Los armenios de Aintab: economía del genocidio en una provincia otomana

Por Ümit Kurt para Jadaliyya

Armenios siendo deportados. [narek781/ Creative Commons]

Entrevista a Ümit Kurt, a raíz de su libro The Armenians of Aintab: Economics of Genocide in an Ottoman Province (Harvard University Press, 2021). (‘Los armenios de Aintab: Economía del genocidio en una provincia otomana’).

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

¿Qué te hizo escribir este libro?

— Ümit Kurt: Después de mi graduación de la Universidad Técnica de Medio Oriente en Ankara en 2007, me encontré nuevamente en la casa de mis padres en mi ciudad natal de Gaziantep, antes conocida como Aintab. Un día, recibí una llamada de un viejo amigo: “Ümit, ¿dónde estuviste? ¡Pasaron años! Conozco un gran lugar en Kayacik donde podemos ponernos al día”. Aunque nací y me crié en Aintab y no había dejado la ciudad hasta la universidad, la palabra ‘Kayacik’ no significaba nada para mí. Era solo un barrio más de la ciudad, uno que nunca había visitado y del que no sabía nada.

Tomé un autobús hasta el barrio de Kayacik, y al llegar me encontré deslumbrado por el ambiente encantador, permitiéndome perder en las calles laterales y dejando a mi pobre amigo esperando. Estaba en una calle estrecha con casas de piedra bellamente construidas a ambos lados. Escondido entre los edificios de apartamentos de hormigón de gran altura de la Gaziantep ‘modernizada’, este barrio era como un espejismo arquitectónico. Sentí nostalgia por un pasado que nunca fue mío.

Encontré el Café Papirüs, donde íbamos a encontrarnos, que resultó estar ubicado en una de esas casas. Se había convertido en un café como parte del proceso de ‘restauración’ de la ciudad. Al entrar, unas letras talladas en la parte superior de la majestuosa puerta me llamaron la atención. Sin reconocer la letra, simplemente asumí que se trataba de caracteres otomanos. En el interior, me recibió un espacioso patio con escaleras a ambos lados que conducían a dos grandes habitaciones. Las habitaciones estaban llenas de muebles antiguos y los techos altos estaban adornados con frescos y grabados similares a las catedrales florentinas.

Sintiendo una oleada de orgullo por mi ciudad natal y mis antepasados, decidí hablar con el propietario para tratar de obtener alguna información sobre la historia de la casa. Con cansancio, explicó que había heredado ese lugar de su abuelo. Seguí presionando: “¿Y qué hay de su abuelo? ¿A quién compró este lugar?” El hombre hizo una pausa vacilante antes de responder. Y luego, después de unos momentos, murmuró suavemente al suelo debajo de él: “Había armenios aquí”. Dije: “¿Qué armenios? ¿De qué estás hablando? ¿Había armenios en Gaziantep?” El asintió. Me estaba molestando con la opacidad de sus respuestas. “Entonces, ¿qué les pasó? ¿A dónde fueron?” Él respondió con indiferencia: “Se fueron”.

Mientras viajaba en autobús de regreso a casa, me pregunté por qué los armenios —por qué cualquiera— simplemente se irían y entregarían una propiedad tan exquisita a alguien. Fui un ingenuo, hasta el punto ignorante, egresado universitario, desconocedor de la existencia de armenios en mi ciudad natal. Unos años más tarde, me enteraría de que la casa pertenecía a Nazar Nazaretian, Consulado Honorario en Irán, quien era miembro de la familia más rica y prominente de Aintab, y que él, sus hijos y sus nietos solían vivir en esta casa. Esas letras sobre la puerta no eran otomanas sino armenias, deletreando el apellido de Kara Nazar Agha, quien construyó la casa.

Así surgió la idea de trabajar en este tema y escribir un libro a partir de él. Este libro es la historia de los armenios de Aintab, que fueron arrancados de sus hogares, vecindarios y la ciudad donde nacieron y se criaron. Es el relato de cómo su riqueza material y espacial cambió de manos y se transformó. Es el registro histórico de su persecución y posterior borrado.

¿Qué temas, problemas y literaturas en particular aborda el libro?

