La política y la novela siria: una influencia mutua

Por Maisoun Shukair para Syria Untold

El filósofo húngaro György Lukács escribió que “la novela es la forma épica necesaria de nuestro tiempo”. ¿Qué pasaría si los acontecimientos en Siria constituyeran una serie de sucesivas y continuas epopeyas de valentía y, al mismo tiempo, epopeyas de muerte, amargura y sufrimiento humano en constante desarrollo?

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Este ensayo examinará la relación entre la narrativa siria y la convulsa situación política del país entre 2000 y 2020, en un intento por comprender la dialéctica de esta relación y sus puntos fuertes a través de una lectura rápida del producto narrativo. Vale la pena señalar que la novela es el género literario más capaz de analizar y procesar eventos políticos, para luego recrearlos a través de diferentes perspectivas de esos mismos eventos.

El estudio de la novela siria durante este período se puede dividir en dos partes. La primera está compuesta por las novelas publicadas entre 2000 y 2010. Durante 40 años bajo el gobierno de los Asad, las únicas fuentes de noticias en Siria fueron la Agencia Árabe Siria de Noticias (SANA por su sigla en inglés), dirigida por el Estado, establecida en 1965, y tres periódicos diarios controlados por el régimen. Después de que Bashar Al Asad subiera al poder, surgieron algunos periódicos satíricos y otros privados, no satíricos. Sin embargo, las fuerzas de seguridad sirias cerraron la mayoría de ellos y se establecieron varios periódicos privados afiliados al régimen, además del canal de televisión Addounia, propiedad en parte del compinche de Asad, Mohammed Hamsho. Las novelas de esa época se consideran importantes, ya que florecieron bajo un apagón mediático casi absoluto y fueron las fuentes claves que documentaron la verdad de lo que estaba sucediendo en el país. La investigadora Kate Michel escribió que la novela “develó un nuevo significado y descubrimiento de los eventos pasados al abordar los registros perdidos en la historia”.

La narrativa siria publicada durante ese período constituye un registro perdido de la historia siria. Esta narrativa profundizó en la estructura interna de la sociedad y sus relaciones entrelazadas, tratando de interpretar y cambiar la realidad.

El filósofo y crítico francés Jacques Rancière escribió que “las novelas políticas son poderosas y los lectores las devoran”. Las novelas de literatura carcelaria sirias, en particular, cobraron impulso cuando expusieron el alcance sin precedentes de la opresión política e intelectual de cualquier opinión opuesta al régimen de Asad, independientemente de si esas opiniones eran sostenidas por políticos, artistas, escritores o personas comunes.

Literatura carcelaria y el abordaje de tabúes políticos

Las narrativas de las cárceles sirias proliferaron y ahora suman más de 200 novelas. Al ver este crecimiento, el poeta y ex prisionero sirio Faraj Bayrakdar escribió: “¡El futuro nombrará a los escritores sirios como el mayor legado mundial en la literatura carcelaria!” Estas narrativas abordaron temas como la tortura física y la humillación emocional insoportable.

La novela de Mustafa Khalifa de 2008, The Shell (El caparazón), podría ser la mejor representación de las narrativas de la literatura carcelaria, ya que describió la impactante y horrenda realidad sin ningún retoque y utilizó una trama inteligente: el protagonista es un cristiano que ingresa a la prisión de Tadmur acusado de unirse a los Hermanos Musulmanes. Otras novelas sobre cárceles incluyen Negative: On the Memories of Female Political Prisoners (Negativo: sobre las memorias de mujeres presas políticas), de Rosa Yassin Hassan; The Prison (La cárcel) de Nabil Sleiman; The Freedom Circle (El círculo de la libertad) de Malek Daghestani; Keep Your Eye on the Boat (Mantené la vista en el bote) de May Hafez; y They Hear Her Whispering (La escuchan susurrar) de Ayman Otoum, entre otros.

Otras novelas escritas durante el mismo período abordaron los estados psicológicos tanto de los presos políticos como de las personas que dejaron atrás: The Missing (Los desaparecidos) de Louay al Hussein, que explora el vacío interior cada vez más profundo del preso dentro de las cárceles políticas, convirtiéndolo en un fantasma incapaz de amar. The General’s Coffee (El café del general) de Ghassan Jabai es otro ejemplo. The Guardians of the Air (Los guardianes del aire) de Rosa Yassin Hassan examina el sufrimiento de los amantes y las esposas abandonadas de los presos políticos, así como el papel de las minorías en la sociedad siria.

Además del tema del encarcelamiento político, las novelas publicadas durante ese período abordaron la atrocidad de la masacre de Hama de 1982 y sus efectos dominó en la sociedad siria. Este fue un intento de profundizar en el papel de la violencia del régimen de Asad y la explotación de algunos líderes islamistas extremistas. In Praise of Hatred (En alabanza al odio) y No Knives in the Kitchens of This City (Sin cuchillos en las cocinas de esta ciudad) de Khaled Khalifa se encuentran entre los ejemplos que demuestran el grado de persecución femenina en la sociedad musulmana conservadora y la inquietante resonancia de las masacres de las cárceles de Hama y Tadmur. Incluso muchos sirios se volvieron asesinos cómplices de las masacres, mientras que otros se convirtieron en islamistas radicales a la espera del momento adecuado para tomar represalias. La mayoría estaba simplemente aterrorizada e impotente.

