Una tradición árabe, judía e intergeneracional: la historia de una crítica académica contra Israel

Por Dylan Baun para Jadaliyya

 Puertas de la ciudad vieja de Jerusalén, Palestina. [Imad M / Creative Commons]

Lo que intento dilucidar es la existencia de una crítica académica de larga data que se asemeja a la popular. Esta tradición es anterior a la creación del estado de Israel y es judía, árabe e intergeneracional. También es teórica, bien investigada y global. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

“Colonialismo de colonizadores en cualquier forma—incluidos los asentamientos israelíes en Jerusalén Este y Cisjordania —es ilegal según el derecho internacional y no será tolerado”.

Carta de Rashida Tlaib, Mark Pocan y otros diez miembros del Congreso al Secretario de Estado Anthony Blinken

“Esto es parte del plan más amplio de Israel de expansión colonial racista en Jerusalén Este y Cisjordania”.

Publicación de Instagram de Lena Headey

“Como educadores de escuelas públicas en los Estados Unidos de América, tenemos la responsabilidad especial de solidarizarnos con el pueblo palestino debido a los 3.800 millones de dólares anuales que el gobierno de los Estados Unidos da a Israel, utilizando así directamente nuestros dólares de impuestos para financiar, crímenes, el apartheid y la guerra”.

Declaración de United Educators de San Francisco

“Estoy asombrado por la solidaridad internacional con los palestinos contra el colonialismo de colonos y la limpieza étnica. La liberación está a nuestro alcance”.

Publicación en Twitter de Mohammed El-Kurd 

Lo que estamos presenciando actualmente, en palabras de Mouin Rabbani, es “el cruce de un umbral”. Ya sea que las utilicen organismos internacionales, políticos, sindicatos o celebridades, palabras como ‘apartheid’, ‘limpieza étnica’ y ‘colonialismo de colonizadores’ entraron en las corrientes principales. Los intentos más recientes de Israel de desplazar a los residentes palestinos de Sheikh Jarrah, junto con los esfuerzos de los activistas locales para exponer la violencia utilizada para desplazar y silenciar, ampliaron claramente el alcance del lenguaje movilizado para caracterizar y criticar a Israel.

Este lenguaje, sin embargo, no es nuevo—como cualquier otro, tiene historia. Quizás los más antiguos son términos como ‘colonia’, ‘colonialismo’ y ‘colonialismo de colonizadores’ para describir a Israel. De hecho, etiquetar al sionismo como colonial, ya sea por judíos o árabes, desde una postura crítica o de celebración, es tan antiguo como el asentamiento sionista en Palestina. [1]  Lo que intento dilucidar es que existe una crítica académica de larga data que se asemeja a la popular. Esta tradición es anterior a la creación del estado de Israel y es judía, árabe e intergeneracional. También es teórica, bien investigada y global. Encuentro que esta historia intelectual no es solo eso; tiene importancia para apuntalar contra quienes combinan el antisionismo y el antisemitismo.

En un nivel práctico, los problemas con la combinación de antisemitismo y antisionismo son claros. Sin embargo, esto no detuvo la acusación de que el antisionismo es antisemita, ya sea de derecha o de izquierda. Siendo realistas, tal vez nada pueda detener la fusión, dada su potencia para silenciar a los críticos de Israel. Pero tengo la esperanza de que el eslabón perdido sea conocer, reconocer públicamente y enseñar la historia de esta tradición intelectual— uno que no solo fue polémico, sino que se esforzó por ser fáctico y basado en pruebas.

Primera generación: Abram Leon y Constantine Zurayk

“Conception Matérialiste de la Question Juive” [2] de Abram Leon de 1946 (titulada en la traducción al inglés de 1950 como The Jewish Question: A Marxist Interpretation – La Cuestión judía; una interpretación marxista ) puede ser la primera publicación en teorizar que el sionismo es una forma de colonialismo. [3]  León era un orientalista judío, polaco y trotskista que murió en las cámaras de gas de Auschwitz en 1944. [4]  Su libro, publicado póstumamente, fue, bajo su propio cargo, un “estudio científico de la historia judía”. [5] Citando a Marx, Weber, Pinsker y Ruppin, y avanzando rápidamente desde la conquista romana hasta la actualidad, León sostiene que el sufrimiento judío está, sobre todo, ligado al capitalismo. León entonces concibe el sionismo como una reacción al estatus de los judíos bajo el capitalismo industrial —lo que él llama “decadencia capitalista” —y “producto de la era imperialista”, donde “el mundo entero está colonizado, industrializado y dividido entre varios imperialismos”. [6]  Lo que él llama ‘colonización sionista’ en Palestina fracasaría porque “desea resolver la cuestión judía sin destruir el capitalismo”. [7]  