La mayoría de los estudios sobre el genocidio armenio y, más en general, sobre la violencia en Anatolia pasan por alto la dimensión local y se centran en las grandes políticas y las maquinaciones dentro del Comité de Unión y Progreso (CUP). Mi libro tiene el potencial de proporcionar nuevos conocimientos sobre la agencia local y el papel de las sociedades locales en la perpetración de esta atrocidad. Trae de vuelta la noción de ‘clase’, que experimentó un eclipse en los últimos años en los estudios sobre genocidio. Muestra que los intereses económicos y políticos/ideológicos de los perpetradores (la nobleza, diferentes sectores de la población urbana y musulmanes comunes) se superpusieron en el proceso de persecución armenia y que la intersección de estos dos intereses determinó el impulso y la intensidad de la violencia. En este sentido, el caso de Aintab sugiere que la república turca no puede entenderse plenamente sin tener en consideración el concepto de ‘clase’.

Este es un estudio del genocidio armenio, pero también la biografía de una ciudad en una época de problemas y violencia. Analiza las microfundaciones y los legados sociales de la violencia étnica. También proporciona nuevos puntos de vista sobre la causa y los orígenes de las políticas genocidas y su impacto en la creación y reproducción de las élites provinciales y, por extensión, de la república turca moderna. No solo mira la dinámica local del genocidio y la reforma comunitaria, sino que también considera la relación en evolución y de mutuo conocimiento del centro de poder metropolitano con su periferia regional, revelando así un lugar de agencia muy importante entre las élites regionales.

En el centro del libro hay una serie de estudios sobre la nacionalización de las prácticas estatales a nivel local: la expropiación y liquidación de propiedades y negocios de armenios; sus deportaciones masivas forzadas; y su exterminio. El libro se centra en los orígenes y la implementación de estas prácticas en la ciudad de Aintab. Mi libro resuena con estudios sobre la transformación económica, social, política y cultural del Imperio, todo lo cual influyó enormemente en la formación del Estado y la sociedad turca post-otomana.

¿Cómo se relaciona este libro con y/o se aparta de tu trabajo anterior?

En mi trabajo anterior, Aintab 1915: Genocide and Perpetrators (Aintab 1915: Genocidio y perpetradores), escribí sobre la violencia y sus dinámicas locales con una conciencia de su arraigo en un tiempo y lugar históricos específicos. En Los armenios de Aintab, intento mostrar cómo estas dinámicas jugaron un papel extremadamente importante en la desintegración de las relaciones sociales y la ruptura del tejido social en la ciudad de Aintab, y la persecución, deportación forzada y asesinato en masa de armenios. Acompañando a las masacres, en este libro también aclaro el proceso de confiscación y saqueo de las propiedades y riquezas de los armenios de Aintab. En la segunda mitad del siglo XIX, podemos hablar de cómo la creciente influencia de Europa y la reforma de Qajar, junto con el advenimiento del nacionalismo, resultaron en nuevas fisuras ideológicas, económicas y políticas en las sociedades urbanas. Estas líneas divisorias se manifestaron en nuevas formas de movilización violenta impulsadas por motivos políticos e ideológicos, así como económicos. Este libro va más allá de mi trabajo anterior al centrarse en estos motivos en conjunto. Antes, había analizado macro y micro niveles de violencia colectiva. Mi libro trae el nivel meso al cuadro, revelando y discutiendo las actividades de varios ‘intermediarios’ de la violencia —notables, oficiales de rango medio y líderes tribales.

¿Quién esperás que lea este libro y qué tipo de impacto te gustaría que tuviera?

El libro interesará a los académicos que estudien la historia y la política del Imperio Otomano tardío y el inicio de la República Turca; minorías en Medio Oriente; el genocidio armenio y eventos de naturaleza similar experimentados durante la Primera Guerra Mundial; la historia de las localidades; Estudios sobre el Holocausto y el genocidio comparado; y relaciones interétnicas. Mi libro muestra claramente que las fortunas familiares duraderas se construyeron sobre expulsiones sancionadas por el Estado y el robo de activos mediante la manipulación del sistema legal otomano-turco. Ésta es una ejemplar historia social otomana tardía de una ciudad provincial próspera, pero también gravemente traumatizada. Y esta es una historia que podría, y debería, contarse sobre otros pueblos y tierras post-otomanos. Ese es el impacto que me gustaría que tuviera mi libro.

¿En qué otros proyectos estás trabajando ahora?

Ahora estoy trabajando en dos proyectos de libros. Uno se ocupa de la micro dinámica de la contención de la violencia y de qué micro-mecanismos hacen posible la contención en el terreno, centrándose en un incidente de adulterio muy interesante ocurrido en Adapazari en 1911. A través de este evento en particular, trato de explicar por qué ocurren los asesinatos entre comunidades en algunas situaciones, pero no en otras. Sostengo que con una cuidadosa investigación micro histórica es posible revelar ciertos factores locales que conducen a la contención.