Algunas novelas destacaron el nivel de corrupción económica y moral de los oficiales sectarios del régimen de Asad, como Salsal de Samar Yazbek y Rowing in the Mud (Remando en el barro) de Jamil Shkeir. Estas novelas intentaron aproximarse a la Siria contemporánea desde múltiples perspectivas, para guiar a la sociedad hacia aguas seguras en medio de su tormentosa lucha.

Una nueva etapa y nuevas narrativas

Tras el estallido de la revolución siria de 2011, la novela adquirió algunas características nuevas impuestas por intensos cambios sociopolíticos. Las novelas trataron los siguientes temas:

1. La revolución siria y sus dimensiones:

Los novelistas intentaron proteger la memoria de la revolución pacífica y ser leales en la retransmisión de su estallido. A Woman in the Crossfire (Una mujer en el fuego cruzado) de Samar Yazbek fue el primer libro que documentó el grado de violencia sin precedentes que Asad usó contra la revolución y el alcance de la solidaridad social entre manifestantes de todas las sectas. La novela Touched by Magic (Tocados por la magia) de Rosa Yassin Hassan documentó el comienzo de la revolución y las masacres del régimen contra el movimiento de protesta. Salvation O Boys (Salvación, Oh chicos) de Yassin al Haj Saleh introduce el mismo tema. Vale la pena señalar que muchas novelas que fueron publicadas más tarde también hablan de estos temas: The Frightened Ones (Los asustados) de Dima Wannous, Night Traveling (Viajar de noche) de Nabil Suleiman, Death is Hard Work (La muerte es un trabajo duro) de Khaled Khalifa, Remorse Test (La prueba de remordimiento) de Khalil Sweileh y Days in Baba Amr (Los días en Baba Amr) de Abdullah Maksour.

2. Divisiones sectarias y alineaciones intelectuales generadas por la revolución siria en la sociedad siria:

Samar Yazbek fue el primer autor que se refirió a este tema, en A Woman in the Crossfire. Siendo alauita, muchas personas de su comunidad la acusaron de traición y la expulsaron a ella y a su familia de la costa siria. Un oficial de seguridad la golpeó y la humilló excesivamente mientras estaba detenida; el régimen de Asad intentó por todos los medios presionar al pueblo de su propia secta alauita para que permanezca leal.

La división se hizo evidente en Touched by Magic de Rosa Yassin Hassan, que describía el alcance de la movilización sectaria buscada por el régimen. En The Frightened Ones, Dima Wannous se centró en ese aspecto específicamente, y en la reacción violenta de su propia familia a su postura contra el régimen, además de las divisiones verticales y horizontales en la sociedad siria. The Enemy Syrians (Los sirios enemigos) de Fawaz Haddad reconectó el presente con el pasado y expuso las divisiones sectarias que el régimen de Asad intentó atrincherar, desde los días en que Hafez ordenó las masacres en Hama y Tadmur.

3. Grupos yihadistas y salafistas en Siria, presencia del Estado Islámico y análisis de los motivos y repercusiones de esta presencia:

Los novelistas sirios intentaron reflejar los niveles de desesperación que alcanzaron los sirios en medio de todos los muertos, detenidos, desfigurados y otros aún enterrados bajo los escombros tras quedar decepcionados por la inacción del mundo.

Estas narrativas abordaron la voluntad de muchos de los jóvenes de la revolución de unirse a grupos armados bajo cualquier nombre o eslogan, e indicaron los factores detrás del surgimiento de facciones islamistas y su patrocinio por los países del Golfo y otros estados regionales. También exploraron el papel del régimen en la creación de tales grupos después de liberar a sus líderes de sus cárceles, así como la explotación de estos líderes de los entornos religiosos conservadores de las zonas rurales de Alepo, Hama y Damasco. Estas narrativas reabrieron las heridas de las masacres de Hama y Tadmur de la década de 1980 y trataron el resurgimiento de las actividades de los Hermanos Musulmanes y los intentos de apoderarse de la revolución.

Novelas como The Blue Pen (La lapicera azul), Touched by Magic, Days in Baba Amr y Death is Hard Work encararon este tema, mientras que Night Travelling discutió las etapas de la creación del Estado Islámico y su toma de Raqqa.

4. Complicaciones de la guerra, su efecto catastrófico y la tragedia del desplazamiento y el asilo:

Las novelas publicadas más recientemente se ocuparon de este tema. Estaban preocupados por transmitir el alcance de la devastación catastrófica que afligía a la sociedad siria después de todos estos años de guerra. También narraron la magnitud de las tragedias humanas y la difícil situación del desplazamiento interno y externo, exponiendo la corrupción de la mayoría de las facciones armadas y el extremismo de sus eslogans.