Él elabora, “incluso admitiendo que el imperialismo angloamericano creará algún tipo de estado judío abortado, hemos visto que la situación del judaísmo mundial difícilmente se verá afectada […] En condiciones de decadencia capitalista, es imposible trasplantar a millones de judíos Sólo una economía planificada socialista mundial sería capaz de semejante milagro […] Al interpretar mal las verdaderas fuentes de la cuestión judía en nuestro período, al adormecerse con sueños pueriles y esperanzas tontas, el sionismo demuestra que es una excrecencia ideológica y no una doctrina científica”. [8]

Las predicciones de León sobre la muerte del capitalismo y la improbabilidad de un asentamiento sionista a largo plazo en Palestina fueron, por supuesto, erróneas. Además, su argumento de que los judíos constituyen una clase popular, con una función económica particular—el de un comerciante— fueron criticados por algunos como ‘antisemitismo económico’. [9]  Sin embargo, la terminología con la que describió al sionismo, como colonial y de diseño de asentamiento, y su argumento de que es incapaz de resolver el antisemitismo, perduraron. Constantine Zurayk puede ser el más famoso de los primeros intelectuales en utilizar un lenguaje similar en su conceptualización. Zurayk nació en Damasco, se formó en la Universidad de Princeton y fue miembro de la facultad de la Universidad Americana de Beirut. [10]  Es más famoso por acuñar el término Nakba o ‘desastre’ en su libro “El significado del desastre de 1948”, para caracterizar la pérdida de los árabes en la primera y reciente guerra árabe-israelí, particularmente la devastación para los palestinos y la crisis de refugiados a partir de entonces.

Más allá del “colapso material [de la pérdida] existe un colapso moral”.  Esta ‘regresión moral y espiritual’ es anterior a la guerra de 1948 y fue producto de las “colonias sionistas esparcidas en Palestina […]”. [11]  Zurayk sostiene que nunca hubo un trauma psicológico tan atroz como, “un país [es] arrebatado a su gente para hacer patria a los fragmentos de la humanidad que se asientan en él desde las diversas regiones del mundo y que erigen en él un estado a pesar de sus habitantes […]”. [12]  Aquí, Zurayk no sólo concibe el sionismo como una ideología basada en el asentamiento colonial. También reprende el mito sionista de Palestina como una tierra sin pueblo y expone la ironía de que la diáspora judía, resultado del desplazamiento, desplazaría a otros.

Zurayk no citó el trabajo de León de 1946, pero compartió su sentimiento de que el sionismo no era la respuesta al sufrimiento judío. “¡No!”, escribe Zurayk, “la cuestión judía mundial sólo se resolverá sobre la base de la difusión de la tolerancia religiosa y el fortalecimiento de los principios de la dignidad humana”. [13] De esta manera, aunque quizás no sean colaboradores, tanto León como Zurayk trabajaron desde posiciones similares. El sionismo, argumentaron, era una ideología colonial inadecuada, diseñada, desde el principio, hacia un asentamiento a largo plazo.

Segunda generación: Fayiz Sayigh y Maxime Rodinson [14]

Al igual que Leon y Zurayk, una segunda generación de académicos que criticó el sionismo en la década de 1960, incluidos Fayiz Sayigh y Maxime Rodinson, eran judíos, árabes y estaban moldeados por la crisis y la guerra. La diferencia fue la explicitación de sus críticas. Sayigh lo demuestra en el título de su libro: “Colonialismo sionista en Palestina”. No fue el primer libro de Sayigh; originario de Tiberio, quien había estado viviendo en los Estados Unidos desde la década de 1940, escribiendo y enseñando desde la década de 1950. [15] Sin embargo, fue el primer libro publicado por el Centro de Investigación de la Organización de Liberación de Palestina en 1965.