Mi otro proyecto se centra en un perpetrador de genocidio, Mustafa Reat Mimaroğlu, que alcanzó posiciones influyentes en Turquía posterior al genocidio. Él fue quien llevó a cabo arrestos de intelectuales y políticos armenios el 24 de abril de 1915. Examino la continuación de un régimen genocida en la república turca moderna y cómo genocidas como Mimaroğlu constituyeron elementos centrales del nuevo Estado al examinar su vida y sus relaciones con Diran Kelekian, quien fue arrestado por su ex alumno Mimaroğlu de la Casa Imperial de Ciencias Múltiples (n.d.t.: instituto de la Universidad de Estambul).

¿Podrías contarnos un poco sobre los descubrimientos de la investigación que ayudaron a dar forma a tu libro?

Mientras hacía mi investigación de archivo para el libro, encontré un incidente fantástico. Estaba buscando los informes y registros de las Comisiones de Liquidación de Propiedad Abandonada y su sucursal de Aintab. Estas comisiones fueron fundadas por el gobierno otomano, entonces encargado de liquidar y vender bienes muebles e inmuebles armenios en las subastas públicas después de sus deportaciones forzadas. El gobierno mantuvo registros completos de estas ventas y otras transacciones de estas comisiones. En el transcurso de un año y medio de investigación en los archivos otomanos de Estambul, no logré obtener registros de estas comisiones, incluso en la sucursal de Aintab, ya que se mantuvieron ocultos e inaccesibles para los investigadores. Estos registros eran esenciales para que mi libro documente el robo ‘legal’ y el saqueo y liquidación de la riqueza armenia en un lugar local.

Hice una visita en 2015 a Los Ángeles para encontrarme con un amigo que era descendiente de un sobreviviente del genocidio (el fallecido Pakrad Kazazian) de Aintab. Quería presentarme a su primo, cuyo abuelo, Sarkis Yacoubian, también era de Aintab y sobrevivió al genocidio, terminando en Alepo y abriendo una panadería allí. El tío Pakrad me llevó a su casa. Después de charlas agradables y comida deliciosa, el primo de Pakrad trajo docenas de papeles y documentos viejos, todos escritos en turco otomano, y los puso frente a mí. Él pensó que podía haber algunos materiales que podrían ser útiles para mi libro. Después de un rato de hojearlos, me di cuenta de que un informe de la Comisión de Liquidación de Aintab estaba justo frente a mí y que estaba leyendo los resultados de la subasta sobre los bienes muebles, activos y efectos de su abuelo, Sarkis Yacoubian.

Lo que me decían los documentos fue muy innovador. Lo que encontré probaba y documentaba lo que la Comisión de Propiedad Abandonada de Aintab, una institución estatal oficial, hizo con la riqueza y las propiedades de un armenio deportado. Los documentos mostraban y probaban claramente el saqueo y el despojo bajo el velo de la legalidad. Hasta la fecha no se había realizado este tipo de documentación.

Extracto del libro (de la Conclusión, págs. 212-14; 217-19)

La matanza y el saqueo siguieron a la intención deliberada y declarada por parte de los perpetradores locales, que fueron asistidos en su campaña mortal por las autoridades centrales otomanas. Si bien el patrón de destrucción siguió determinado localmente, el gobierno central proporcionó el contexto general que permitió se produjeran abusos sostenidos de los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad. En el caso de Aintab, se creó una atmósfera sociopolítica ‘adecuada’ mediante los incansables esfuerzos de las élites musulmanas para presionar a las autoridades centrales para que deportaran a los armenios, cuya deportación facilitaron estas élites a cambio de obtener las riquezas materiales abandonadas de los armenios. Durante 1915, estas élites hicieron propaganda contra los armenios, presentándolos espuriamente como una amenaza rebelde, como se había hecho anteriormente en 1895. La incautación y transferencia de propiedad armenia afianzó el apoyo popular para la deportación y eventual eliminación de sus conciudadanos. Los armenios habían constituido la clase media y media alta de la población de Aintab, y habían predominado en la manufactura, la producción agrícola y el comercio interregional. Por lo tanto, su expulsión fue un momento de oportunidad, para los bandidos que robaron a los armenios sus pertenencias personales en la carretera y especialmente para las élites musulmanas de Aintab, que se apoderaron de los bienes y propiedades que los armenios dejaron atrás. Estas élites ya habían hecho su parte para purgar su ciudad de los armenios presionando a las autoridades otomanas en el centro imperial durante meses, acusando a sus vecinos no deseados de rebelión y traición, y exigiendo su expulsión.

