralegal que diferencia a los grupos, hace que las personas sean vulnerables a la violencia y la muerte, y explota esas diferencias?

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital].

Kareem Rabie es Analista Político de Al Shabaka. Profesor asistente de Antropología en la Universidad de Illinois, Chicago. Sus estudios se centran en la privatización, desarrollo urbano y construcción en Cisjordania.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Al Shabaka el 14 de octubre de 2021.