Controversia por la elección de Siria para integrar el Consejo Ejecutivo de la OMS

Por Lyse Mauvais para Syria Direct

Sala del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud. [Thorkild Tylleskar/Creative Commons]

El 28 de mayo, Siria fue elegida miembro del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por un período de tres años. Desde entonces, muchas organizaciones humanitarias y de la sociedad civil denunciaron esta desconcertante medida citando el extenso historial del régimen sirio de convertir la atención sanitaria en un arma.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El 28 de mayo, Siria fue elegida miembro del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por un período de tres años, junto con Afganistán, Bielorrusia, Dinamarca, Francia, Japón, Malasia, Paraguay, Perú, Ruanda, Eslovenia y Timor Oriental.

Desde entonces, muchas organizaciones humanitarias y de la sociedad civil denunciaron esta desconcertante medida, citando el extenso historial del régimen sirio de convertir la atención sanitaria en un arma. En Idlib, se organizaron vigilias frente a varios centros de salud en protesta.

«Estamos consternados por la decisión de la OMS de recompensar al régimen de Assad por destruir hospitales y matar médicos y por negarse a brindar asistencia médica a los sirios al elegirlo como miembro de su Consejo Ejecutivo durante 3 años», tuiteó la cuenta oficial de los Cascos Blancos, una organización voluntaria de defensa civil reconocida, internacionalmente, que opera en áreas controladas por la oposición.

Los Cascos Blancos perdieron cientos de voluntarios, muchos de los cuales fueron asesinados por el régimen y sus aliados en bombardeos de «doble efecto». Los lugares donde trabajaban eran atacados dos veces seguidas para dañar a los primeros en responder frente a las necesidades sanitarias.

La ONG Médicos por los Derechos Humanos documentó 540 ataques contra instalaciones sanitarias y, al menos, 827 asesinatos del personal médico cometidos por el gobierno sirio y sus aliados entre marzo de 2011 y marzo de 2021.

Al mismo tiempo, el régimen demostró, claramente, una mala gestión en la pandemia de COVID-19, ocultando su número de casos y retrasando la entrega de la vacuna fuera de las áreas controladas por el régimen. La falta de suministros médicos y las barreras a la atención empujaron a muchos sirios a buscar tratamiento en el mercado paralelo en lugar de hacerlo en hospitales públicos con escasos servicios y personal.

A la luz de este desgarrador historial, muchos se preguntan cómo la OMS permitió que Siria obtenga un puesto en su máximo órgano ejecutivo y si este desalentador fiasco diplomático puede anularse.

¿Qué es el Consejo Ejecutivo de la OMS?

La OMS está compuesta por tres órganos: la Asamblea Mundial de la Salud, el Consejo Ejecutivo y la Secretaría.

Cualquier Estado reconocido internacionalmente puede convertirse en miembro de la OMS y asistir a su Asamblea Mundial de la Salud (anual). Además, los Estados miembros colaboran estrechamente en cuestiones sanitarias regionales mediante la pertenencia en una de las seis oficinas regionales.

Siria es miembro de la Oficina Regional del Mediterráneo Oriental (WHO EMRO en inglés), que comprende 21 Estados y el Territorio Palestino Ocupado. La EMRO cuenta, actualmente, con cinco representantes en el Consejo Ejecutivo, dos de los cuales fueron elegidos este año (Siria y Afganistán).

Cada año, la Asamblea de la Salud elige una docena de Estados para renovar un tercio de los 34 puestos en su Consejo Ejecutivo. Luego, los electos designan a sus representantes, que deben ser personas “técnicamente cualificadas” (por lo general, Ministros de Salud o altos funcionarios públicos).

Entre otras tareas ejecutivas, el Consejo elabora el orden del día de las asambleas anuales. También puede presentar propuestas a la asamblea, convocar conferencias especiales y “adoptar medidas de emergencia dentro de las funciones y los recursos financieros de la Organización para hacer frente a acontecimientos que requieran una acción inmediata” (Artículo 28 de la Constitución de la OMS). El Consejo también tiene autoridad sobre un fondo especial establecido para emergencias (Artículo 58).

El órgano restante, la Secretaría, puede compararse con la administración de la OMS, donde el personal permanente trabaja en los quehaceres diarios de las campañas y programas. 

¿Cómo se eligen los Estados miembros para el Consejo?

Los procedimientos para la elección de los miembros del Consejo se establecen en la Constitución de la OMS. Según el artículo 24, “la Asamblea de la Salud, teniendo en cuenta una distribución geográfica equitativa, elegirá a los Miembros que tendrán el derecho de designar a una persona para formar parte del Consejo, siempre que, de esos Miembros, no se elijan menos de tres de cada una de las organizaciones regionales».

Por ejemplo, los escaños asignados al Mediterráneo Oriental solo pueden ser ocupados por uno de los 21 Estados miembros de la OMS EMRO, y se fomenta la rotación. Siria, que ya ocupaba un puesto destacado como vicepresidente de la OMS EMRO en 2020, era un candidato natural para su grupo regional.

En la práctica, el Consejo se elige por consenso. Para ello, la lista de candidatos se negocia dentro y entre los distintos bloques regionales antes de la Asamblea de la Salud. Se basa en gran medida en un sistema de rotación, que garantiza que cada Estado tenga su turno y que las elecciones no se vean bloqueadas por objeciones individuales.

¿Qué significa esto para Siria y la OMS?

La elección de Siria al Consejo Ejecutivo se ajusta bien a los esfuerzos del régimen por normalizar su posición internacional. El representante sirio es su Ministro de Salud, el Dr. Hassan Muhammad Al Ghabbash, que figura en las listas de sanciones del Reino Unido y la UE desde el año 2020.

Esta victoria simbólica para el régimen se produce solo un mes después de un “tirón de orejas” en la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que despojó a Siria de su derecho a voto para sancionar su uso continuado de armas químicas.

Muchos observadores pidieron a la OMS que adopte una sanción similar, que es posible en virtud del artículo 7 de la Constitución de la OMS. Sin embargo, es poco probable que los Estados miembros consideren tal medida, que podría tener un impacto devastador en la relación de la OMS con Siria y en su capacidad para continuar con los programas en el país, por escasos e irregulares que sean los resultados.

Sin embargo, la elección de Siria para el Consejo Ejecutivo provocó un gran revuelo y socavó aún más la credibilidad de la OMS entre muchos de sus socios sanitarios y de la sociedad civil en Siria.

La imagen de la OMS, y la de otras agencias de la ONU, se ve cada vez más dañada por su debilidad percibida frente al régimen, que controla férreamente el suministro de ayuda y trata de alimentar el ecosistema humanitario del país. Es probable que esta confusión aumenta tras la elección del Consejo Ejecutivo, que se ha interpretado ampliamente a nivel local como un guiño de aprobación al régimen.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Lyse Mauvais, nacida en Francia, tiene un Master en Conflicto, Seguridad y Desarrollo en King´s College London. Actualmente vive en Jordania desde donde escribe en inglés sobre cuestiones ambientales y humanitarias de la región árabe.

 N.d.T: El artículo original fue publicado por Syria Direct el 31 de mayo de 2021.