Una vez que comenzaron las deportaciones, la nobleza de Aintab estaba bien posicionada para apropiarse de bienes, propiedades y negocios armenios ya sea directamente o — mediante los buenos oficios de las Comisiones de Propiedad Abandonada y las Comisiones de Liquidación— indirectamente a través del Estado. Los funcionarios de la CUP de Aintab — incluidos Ali Cenani, el gobernador de distrito Ahmed Faik Bey y el mufti de Bulaşıkzâdede Arif Effendi — las personas en buena posición en relación a ellos y los veteranos de guerra eran los que tenían más probabilidades de recibir dinero, negocios y propiedades, o de alquilarlos por tarifas nominales, a su vez transformaron a esas personas en capitalistas (en el pleno sentido de la palabra). El alcalde, los funcionarios judiciales, los administradores de impuestos y tesorería, los oficiales de títulos de propiedad y las fuerzas de seguridad también obtuvieron bienes muebles e inmuebles de armenios.

Al asumir la causa de la CUP y el nacionalismo étnico turco, las principales familias de Aintab — incluidas Cenani, Mennazâde, Taşçızâde, Istırapzâde (Barlas), Daizâde, Kethüdazâde Göğüş, Battalzâde (Budak), Fazlızâde y Haciağazâde — aseguraron su control sobre la organización local de la CUP y la representación parlamentaria de la ciudad. Estos individuos estaban lejos de ser los únicos beneficiarios. Los perpetradores directos de las masacres a menudo tenían sus propios motivos pecuniarios. Viendo la totalidad del proceso, la función de apropiación era tan importante como los propósitos individuales; un gran número de personas se unía en un círculo de ganancias que era al mismo tiempo un círculo de complicidad.

Como destaca Thomas Kühne, “matar e incluso asesinar a otras personas, aterrorizarlas, humillarlas o causarles daño, no es solo destructivo. Para quienes perpetran violencia y terror, es creativo y gratificante. Genera una dinámica social”. Los perpetradores y los espectadores “dinamizaron la vida social y construyeron una identidad colectiva al cometer genocidio. El deseo de comunidad, la experiencia de pertenencia y el espíritu de la colectividad se convirtieron en la base del asesinato en masa”. Otro renombrado historiador del Holocausto aclara cómo el genocidio contra los judíos “sirvió como un mecanismo de movilidad social — para mudarse a las mejores casas [de los judíos asesinados o deportados], hacerse cargo de negocios, regalar ropa y joyas a la esposa o amante de uno o buscar juguetes para los hijos, todo facilitado por el derramamiento de sangre”. En la misma línea, además de erradicar la comunidad armenia, la deportación fue un medio de reorientar a la población musulmana hacia una nueva identidad ideológica; más que enriquecer a los perpetradores individuales, el saqueo fue una forma de recompensar a los inmigrantes y refugiados ‘confiables’ que contaban con recursos para integrarlos adecuadamente y crear una burguesía turco-musulmana como motor de la modernización nacional en un mundo de lucha darwiniano.

Tras la eliminación de los armenios de Aintab, la promesa de poder económico reunió el apoyo activo y la participación en una política macro operada por la CUP que tenía como objetivo aniquilar a todos los armenios de Turquía. De hecho, fue la búsqueda de ganancias materiales lo que llevó a los actores administrativos, políticos, locales y civiles a participar pragmáticamente en la erradicación de los armenios de manera más activa que las autoridades centrales. Más importante aún, el robo de propiedad y los beneficios materiales adquiridos de las víctimas fueron un medio importante para vincular aún más a los beneficiarios entre sí y al régimen CUP. Ya en marzo de 1915, los notables y terratenientes provinciales de Aintab, así como los funcionarios municipales y otros peces gordos, echaban ojos codiciosos sobre la propiedad armenia, y el gobierno de Estambul era muy consciente de estos deseos. Para cumplir con su política de destrucción, la CUP estaba obligada a hacer concesiones. Por lo tanto, se podría argumentar que lo que motivó a los notables musulmanes urbanos de Aintab a unirse a la CUP y participar en sus políticas genocidas fue el interés propio más que una ideología compartida; gran parte de la implementación fue promulgada por las élites locales y la población musulmana en general por un deseo básico de saquear los activos y propiedades de la comunidad armenia, en lugar de la presión ideológica y los estímulos del centro político que generalmente se asumen. Esta actitud, a su vez, amplió enormemente el alcance de la complicidad — no solo en el sentido de que más personas estuvieran involucradas como perpetradoras o beneficiarias después de que se iniciara el genocidio, sino también en el sentido de que más sectores de la sociedad fomentaran activamente el genocidio en primer lugar. En este sentido, el paradigma general en la literatura relevante, que abordó a las localidades como agentes pasivos del centro otomano, exige revisión.