Desde las primeras páginas en adelante, Sayigh describe el colonialismo sionista “como el instrumento de construcción de la nación, no el subproducto de un nacionalismo ya realizado”. [16]  Esta fue una de las razones por las que Sayigh creía que el sionismo era diferente de otras formaciones de colonos europeos, con el nacionalismo de este último como impulso para la colonización. Otra característica distintiva del sionismo, según Sayigh, fue su “patrón de conducta racista”. [17]  Si bien el asentamiento europeo no fue antirracista, Sayigh encuentra que no fue precedido por la destrucción de otras razas, como el sionismo. Incluso si es radical, esta afirmación no era nueva. Se construyó a partir de aquellos como Zurayk, quien argumentó que el “objetivo del imperialismo sionista […] es aniquilar a un pueblo [qum] para reemplazarlo por otro pueblo”. [18] 

Maxime Rodinson no fue menos crítico que Zurayk o Sayigh en su obra “Israel: ¿un estado colonial-colono?”. La biografía de Rodinson era similar a la del anterior Abram Leon. Era un orientalista judío, francés, marxista. [19]  También admiraba a León—aunque no estuviera de acuerdo con algunos de sus argumentos, incluido el de que los judíos eran una clase popular —escribiendo una introducción para la versión francesa actualizada de 1968 de “La cuestión judía”.

En su libro anterior de 1967, basado en un artículo que publicó en Les Temps Modernes de Jean-Paul Sartre justo antes de la guerra árabe-israelí de ese año, afirmó que “la creación de un estado puramente judío, o predominantemente judío en una Palestina árabe […] no pudo evitar conducir a una situación de tipo colonial y al desarrollo (completamente normal, sociológicamente hablando) de un estado mental racista”. [20]  Sin embargo, a diferencia de Sayigh, Rodinson creía que esta lógica era muy similar al colonialismo europeo. En consecuencia, dadas estas continuidades históricas, debería ser indiscutible que el sionismo fue de naturaleza colonial. Rodinson concluye razonando, si esta fue una caracterización tan simple de establecer, por qué le dedicó más de cien páginas:

“He tomado tantas palabras […] por los esfuerzos desesperados que se han hecho para ocultar [la caracterización] me parece que el término proceso colonial es muy adecuado, considerando el evidente paralelismo con los fenómenos [europeos] que todos convienen en designar de esta manera”. [21]

Si bien Rodinson y Sayigh pertenecían a un medio intelectual similar, conectando Palestina con diseños coloniales y problemas de descolonización en otros lugares, no trabajaron juntos ni se citaron, al igual que Zurayk y Leon. Esto puede tener más que ver con las convenciones de publicación y los estilos de escritura, ya que no creo que ninguno de los dos se hubiera opuesto a la sustancia de los argumentos del otro. Más tarde, Rodinson trabajaría con un joven libanés inspirado por la causa palestina: Imad Nuwayhid. Ese hombre, en el que se centra mi investigación actualmente, se involucraría y ampliará la crítica académica del sionismo.

El «Paso Juvenil» de la Tradición

Nuwayhid era estudiante, viajero, empleado de hotel y un intelectual de izquierda en ciernes. Según las conversaciones que tuve con la familia de Nuwayhid a lo largo de los años, Imad probablemente conoció a Rodinson en París en 1968 a la edad de 24 años. Al parecer, en una sesión en un café, Rodinson le dio instrucciones a Nuwayhid para que tradujera el libro de Leon del francés al árabe y lo hizo. La traducción de Nuwayhid (titulada en árabe, Al Mafhum al-Madi lil-Masala al-Yahudiyya) se publicó solo un año después en Beirut con la introducción de un traductor. En este ensayo de cinco páginas, Nuwayhid elogia primero el estudio de Leon por ser el “primer intento científico de analizar el papel económico y social del judío a lo largo de la historia”. Luego explica por qué los árabes deben leer a León, incluido “la necesidad de enriquecer la revolución árabe en un estudio científico para ayudarla a comprender claramente la naturaleza del enemigo [sionista]”. [22] 

Más allá del por qué de la traducción, y como otros traductores de su edad y época, Nuwayhid también intervino en la producción de conocimiento. [23] Escribió lo siguiente dónde creía que el trabajo de León se quedó corto;

