El llamado cristiano a la ‘paz justa’ no es posible sin justicia hacia Palestina

Por Carta Abierta para Mondoweiss

Jerusalén. [Pedronchi/ Creative Commons]

Al Comité Editorial,

Durante décadas, muchos de nosotros en las iglesias troncales y otros grupos estuvimos agradecidos por las contribuciones de The Christian Century a nuestro clero y misión a través de sus noticias religiosas, artículos que exploran las escrituras y la teología, e informan sobre la intersección de la fe y los acontecimientos mundiales. [N.d.T.: The Christian Century (El siglo cristiano) es una revista con sede en Estados Unidos y a quien va dirigida la carta]

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Y durante décadas, notamos el titubeo de The Christian Century para comentar sobre la ocupación ilegal del territorio palestino por parte de Israel, como reconocen los autores de su reciente editorial.

Pero la editorial del 1 de junio, “¿Existe alguna esperanza de una paz justa en Israel y Palestina?”, nos mueve a expresar nuestra profunda decepción por el inquietante consenso de los editores de The Christian Century y a sumar nuestras voces a la conversación a la que se sumó la revista.

Nos sorprendió leer la advertencia de los editores: “Cuando los cristianos estadounidenses hablan de Israel y Palestina, debemos […] reconocer que somos invitados en la conversación de otra persona […]”. Por el contrario, los cristianos estadounidenses, de hecho todos los estadounidenses, somos un poderoso interlocutor: nuestros impuestos están apoyando actualmente al Estado de Israel con al menos 3,8 mil millones de dólares al año.

Rechazamos la inferencia de los editores de que los cristianos estadounidenses son ajenos al sufrimiento en Israel/Palestina. Sin duda, notamos la importante y animada conversación dentro de la comunidad judía mundial sobre el carácter y el futuro del Estado de Israel. También observamos que nuestras denominaciones y organizaciones estuvieron comprometidas en la clerecía con las iglesias históricas de la región y las comunidades más amplias de Palestina e Israel, algunas durante 200 años o más. Creemos que una conversación dentro de la comunidad cristiana —sobre la inclusión, la justicia y los derechos humanos en Palestina e Israel— es igual de fundamental.

Especialmente, cuando nuestra familia cristiana en el lugar clama repetidamente a la iglesia mundial por solidaridad, comenzando en diciembre de 2009 con su profunda declaración de fe, esperanza y amor, en el Documento de Kairos Palestina “Un Momento de Verdad”, nuevamente en su extenso y desafiante llamado a la acción de julio de 2020, “Un grito de esperanza”, y más recientemente en la “Declaración de arrepentimiento y esperanza” emitida por Christ at the Checkpoint Young Adults (Cristo en el Puesto de Control para Jóvenes Adultos).

Los cristianos sionistas constituyen el grupo de presión pro-Israel más grande de Estados Unidos: apoyan ciegamente las políticas israelíes e ignoran el sufrimiento de los palestinos. Rechazamos su teología errónea y dañina, y aceptamos nuestra responsabilidad tanto de nombrar la injusticia donde la vemos como de buscar corregirla.

Los débiles y oprimidos deben poder recurrir a amigos y aliados para que los respalden, sean los amigos de al lado o del otro lado del mundo. Parece que The Christian Century entendió esto en la década de 1980 cuando condenó las leyes y políticas racistas de Sudáfrica. Los sudafricanos negros nunca hubieran terminado con el régimen del apartheid sin millones de ciudadanos del mundo  —y eventualmente instituciones y gobiernos— hablando y actuando con valentía para poner fin a esa opresión.

Quizás lo más inquietante de esta editorial sea la afirmación: “Israel tiene derecho a existir en Tierra Santa como un Estado judío”. Esta afirmación debe ser examinada y rechazada enérgicamente. Para las personas de fe en el siglo XXI, es moralmente indefendible respaldar políticas que defienden el nacionalismo étnico o religioso. Una mayoría judía se estableció en Israel y se mantuvo gracias a la limpieza étnica de Palestina. Comenzó en 1947, se intensificó en 1948-49 y continuó desde entonces, más visiblemente hoy en Jerusalén Oriental. Sin embargo, incluso ahora describir a Israel como un ‘Estado judío’ —ya sea en su revista o en la ley del Estado-nación de Israel— es negar la existencia de casi dos millones de israelíes que no son judíos, el 20% o más del país.

