Grupos étnicos y religiosos en Pakistán: estatus y posición

Por Farzad Bonesh para Al Bawaba

Colegialas en Shalwar Kameez, Abbottabad Pakistán. [Reino Unido Desarrollo Internacional/Creative Commons]

Pakistán es un país de enorme patrimonio y gran diversidad. Contiene numerosos grupos étnicos y religiosos que conforman su demografía.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Principales grupos étnicos

Punyabí

Los punyabíes son el grupo más grande. En el año 2009 eran el 44% de la población de Pakistán. Dicho grupo étnico-nacional fue dominante y mantiene el dominio político en el Gobierno federal desde 1947, por lo que es el grupo étnico más poderoso y privilegiado del gobierno y otras estructuras de Pakistán. La mayor parte se encuentra en la provincia de Punjab, y la mayoría son musulmanes sunitas, aunque un número menor son hindúes, cristianos y budistas.

Pastunes

Los pastunes constituyen el 15% de la población del país y la gran mayoría vive en Jaiber Pastunjuá​​​. Un número significativo de pastunes se asentaron en las áreas tribales administradas federalmente (ATAF) y en Beluchistán. Probablemente existan más de un millón de pastunes viviendo en Karachi. Además, la mayoría de los pastunes son musulmanes sunitas hanafíes y tienen una presencia significativa en el Ejército. Por otro lado, el movimiento de Pashtunistan tiene vínculos transfronterizos con los pastunes afganos y teme a la élite dominante punyabi. El Gobierno paquistaní logró controlar el nacionalismo pastún, por lo que no representa una amenaza significativa para el gobierno paquistaní.

Los baluchi

Los baluchis son el pueblo indígena de Beluchistán, de hecho la mayoría vive en esta provincia. Esto es significativo puesto que Baluchistán es el estado más grande y representa las dos quintas partes del país. Se calcula que esta etnia en Pakistán tiene una presencia de unos 8,2 millones de personas, lo que representa el 4% del total. Los nacionalistas baluchis afirman que las políticas deliberadas del Gobierno llevaron a una subestimación del número de pueblos indígenas. Los baluchis no son una etnia homogénea en términos religiosos, pero son principalmente sunitas y hanafíes. Aparte de los conflictos civiles, el descontento de los Baluchis por las privaciones económicas y las grandes insurgencias contra el Gobierno paquistaní en las últimas décadas llevaron a una prolongación de las tendencias separatistas entre ellos.

Sindi

La provincia de Sindh es una provincia del sureste de Pakistán que limita con el Mar Arábigo al sur. Su capital principal es Karachi. Allí reside la población sindi (principalmente sunita), que representa el 14% de la población total. El sindhi es el idioma histórico de la provincia de Sindh y de su pueblo, y es parte de las lenguas indo-arias que se encuentran en la región. Dicho idioma tiene una importancia significativa puesto que recibió influencias del baluchi y el urdu. Una extensa y continua migración a esta provincia creó una población altamente multiétnica y, a causa de la inmigración, una parte importante de la comunidad son ahora inmigrantes indios.

Los mohajirs

Las transformaciones masivas de las poblaciones durante la desintegración de la India son un hecho constatable en la historia demográfica de Pakistán. Cerca de ocho millones de mohajirs vinieron de la India y trajeron su idioma (principalmente urdu), su cultura e identidad. La mayoría de ellos se establecieron en la provincia de Sindh. Los mohajirs de habla urdu (musulmanes que abandonaron la India en 1947) constituyen un grupo importante en Pakistán: representan alrededor del 8%. Por lo anterior, los mohajirs se consideran a sí mismos los creadores de Pakistán, dado que constituían alrededor del 50% de la población de las principales áreas urbanas de Sindh y alrededor del 22% de toda la región del Sindh.

Los saraiki

Las personas de habla siríaca son un grupo de identidad distintivo dentro de Pakistán, que representan alrededor del 8% de la población del país, mientras que constituyen alrededor del 15% de la población de Punjab y se sitúan entre Punjab y el norte de Sindh. Los saraiki hablan el dialecto saraiki y la mayoría de ellos son musulmanes, aunque también hay una minoría cristiana.  

Principales grupos religiosos

Musulmanes sunitas

Los musulmanes sunitas constituyen la mayor parte de la población de Pakistán. No obstante, estos pueden ser categorizados de tres formas. Los barelvi representan alrededor del 50% de la población musulmana total de Pakistán. Estos son calificados como “flexibles”, a menudo siguen a los Hanafi y no consideran infieles a otras sectas. Muchos de ellos pertenecen al estado paquistaní de Punjab. Los deobandis son categorizados como asertivos y estrictos y parecen extremistas. Aproximadamente el 65% de las escuelas religiosas están dirigidas por deobandis y poseen varios representantes en instituciones gubernamentales como el Ejército. Estas comunidades se encuentran principalmente en las áreas tribales de Jaiber Pastunjuá​​​. Por otro lado, los ahle hadith son un gran grupo de musulmanes sunitas en Pakistán y son más estrictos que otras sectas. Algunos de sus seguidores se encuentran en Lashkar-e-Taiba, Pakistan Companions Corps, Lashkar e Jhangvi y Tehreek e Taliban Pakistan.