“El estudio histórico que León escribió —por su importancia académica— no es suficiente para comprender la paradoja real que existe hoy en la región árabe, lo cual es un reflejo de la principal paradoja en el mundo, entre el movimiento de liberación nacional en el Tercer Mundo, por un lado, y entre el imperialismo, por el otro. E Israel, como encarnación del movimiento sionista, no solo desempeña el papel de protector de los intereses imperiales en el Oriente árabe, sino también de la espantosa explotación del pueblo palestino. El imperialismo israelí es colonialismo de colonizadores, desde su objetiva realidad—económica y socialmente— a los colonizadores judíos Colons [en francés], [colonialismo] los convierte en —consciente o inconscientemente— en el verdadero explotador de las masas palestinas y árabes”. [24]

A través de sus palabras, Nuwayhid continúa la tradición desde León hasta Sayigh. Con veinte años de erudición e historia a sus espaldas, Nuwayhid puede escribir, con poca necesidad de exégesis, que el sionismo es colonialismo de colonizadores, lo sepan los sionistas o no. Y como los que le precedieron, Nuwayhid defiende que el sionismo no es la respuesta. Incluso afirma que la resistencia árabe al sionismo dentro de Israel incluiría “una amplia conciencia de la sección popular” judía “del verdadero enemigo” que, en cambio, debe invertir plenamente en “la solución marxista para la cuestión judía”. [25]

Poner judíos entre comillas de miedo no fue un desaire hacia los judíos, sino una forma de recordar a sus lectores árabes que no todos los judíos eran, o tenían que ser, sionistas. Esta distinción fue fundamental para la tradición intergeneracional de larga duración. Zurayk usa la frase ‘judíos sionistas’ cuando critica la ideología, mientras que el libro de Sayigh no se titula Colonialismo judío, sino sionista. [26] De hecho, estos intelectuales judíos y árabes separaron el judaísmo y el sionismo desde el principio, incrustándolo en sus críticas al sionismo. Ya fuera Zurayk o Sayigh, Rodinson o León, Imad fue alumno de estos eruditos y una parte activa de la beca, forjada a través de la traducción y el intercambio transnacional.

La radicalización no tan radical de la tendencias actuales

Quizás se haya cruzado recientemente el umbral de las críticas dominantes a Israel, pero no sin una reacción violenta. La reprimenda de la congresista Ilhan Omar desde 2019, así como el apoyo continuo de Rashida Tlaib hacia ella, sugiere algunos de los riesgos que uno asume al caracterizar a Israel como un estado de apartheid o culpable de crímenes de guerra. En un artículo para la Heritage Foundation, titulado “Por qué Black Lives Matter se pone del lado de Hamas contra Israel”,  Mike González afirma que las posiciones de Omar y Tlaib están “avivando las llamas del antisemitismo mientras en realidad niegan los derechos de los judíos a poseer legalmente propiedades en su propia tierra”. Más allá del título del artículo y, nuevamente, la combinación de la crítica a Israel con el antisemitismo, lo que es notable aquí es por qué González ataca a estas dos. Estas políticas y otras figuras públicas —celebridades, maestros, activistas— son el objetivo en gran parte porque sus descripciones de Israel y el sionismo se han considerado radicales en todo el espectro político, especialmente en los Estados Unidos. También se consideraron radicales cuando se formó la tradición intergeneracional, árabe y judía a través de la erudición en las décadas de 1940 y 1960. Como sus sucesores, criticaron directa y claramente al sionismo e Israel, y lo etiquetaron como colonial en forma e intención, punto. La diferencia es que su discurso fue más que un medio para denunciar a Israel —conceptualizaron y evidenciaron cómo la ideología era similar a otros colonialismos y una solución trágica para el problema real del antisemitismo.

Sin embargo, como Maxime Rodinson argumentó en su libro de 1967 “Israel: un estado Colonial de Colonos?”, esta conceptualización no debería ser radical en absoluto. Él escribió:

“Lo que está involucrado aquí son hechos […]  Es bastante obvio que este [sionismo] es un proceso colonial […]  Hubo un asentamiento de colonos, [una] gran parte de la población nativa fue desplazada, [y] el asentamiento de los colonos y el establecimiento del estado trajo al resto un destino sobre el que no tenían control. [27]

Como académicos, educadores y estudiantes de historia, creo que es nuestro trabajo recordarles a todos, en todo momento, la evidencia y el análisis académico que estuvo disponible sobre el sionismo durante los últimos setenta años más o menos. Como otras caracterizaciones controvertidas, esta no siempre fue obvia o convencional. Ha cobrado vida, ante todo, por aquellos que experimentan, exponen y critican a Israel, pasado y presente.