Por ejemplo, en A Green Bus Leaves Aleppo (Un autobús verde sale de Alepo) de Jan Dost, todos los eventos que sucedieron tras la fase pacífica de la revolución fueron un increíble desastre humanitario, y a pesar de que la causa principal era la violencia extrema del régimen y la intervención de su ‘ejército ideológico’ para matar a los oponentes y bombardear ciudades,  todos tienen la culpa de esa guerra. Otros trabajos sobre este tema incluyen Death is Hard Work de Khaled Khalifa; Summer with the enemy (Verano con el enemigo) de Shahla Ujayli y Remorse Test de Khalil Sweileh.

Esta rápida descripción general del producto narrativo sirio en los últimos 20 años nos permite llegar a las siguientes conclusiones:

  1. Las novelas abordaron el deterioro de la sociedad siria paso a paso al revelar fragmentos de eventos, analizar sus causas y explorar los resultados. Documentaron la autoridad de la opresión y el terror, lo que constituyó la base del régimen sirio. Estas narrativas repetían significados intencionales resumidos por la corrupción de la autoridad estatal y la necesidad de una revolución a lo largo del discurso narrativo, que allanó el camino para el estado de revolución.
  2. Las novelas generalmente se interesaron por las ideologías de la sociedad siria y su diversidad, y buscaron transformar los conceptos sociales en ideologías abrazadas por algunas personas, sin dejar rastro de ninguna de sus otras creencias.
  3. Estas novelas rastrearon la creciente ideología de los Hermanos Musulmanes en Siria después de la derrota de 1967 y su extremismo en la década de 1980. Analizaron las causas que llevaron a este extremismo y sus consecuencias en la sociedad siria. También rastrearon la formación de grupos islamistas después de la revolución y la manipulación sectaria que practicaron los estados regionales y el régimen sirio, así como el desastroso cambio resultante de la presencia del Estado Islámico en la sociedad siria.
  4. Eventos cruciales como las masacres de Hama y la prisión de Tadmur estuvieron presentes en la mayoría de las novelas, tanto antes como después de la revolución. El miedo fue el principal impulsor de los angustiados personajes de ficción, independientemente de la orientación cultural del novelista. La revolución siguió siendo un tema presente en estas narrativas posrevolucionarias. Debido a la guerra, las novelas publicadas después de 2012 fueron oscuras. Sus héroes murieron y las vidas de los personajes fueron destruidas.
  5. Las novelas sirias también se ocuparon de la magnitud de los cambios sociales que trajo la revolución y mostraron la creciente solidaridad del pueblo, por un lado, y una marcada división horizontal y vertical en todas las clases de la sociedad siria.
  6. Las novelas publicadas después de la revolución jugaron un papel importante en el registro de la realidad a través de una perspectiva que tenía como objetivo ser integral y documentar los inicios de la revolución pacífica. Sin embargo, estas novelas no pudieron jugar un papel real en el desarrollo de los insondables eventos políticos que ocurrieron sobre el terreno.
  7. Las novelistas sirias estuvieron notablemente presentes en dar un toque femenino a las narrativas sirias. Los escritores sirios de minorías también estuvieron vigentes en gran medida en esta escena, demostrando que el conflicto no fue sectario.
  8. Las autoridades sirias prohibieron la mayoría de las novelas publicadas en los últimos 20 años. La mera tenencia de algunos de estos libros fue considerada un delito digno de arresto, probando la rivalidad entre la autoridad y la novela. Muchos novelistas que todavía están en Siria tienen miedo de publicar sus novelas y optaron, en cambio, por el silencio. Esto explica por qué las novelas más populares son de escritores que viven fuera de Siria. Las narrativas futuras serán las del exilio sirio.
  9. La guerra en Siria produjo un texto narrativo homogéneo, que mezcló documentación con imaginación y ficción. La mayoría de los novelistas sirios quizás se vieron obligados durante este período a escribir novelas de guerra, como si estuvieran escribiendo una biografía de destrucción, miedo y asesinato.
  10. Todas las novelas sirias que abordan la revolución y la guerra comparten un rasgo único, que son sus finales y escenas no resueltos o incompletos. Quizás este sea su rasgo más real porque aún faltan muchos detalles de la crisis siria y el final se desconoce.
  11. Las ideas de este ensayo aún necesitan mucha investigación y estudios. Un estudio limitado como este no puede estar completo. Además, los hechos aquí mencionados son todavía recientes y los investigadores necesitan tiempo para procesarlos y analizarlos con mayor profundidad e imparcialidad.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Maisoun Shukair es una farmacéutica, poeta e investigadora de origen sirio y actualmente reside en España en condición de refugiada.

N.d.A.: Esta pieza es parte de una serie limitada sobre narrativas cambiantes en la literatura siria, editada por la novelista invitada Rosa Yassin Hassan. Este artículo también está disponible en árabe.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Syria Untold el 16 de febrero de 2021.