Chiítas

Los chiítas constituyen entre el 10 y el 15% de la población musulmana de Pakistán. Incluyen diferentes etnias y se encuentran en todo el país. Entre los chiítas, son importantes algunas comunidades más pequeñas como los ismailia (seguidores del Aga Khan) de khojas. Los chiítas juegan un rol destacado en Pakistán. Sin embargo, todavía son considerados apóstatas por algunos grupos extremistas y sunitas: los ataques contra los chiítas en Pakistán se generalizaron desde 1978 bajo el mando del general Zia ul Haq. La ya mencionada Pakistan Companions Corps y el Lashkar e Jhangvi pidieron abiertamente la matanza de chiítas dentro de Pakistán. Particualmrnete, los chiítas más vulnerables son la población hazara de Quetta, quienes son frecuentemente asesinados de forma selectiva, entre bombardeos sectarios, violentos ataques personales, tiroteos y otros tipos de ataques.

Hindúes

Los hindúes paquistaníes constituyen una pequeña minoría de la población total (sólo unos 3,5 millones de personas; el 1,73% de la población). Viven en zonas rurales de Sindh, así como también en pequeños grupos en Baluchistán y Punjab. Grupos extremistas en la sociedad civil de Pakistán a menudo ven a la India como un quinto pilar. Las enmiendas constitucionales del general Zia ul Haq y las tensas relaciones políticas entre India y Pakistán aumentaron el extremismo religioso que tuvo un impacto negativo en el estatus de la minoría hindú. En las últimas décadas, se fue testigo de la continua migración de hindúes desde Pakistán.

Cristianos

Los cristianos constituyen la minoría religiosa más grande del país (1,27%). La mayoría de los cristianos paquistaníes viven en Karachi, Lahore, Faisalabad y en pequeñas pero diversas comunidades en Punjab y Jaiber Pastunjuá, al igual que los hindúes, ciertos extremistas consideran a los cristianos como un quinto pilar, en este caso, de Occidente debido a su fe.

Minorías dentro de las minorías

Según la Constitución, minorías como hindúes, cristianos, sijs, zoroastrianos y kalash están representados en la comisión de minorías de la Asamblea Nacional de Pakistán. Además, la comunidad shidi de Pakistán es el hogar de menos de 1 millón de descendientes de África Oriental en el sur de Pakistán. La mayoría de los siddhis son musulmanes.

El movimiento religioso Ahmadiyya es una comunidad religiosa que se originó en la India y es en muchos aspectos compatible con el islam. Algunas personalidades y políticos prominentes eran ahmadíes. Sin embargo, muchos todavía consideran a los ahmadíes como una comunidad no musulmana. Por otro lado, a lo largo del país también viven comunidades más pequeñas de persas y sijs, tayikos, chitrales y kalash.

La relación entre los diferentes grupos

Sin duda alguna, Pakistán está influenciado por la cultura indoárabe-persa, mientras que las culturas de las regiones específicas de Pakistán también suman a la imagen de rica diversidad del país. De hecho, en Pakistán se hablan unos ochenta idiomas, pese a que el urdu es el idioma nacional.

Las divisiones étnicas o la militancia étnica plagan la política paquistaní. Muchos de los conflictos étnico-nacionales de Pakistán tienen sus raíces en el pasado. Por ejemplo, desde la división de la India, Karachi fue una mezcla de grupos con una alta epidemia de violencia sectaria en la ciudad. A pesar del federalismo, algunos grupos étnicos más pequeños están descontentos y los disturbios violentos amenazan a Beluchistán.

El tema de las desapariciones forzadas no es un fenómeno nuevo en Pakistán, y los opositores estiman que alrededor de mil jóvenes hindúes y cristianas se ven obligadas a cambiar de religión cada año. Algunos opositores acusan a los sucesivos gobiernos de Pakistán de perseguir un lento genocidio contra las minorías.

Mientras tanto, la estructura de escuelas religiosas afiliadas a extremistas convirtió al país en un centro de terrorismo global y es una amenaza para el país y la destrucción de la cohesión y la integridad. Con el tiempo, una parte de la comunidad de Barelvi también viró hacia el extremismo.

Entre el Gobierno y las comunidades

En el censo de 2017, la población de Pakistán aumentó a 207 millones y la población musulmana al 96,47%. Esto demuestra que las minorías religiosas se redujeron. En las elecciones paquistaníes de 2018, Imran Khan, del partido político Tehreek-e-Insaf, se comprometió a “proteger los derechos civiles, sociales y religiosos de las minorías”. El Gobierno tomó medidas para proteger a los grupos religiosos y los grupos sectarios que están bajo presión, pero los opositores dicen que el apoyo real a varios grupos religiosos minoritarios no cambia prácticamente nada. Los musulmanes chiítas, por ejemplo, no son considerados una minoría según la Constitución de Pakistán, pero la violencia contra ellos es generalizada. Por tanto, la forma de proteger a las minorías de la violencia es mediante la reforma de la ley y los esfuerzos por desradicalizar a la población. Cuidar a las minorías juega un papel importante en las relaciones externas del Gobierno y en la visión que otros actores tienen sobre él. Este problema, por ejemplo, obligó a Pakistán a reconstruir un santuario sij. Sin embargo, el Gobierno indio afirma que esto se utiliza como un intento de provocar el movimiento de Jalistan en India. De igual forma, India también aprobó leyes para aceptar a las minorías paquistaníes. (N.d.T.: Jalistan hace referencia al movimiento de la República Federal de Jalistán).

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Farzad Ramezani Bonesh es escritor, investigador senior y analista sobre temas regionales, especialmente en MENA y el sur de Asia. Colabora con medios de comunicación internacionales como Al Jazeera, RT Arabic, Al Arabi y otros.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Albawaba el 15 de noviembre de 2021.