The Christian Century afirma que, si bien una “solución de dos Estados parece tan lejana como siempre […] también es la única forma viable de avanzar”. Como defensores de la justicia y la libertad, decimos que no le corresponde a la comunidad internacional tomar esa determinación. La formación de una solución política se basará en negociaciones honestas enraizadas en el derecho internacional y la igualdad de derechos para todas las personas que viven allí.

Centrarse en una solución de uno o dos Estados distrae a todos del meollo del problema —los efectos destructivos del proyecto sionista del colonialismo de asentamientos— y lo que se debe y se puede hacer ahora: cesar la apropiación de tierras y recursos palestinos; poner fin a la ocupación militar de Israel, incluido el bloqueo de Gaza; eliminar la política y la práctica de limpieza étnica de Israel, y proporcionar igualdad de derechos ante la ley para todos los ciudadanos de Israel.

Este año, vimos cómo el discurso de nuestra nación sobre Israel/Palestina cambió drásticamente, incluido un reconocimiento cada vez mayor de que Israel mantiene un régimen de apartheid. Este reconocimiento se vio alentado por dos informes notables: “Esto es un apartheid” publicado en enero por B’tselem, la respetada organización de derechos humanos de Israel; “Un umbral traspasado: las autoridades israelíes y los crímenes de apartheid y persecución” publicado en abril por Human Rights Watch, premio Nobel de la Paz. Esperamos que los editores del respetado The Christian Century reexaminen sus posiciones y se unan al discurso nacional y global en formas que iluminen un camino fiel y valiente hacia adelante para israelíes y palestinos por igual.

Nota del editor original: Esta carta fue enviada a The Christian Century (El Siglo Cristiano) luego de la publicación de su editorial del 1 de junio de 2021, “¿Existe alguna esperanza de una paz justa en Israel y Palestina?”. The Christian Century se negó a publicar una respuesta.

Firman:

·      Alliance of Baptists (Alianza de bautistas)

·      American Friends Service Committee (AFSC) (Comité de Servicio de Amigos Americanos)

·      Disciples Justice Action Network (Red de Acción de los Discípulos por la Justicia)

·      Disciples Palestine Israel Network (Red de Acción Discípulos de Palestina Israel)

·      Disciples Peace Fellowship (Confraternidad de discípulos por la paz)

·      Episcopal Peace Fellowship Palestine Israel Network (Red de la Confraternidad Episcopal por la Paz Palestina Israel)

·      Friends of Sabeel North America (Amigos de Sabeel Norteamérica)

·      Israel Palestine Mission Network of the Presbyterian Church, USA  (Misión Red de la Iglesia Presbiteriana, Estados Unidos, Israel Palestina)

·      Kairos USA (Kairos Estados Unidos)

·      Mennonite Palestine Israel Network (Red Menonita de Palestina Israel)

·      Palestinian Christian Alliance for Peace (Alianza Cristiana Palestina por la Paz)

·      Samuel DeWitt Proctor Conference (Conferencia de Samuel DeWitt Proctor)

·      United Church of Christ Palestine Israel Network (Red de la Iglesia Unida de Cristo Palestina Israel)

·      United Methodists for Kairos Response (UMKR) (Metodistas Unidos para la Respuesta de Kairos (UMKR))

Interreligiosos y otros patrocinadores

·      American Muslims for Palestine (Musulmanes estadounidenses para Palestina)

·      Chicago Faith Coalition on Middle East Policy (Coalición de Fe de Chicago sobre la Política de Oriente Medio)

·      Fellowship of Reconciliation USA (Asociación de Reconciliación EE. UU.)

·      Indiana Center for Middle East Peace (Centro de Indiana para la paz en Oriente Medio)

·      InterReligious Task Force on Central America and Colombia (IRTF Cleveland) (Grupo de Trabajo Interreligioso para Centroamérica y Colombia)

·      Jewish Voice for Peace (La Voz Judía por la Paz)

·      Shomeret Shalom Global Congregation (Congregación Global Shomeret Shalom)

·      Unitarian Universalists for Justice in the Middle East (Universalistas unitarios por la justicia en el Medio Oriente)

·      US Campaign for Palestinian Rights (Campaña estadounidense por los derechos de los palestinos)

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Mondoweiss. el 27 de julio de 2021.