El momento de África Subsahariana en la literatura marroquí

Por Brahim El Guabli para Middle East Research and Information Project (MERIP)

Bibliotecario de Marrakech. [Thomas Leuthard/Creative Commons]

El estatus recién adquirido de Marruecos como destino para decenas de miles de migrantes subsaharianos ha provocado un giro africano subsahariano en la literatura marroquí. La realidad actual de Marruecos se está filtrando en la producción cultural multilingüe del país, que ha comenzado a captar la compleja dinámica social y cultural de este cambio migratorio durante la última década.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Hasta hace poco, los literatos marroquíes solían dirigir su mirada hacia Europa y Oriente Medio, a expensas del continente africano. Dividida en líneas lingüísticas entre árabe y francés, la vibrante producción literaria marroquí —y por extensión magrebí— ignoró en gran medida al África subsahariana. La literatura marroquí, sin embargo, está atravesando un período de renovación, que incluye el surgimiento de un rico subgénero amazigh así como una creciente ‘literatura mnemotécnica’, en la que los jóvenes novelistas musulmanes marroquíes revisan la historia de las relaciones judío-musulmanas en el país. Las obras que marcan este giro del África subsahariana tienen el dedo en el pulso del profundo cambio demográfico que está teniendo lugar en el Marruecos contemporáneo mientras luchan contra la raza, el racismo y la migración transgresora, un término que captura la insurgencia y la resistencia que alimenta el viaje de la gente que se llama indocumentada. De los 86.000 inmigrantes que viven y trabajan legalmente en el país, 50.000 proceden del África subsahariana. Según estimaciones de 2014, Marruecos también alberga entre 25.000 y 40.000 africanos subsaharianos indocumentados.

La ubicuidad de los migrantes africanos subsaharianos y las prácticas discursivas en torno a su presencia han empujado a la sociedad marroquí a una era de conciencia racial, que ha hecho que la diferencia racial y sus problemas concomitantes formen parte de un discurso público y social crítico. Esta conciencia ha puesto fin al estado de olvido racial que trivializaba o silenciaba las cuestiones relacionadas con la raza. [1] El giro africano subsahariano en la literatura marroquí refleja las transformaciones resultantes de la presencia de inmigrantes negros en el medio de los escritores marroquíes. A diferencia de sus predecesores, los novelistas contemporáneos dotan a los personajes negros de agencia y los retratan como individuos orgullosos completamente capaces de enfrentar desafíos y trazar sus caminos con determinación y dignidad.

Representaciones recientes de africanos subsaharianos en la ficción

Le marriage de plaisir (El matrimonio por placer)  de Tahar Ben Jelloun es parte de la constelación de novelas que marcó el comienzo del giro subsahariano en la literatura marroquí. [2] Publicada en 2016, la novela retoma la historia poco conocida de los dadas en la sociedad urbana marroquí. Dadas eran mujeres negras contratadas por ricos comerciantes marroquíes para contraer matrimonio temporal durante sus viajes de negocios a África Occidental. Basada en una apasionada historia de amor y matrimonio entre Amir, un comerciante de especias de Fassi, y un dadaísta senegalés llamado Nabou, la novela descubre las ramificaciones raciales intergeneracionales de su notable unión.

Desarrollado desde finales de la década de 1940 hasta la década de 2000, Le marriage sigue la racialización de la progenie de Nabou y Amir a través de la historia de sus hijos gemelos Hassan y Houcine. Aunque eran gemelos, Hassan nació negro, mientras que Houcine nació blanco. La diferencia en el color de su piel los predestina a diferentes futuros. Houcine es capaz de construir un exitoso negocio de perfumes, tener múltiples aventuras amorosas y llevar una vida próspera. Pero Hassan, su hermano negro, sufre un fracaso tras otro en el amor, los negocios y las conexiones sociales debido a los prejuicios. Sin embargo, el racismo basado en el color y los consiguientes trastornos psicológicos no afectan solo a Hassan. Salim, el único hijo de Hassan, también hereda las complicaciones de nacer negro en una sociedad que valora la piel blanca.