Los perpetradores y sus familias se beneficiaron del genocidio a tal medida que, después de 1923, generaciones enteras fueron educadas y mantenidas por el capital inicial de las propiedades armenias adquiridas en 1915. En otras palabras, la eliminación de los armenios allanó el camino para el ascenso de una nueva clase alta en Gaziantep. Si bien los informes publicados en la edición de 1914 del Annuaire Oriental muestran claramente que los armenios de la región controlaban todos los aspectos de la vida económica y empresarial, las ediciones de 1925-1928 del Gaziantep Ticaret Odası Yıllığı (Anuario de la Cámara de Comercio de Gaziantep) confirman que no quedó ningún comerciante no musulmán en la ciudad. Hasta mediados de la década de 1940, la influencia de las élites musulmanas sobre la ciudad continuó. Los alcaldes de la ciudad durante los años 1921-1950 procedían todos de las mismas familias influyentes. Estas élites dominaron por completo la industria y la economía de Gaziantep en las décadas de 1930 y 1940. La mayoría de estos hombres, además, eran miembros del Partido Republicano del Pueblo (PRP) y representantes de la rama del partido en Aintab. Por lo tanto, el régimen republicano estuvo vinculado a su predecesor de la CUP a través de una política económica persecutoria, personal e ideología.

Activos armenios como tiendas, propiedades y casas en los vecindarios de Kozanli, İbrahimli, Körkün, Eblehan, Büyükkizilhisar, Şekeroğlu, Sazgin, Isbatrin, Tişlaki, Akyol, Eyüboğlu, Kurb i Zincirli y Tepebaşi comenzaron a venderse en subastas manipuladas a los miembros de esas familias prominentes por precios muy bajos en la Turquía posterior al genocidio. Este inmueble fue subastado por concesionarios asociados con la Oficina de Ingresos de Gaziantep. Las subastas fueron precedidas por anuncios en los periódicos sobre los detalles de las ventas en cuestión, que enumeraban la ubicación aproximada, el tipo y el valor en liras de las propiedades en cuestión y, lo más importante, sus propietarios anteriores —pero sin referencia al estado que había adquirido las propiedades y era su propietario actual.

En resumen, los nuevos ricos de Gaziantep no solo fueron figuras influyentes en la resistencia nacional y el período republicano, sino que también emergieron como los nuevos capitanes de la industria en la ciudad. La élite económica de Aintab se estaba reconstituyendo siguiendo líneas políticas. Una nueva clase política, basada en calificaciones tales como el servicio anterior de la CUP, el celo en la guerra turco-francesa y la confiabilidad política como republicanos, pudo, a través de la adquisición de riqueza armenia, sentar las bases económicas que sostendrían su estatus durante generaciones, mucho después de la Primera Guerra Mundial y de que sus consecuencias fueran solo un recuerdo.

Como hijo nativo de Gaziantep, ahora me doy cuenta que al haber asistido a las mismas escuelas con nietos y nietas de esas élites, yo mismo fui testigo de las consecuencias de la destrucción física y material de los armenios de Aintab. Mi relato aquí puede ofrecer información sobre la historia local, pero es solo un pequeño paso en la comprensión de la imagen completa no solo de lo que sucedió, sino también de cómo y por qué estos eventos ocurrieron. Lo no visto en las cartas archivadas, telegramas y listas de propiedades son el trauma y el sufrimiento de los sobrevivientes armenios, repetidamente sometidos a ataques a sus vidas, cultura, bienes y estatus social. Los motivos básicos de sus antiguos vecinos dejaron algunas de las heridas más imborrables, que más de un siglo después siguen sin cicatrizar.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Ümit Kurt es Doctor en Hisotria por la Universidad Clark y tiene un título posdoctoral sobre Estudios de Cercano y Medio Oriente por la Universidad de Harvard. Es investigador del Instituto Van Leer de Jerusalem y profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalem, la Universidad Sabanci y la Universidad de Newcastle.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Jadaliyya el 22 de julio de 2021.