*** Agradezco a la junta editorial de Jadaliyya por revisar una versión anterior de este artículo y brindar comentarios valiosos. [Del original]

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Dylan Baun Magister y Doctor en Historia por la Universidad de Arizona. Donde se desempeña como profesor asistente en el departamento de Historia. Ha realizado estudios de lengua árabe en Egipto e investigaciones de archivo en el Líbano.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Jadaliyya el 29 de julio de 2021.

REFERENCIAS: 

[1] Zackary Lockman, Comrades and Enemies: Arab and Jewish Workers in Palestine, 1907-1948 (Berkley, CA: University of California Press, 1996), 29 y Rashid Khalidi, The Hundred Years ‘War on Palestine: A History of Settler Colonialism and Resistance, 1917-2017 (Nueva York: Metropolitan Books, 2020).

[2] Abram Leon, La Conception Matérialiste de la Question Juive (París: Editions Pioneers, 1946).

[3] Por supuesto, hubo intelectuales judíos (Israel Zangwill) y palestinos (Isa al-Isa) de principios del siglo XX que criticaron el sionismo. Sin embargo, según la pesquisas de este autor, León fue el primero en hacerlo como consecuencia de la teoría y el análisis histórico. Para críticas anteriores, ver Hani Faris, «Israel Zangwill’s Challenge to Sionism», Journal of Palestine Studies 4, 3 (1975): 74-90 y Khalidi, The Hundred Years ’War on Palestine, 26-31.

[4] Para obtener información sobre los antecedentes de Leon, incluidos sus inicios en Hashomer Hatzair, una organización laborista sionista, véase Abram Leon, The Jewish Question: A Marxist Interpretation (Nueva York: Pathfinder Press, Inc, 1970), 14-31.

[5] Ibíd., 75.

[6] Ibíd., 263 y 265.

[7] Ibíd., 264.

[8] Ibíd., 270.

[9] Stephen H. Norwood, Antisemitism and the American Far Left (Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press, 2013), 200. Sin duda, Leon era reduccionista (judíos como comerciantes, únicamente), pero afirmar que esto equivale a anti semitismo también es reductivo, oscureciendo el punto que Leon intenta hacer: el capitalismo está en la raíz del sufrimiento judío.

[10] Para obtener información sobre Zurayk y la traducción al inglés de su trabajo, consulte Constantine Zurayk, The Meaning of the Disaster, trad. Bayly Winder (Beirut: Khayat’s College Book Cooperative: 1956), vii-viii.

[11] Constantine Zurayk, Ma’na al-Nakba (Beirut: Dar al-‘Alum lil-Malayin, 1948), 9.

[12] Ibíd., 8.

[13] Ibíd., 89.

[14] Agradezco a Yoav Di-Capua, y su libro No Exit, que me presentó a Sayigh y Rodinson en 1967 Israel: A Colonial-Settler State ?. Di-Capua, Sin salida: existencialismo árabe, Jean-Paul Sartre y descolonización (Chicago, IL: University of Chicago Press, 2018).

[15] Para un bosquejo biográfico de Sayigh, ver Ibid., 6-7.

[16] Fayez A. Sayigh, Colonialismo sionista en Palestina (Beirut: Centro de Investigación, Organización de Liberación de Palestina, 1965), 2.

[17] Ibíd., 21.

[18] Zurayk, Ma’na al-Nakba, 24 años.

[19] Para obtener más información sobre Rodinson, consulte Israel: ¿Un estado de colonos coloniales? (Nueva York: Pathfinder Press, 1973), 7-8.

[20] Ibíd, 84.

[21] Ibíd., 101.

[22] Abram Leon, Al-Mafhum al-Madi lil-Masala al-Yahudiyya, trad. Imad Nuwayhid (Beirut: Dar al-Tali‘a lil-Taba‘a wa al-Nashr, 1969), 5-6.

[23] Agradezco a Fadi A. Bardawil y su Revolución y desencanto por inspirar esta línea de argumentación. Bardawil, Arab Marxism and the Binds of Emancipation (Durham, NC: Duke University Press, 2020).

[24] León, Al-Mafhum al-Madi lil-Masala al-Yahudiyya, 6.

[25] Ibíd., 9.

[26] Zurayk, Ma’na al-Nakba, 76.

[27] Rodinson, Israel, 101-2.