Aún más peligrosa es la asociación que hacen los policías entre la piel oscura y la extrañeza. Aunque Marruecos tiene una antigua población indígena negra, todavía existe una idea errónea generalizada que asocia la negritud con la extranjería y la esclavitud. [3] Esta idea errónea se ve agravada por las draconianas medidas de inmigración que apuntan a miles de inmigrantes subsaharianos en el país. En la novela, Salim’s Blackness lleva a su deportación a Senegal a pesar de que le dice a la policía que es marroquí. Al centrarse en la oposición binaria de blanco y negro en la sociedad marroquí durante un período de 60 años, aunque de manera reductiva, Le mariage revela la preocupante estigmatización de la negritud de los marroquíes entre la década de 1940 y el presente y adopta una posición crítica contra las formas sistemáticas de y racismo institucionalizado.

«Al centrarse en la oposición binaria de blanco y negro en la sociedad marroquí durante un período de 60 años, aunque de manera reductora, Le mariage revela la preocupante estigmatización de la negritud de los marroquíes entre la década de 1940 y el presente y toma una posición crítica contra las formas sistemáticas de y racismo institucionalizado».

El abuso de personajes negros por parte de los agentes de policía llama la atención sobre las actitudes racistas generalizadas que tienen las personas en posiciones de autoridad, mientras que el panorama general dibujado en la novela muestra que ser blanco o negro marca una diferencia significativa en la forma en que las personas son tratadas por todos los niveles de la sociedad.

La novela de Ismail Ghazali de 2019 Thalāthatu ayyām fī Casablanca (Tres días en Casablanca), a diferencia de Le mariage, más lineal, relata un impresionante laberinto de eventos que se desarrollan durante un período de tres días en la ciudad de Casablanca. [4] Tres días son suficientes para demostrar la imbricación de la vida y el destino de los personajes marroquíes con los de los inmigrantes africanos subsaharianos. La ciudad más poblada de Marruecos, así como su capital económica, el lado deslumbrante de Casablanca esconde un lugar donde una amplia gama de personajes se ganan la vida a duras penas, navegan por un espacio urbano desordenado y utilizan medios astutos y, a menudo, inmorales para crear espacios para sobrevivir.

Aunque la novela retrata tanto a la clase trabajadora como a la burguesa, es entre los marroquíes de clase trabajadora donde las conexiones entre los personajes marroquíes y africanos subsaharianos adquieren más viveza y humanidad. Mientras que los personajes burgueses se enorgullecen de adquirir arte africano e incluso sacan a relucir sofisticados temas de conversación sobre la música afroamericana, el cineasta Imran es quien entabla una relación amistosa con las tres mujeres negras Kesia, Camaria y Sassandra. Además, Fadoua, estudiante de historia del arte y amigo de Imran, trabaja arduamente para preservar la memoria de Bikila, un inmigrante etíope que pierde la vida en las ruinas del histórico Lincoln Hotel en Casablanca. La amistad de Imran con las cuatro mujeres lo empuja a ayudar a enterrar al Bikila no musulmán y a recitar la Surah Al Fatiha —el capítulo inicial del Corán— sobre su tumba. La intersección del mundo de la vida de los personajes marroquíes subalternos con el de los africanos subsaharianos negros los lleva a forjar relaciones de solidaridad que el autor retrata como ausentes entre miembros de la clase alta. A diferencia de los conceptos erróneos xenófobos sobre los subsaharianos como vectores de la enfermedad y la prostitución, Kesia, Camaria y Sassandra, que son trenzadoras, escultoras y músicas, respectivamente, revelan el rostro artístico y empresarial de los inmigrantes subsaharianos que generalmente se pasa por alto.

