Por qué el Sahara Occidental es importante para Marruecos

Por Zaid M. Belbagi para Arab News

Sahara Occidental [United Nations/ Creative Commons]

Los acontecimientos del mes pasado en el pequeño enclave español de Ceuta centraron la atención en la cuestión de la migración ilegal y el papel de Marruecos. Sin embargo, las consecuencias diplomáticas de la entrada de 8 mil inmigrantes en territorio español sin obstáculos ponen de manifiesto un desacuerdo mucho mayor entre Marruecos y España sobre el territorio marroquí meridional conocido como Sahara Occidental.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Esta vasta extensión del desierto es central para la integridad territorial marroquí y la decisión de los Estados Unidos de reconocer su derecho a la zona tuvo un gran impacto en las relaciones de Rabat con sus aliados europeos.

Aproximadamente del tamaño de Gran Bretaña, el Sahara Occidental es, con mucho, el mayor de los territorios no autónomos reconocidos por las Naciones Unidas. En 1975, España cedió el control administrativo del territorio a una administración conjunta de Marruecos y Mauritania. Sin embargo, Mauritania retiró su reclamación en 1979 y Marruecos aseguró el control de facto, con el apoyo tácito tanto de Estados Unidos como de Francia. Sin embargo, los rebeldes del Frente Polisario siguieron pidiendo la libre determinación a instancias de Argelia, que tiene sus propios reparos territoriales con Marruecos.

Esta situación se mantuvo hasta el año pasado, cuando Estados Unidos reconoció la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental a cambio de que Rabat normalizara las relaciones con Israel. Con muchos otros países, incluidos Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Baréin, siguiendo el ejemplo de la apertura de misiones diplomáticas en el territorio, la diplomacia marroquí fue implacable. Con cada placa descubierta y corte de cinta, la lucha armada del Frente Polisario y sus guerrilleros de izquierda se relegaron cada vez más hacia el destino ambiguo del Movimiento Popular para la Liberación de Angola y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

A pesar de sus recientes golpes diplomáticos, Marruecos lucha por que se reconozcan sus derechos sobre el territorio en Europa. La expectativa de que los principales países europeos —incluidos muchos aliados marroquíes de larga data— sigan el ejemplo de Estados Unidos dio paso a relaciones cada vez más tensas. Para los responsables políticos marroquíes, el hecho de que algunos países europeos no apoyen sus afirmaciones puso de manifiesto una falta total de reconocimiento de los esfuerzos de Marruecos en materia de seguridad europea, transporte marítimo y lucha contra la migración. Dado que todos los demás países del norte de África experimentaron recientes levantamientos populares, la situación de Marruecos como isla de estabilidad en una región cada vez más conflictiva parece haber escapado a los responsables políticos europeos, que optaron por permanecer en la valla con respecto al Sahara Occidental.

La reciente retirada del embajador marroquí en Alemania y la pelea con España sobre Ceuta son indicativos de la creciente exasperación de Rabat con sus aliados europeos. Al aceptar encubiertamente la llegada del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, con un nombre y un pasaporte falsos el mes pasado, España agravó deliberadamente los problemas de sus relaciones con Marruecos. Rabat no está de acuerdo con las relaciones de Madrid con un líder guerrillero acusado de crímenes de guerra.

Para Marruecos, que durante décadas trató de ser un socio fiable de Europa, las circunstancias actuales nublan lo que es esencialmente una cuestión clara de derecho internacional. España, a pesar de ser la antigua potencia ocupante, nunca trató de hacer avanzar la difícil cuestión del Sahara Occidental, sino que más bien se le acusa de socavar a Marruecos al apoyar al Frente Polisario. Al afirmar que el área era terra nullius (tierra que está legalmente desocupada o deshabitada) antes de convertirse en un protectorado español y luego pedir un referéndum en un área donde no tiene jurisdicción, España trató de comprometer los esfuerzos de consolidación territorial de Marruecos.

A juicio de Rabat, sus tratados históricos con Gran Bretaña, España, Francia y Alemania reconocían que la soberanía marroquí se extendía sobre el Sahara Occidental y eran prueba suficiente del reconocimiento histórico de su reclamación. Por lo tanto, no es sorprendente que su vacilación de hoy en día haya irritado a Marruecos.

Tras la apertura de un consulado estadounidense en el Sahara Occidental por parte de la Administración Trump, los funcionarios del nuevo Presidente Joe Biden aseguraron a Rabat su intención de no revertir esa política por ahora, sino más bien de presionar por un nuevo enviado especial de las Naciones Unidas para resolver el problema. Dado que Biden declaró anteriormente que “Marruecos ocupa un lugar muy especial en los corazones de los estadounidenses porque fue la primera nación en el mundo en reconocer a los Estados Unidos de América en diciembre de 1777”, cualquier retroceso diplomático es improbable.

Marruecos acogerá esta semana juegos militares del Comando de África de Estados Unidos junto con personal del Reino Unido, Canadá, Países Bajos, Brasil, Italia, Túnez y Senegal. En un guiño a las recientes disputas, Rabat afirmó que algunos de los ejercicios tendrían lugar en el Sahara Occidental, pero Estados Unidos lo negó.

En cuanto a los aliados europeos de Marruecos, es esencial que los desacuerdos actuales no afecten a las sólidas asociaciones que se establecieron en los últimos años. Sería prudente que Rabat buscase una solución duradera al mismo tiempo que trabaja junto a sus aliados y que sus socios europeos comprendiesen el carácter central de la cuestión del Sahara Occidental en sus relaciones con Marruecos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Zaid M. Belbagi es comentarista político y asesor de clientes privados en Londres y en el Consejo de Cooperación del Golfo.

El artículo original fue publicado por Arab News el 06 de junio de 2021.