Le mariage y Thalāthatu ayyām invierten el típico camino migratorio desde el sur del Sahara hacia Europa. Ambas novelas amplían esta migración inversa al representar personajes marroquíes que viajan desde Marruecos al África subsahariana. Por ejemplo, Salim es deportado por la policía marroquí a Senegal, donde tiene que ganarse la vida y luchar para sobrevivir. Salim deberá atravesar el desierto durante su viaje de regreso a Tánger, pasando por el mismo rito de paso que atraviesan los subsaharianos para llegar a Marruecos. A lo largo del viaje de Salim hacia el norte, el viaje es grabado y comentado a través de sus ojos marroquíes, lo que le permite ocupar la posición privilegiada de ser tanto un conocedor como un extraño. Zulikha, un adinerado personaje marroquí que mata a Issian, un inmigrante liberiano, en un accidente por conducir ebrio, decide viajar a Mozambique a través del desierto para expiarlo. Zulikha no solo cubre los honorarios del hospital de Issian, sino que también emprende el viaje hacia el sur, revirtiendo el viaje de Issian de Mozambique a Marruecos: «Decidió cruzar la misma distancia que ha cruzado el Issian liberiano desde que dejó a su hija ‘Tea Flower’ con la intención de volver a ella como un héroe. Dejó Mozambique para Sudáfrica, luego Namibia, Angola, Congo, Camerún, Nigeria, Benin, Burkina Faso, Mali, Mauritania y luego Marruecos, donde llegó a Tánger. Invirtiendo su viaje, Zulikha salió de Tánger en la dirección opuesta hacia su punto de partida, Mozambique». [5] Al igual que Issian, que tuvo que depender de los contrabandistas marroquíes para cruzar a Europa, Zulikha tiene que depender de los contrabandistas del África subsahariana para «Protégela de los asaltantes y los terribles peligros de la migración». [6] Al igual que muchos migrantes que se desplazan hacia el norte, Zulikha, aunque viaja en la dirección opuesta, es secuestrada en el desierto de Nigeria, donde se pierde todo rastro de ella.

La novela de 2018 de M’barek Rabi, Gharb Al Mutawassiṭ (Oeste del Mediterráneo) también participa en este giro literario subsahariano. [7] Evocando la obra maestra de la prisión de Abdulrahman Munif Sharq Al Mutawassiṭ (Este del Mediterráneo, 1975), Gharb Al Mutawassiṭ lleva a los lectores a la opresiva situación de los africanos subsaharianos en Marruecos mientras esperan para cruzar a Europa. La trama se construye en torno a las vidas de Saman y Safia. Saman, también mal llamado Salam por sus amigos marroquíes, es un inmigrante ghanés nacido en Accra que acepta todo tipo de pequeños trabajos para ganarse la vida en Rabat. Safia, originaria de Essaouira, vive en el barrio de clase trabajadora de Taqaddum en Rabat, conocido por ser un centro de migración subsahariana. Una maestra de escuela primaria en una escuela privada, la vida de Saffia está marcada por un amor fallido y un esposo vengativo que le niega el divorcio, pero ella encuentra consuelo y compañía en Saman. Mientras Safia se enamora lentamente de él, un rumor de que su poderoso y aterrador esposo puede haberla rastreado hasta el vecindario la empuja a unirse a Saman en Tánger en un intento de huir a Europa. Su historia llega a un trágico final bajo la atenta mirada de los guardacostas españoles y marroquíes. Cuando Saman se ahoga en el Mediterráneo, Safia «coloca su mano sobre su vientre» y grita «Saman… Saman… estoy embarazada… estoy embarazada». [8] Pero ya es demasiado tarde, ya que Saman se ahoga mientras Safia sobrevive a llevar a su bebé birracial.

Más allá de Saman y Safia, Gharb Al Mutawassiṭ describe un viaje dentro del complicado mundo de la migración transgresora, una mirada a las redes que se cruzan de proxenetas —incluidos europeos blancos que trafican con mujeres—, señores de la inmigración que contrabandean personas por una tarifa y personas comunes que siguen intentando escapar de sus nefastas condiciones sociales y económicas. Como el régimen carcelario descrito en la novela de Munif, la inmigración transgresora es un sistema opresivo que empuja a los individuos a su máquina aplastante. Destacando esta cruel condición, la amiga de Saman, Butu, es traficada sexualmente a Tánger antes de que pueda cruzar a la costa norte del Mediterráneo.

Re-africanizando Marruecos

Las tres novelas, y otras en su categoría, intentan re-africanizar Marruecos. Kesia lo expresa claramente en Thalāthatu ayyām: «Ser un trenzador de pelo negro en Casablanca significa que estás dotando a este lugar de su melodía africana perdida». [9] A estas alturas, cualquier marroquí educado debería experimentar una sensación de disonancia cuando los norteafricanos utilice la frase les africains o al-afāriqa —los africanos— para referirse únicamente a los africanos subsaharianos. Aunque el Magreb es geográfica y culturalmente parte de África, los magrebíes a menudo se han distinguido de otros africanos. 

«Décadas de legados coloniales han solidificado la idea de que el norte de África es su propio espacio, una isla cuya identidad africana se ve borrosa por la ‘blancura’, la cultura árabe y el Islam».

Como resultado, los intelectuales, académicos, artistas y escritores magrebíes rara vez se han comprometido con el resto de África. Las influencias europeas y de Oriente Medio han dado forma principalmente a la escena cultural marroquí, con la excepción del grupo Souffles/Anfas, una revista cultural y precursora del movimiento marxista-leninista marroquí, que miraba hacia África como un lugar de lucha decolonial y del Tercer Mundo. 

La viveza y el vigor con que los novelistas marroquíes representan ahora a los personajes del África subsahariana  encarnan el continuo humano, racial y religioso entre el norte y el África subsahariana. En lugar de reforzar la división norte-sur, las tres novelas discutidas aquí colocan a Marruecos dentro de una complicada cartografía africana que se extiende desde Tánger a Mozambique y de Ghana a Etiopía, lo que permite a los lectores experimentar mentalmente una continuidad geográfica africana olvidada durante mucho tiempo. Los diferentes escenarios en los que marroquíes y migrantes africanos subsaharianos intentan cruzar fronteras juntos crean una sensación de igualdad en el sufrimiento y enfatizan su destino compartido. La inversión de los novelistas marroquíes de la dirección habitual del movimiento migratorio empuja a los personajes marroquíes, y a los lectores marroquíes por extensión, a experimentar lo que es atravesar el desierto, enfrentarse a lo salvaje y sobrevivir a la terrible experiencia de viajar a lo desconocido. Además, el uso de caracteres musulmanes africanos subsaharianos posiciona al Islam como un conector fundamental entre las dos partes del continente sin excluir las diversas prácticas religiosas en África. Esta re africanización desorienta a los lectores que no han sido aculturados a la lectura de literatura en la que personajes marroquíes están inmersos en la vida del África subsahariana.

Décadas de enfoque en estrechas oportunidades religiosas, comerciales y políticas han estancado la curiosidad marroquí por el resto de África, que se refleja en personajes que siguen siendo genéricos y superficiales en las novelas en estudio. Pero el hecho de que los novelistas marroquíes se esfuercen por integrar el África subsahariana en la escena literaria marroquí es a la vez significativo y transformador. Estos novelistas han enunciado una nueva imaginación de África y una transformación de la forma en que se ha visto el continente desde sus periferias septentrionales. Sin duda, han abierto más espacio para la reflexión en profundidad sobre temas hasta ahora tabú de raza y racismo, matrimonio interracial y el trato inhumano de inmigrantes y solicitantes de asilo por parte de los marroquíes. El cambio radical que ha tenido lugar en la literatura marroquí desde 2010 nos dice que el África subsahariana ya no está al sur del Sahara, sino que se transfiere y se reinventa desde el corazón de Rabat, Tánger, Casablanca e incluso en el interior de Marruecos. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Brahim El Guabli es Profesor Asistente de estudios árabes y literatura comparada en Williams College.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Research and Information Project el 9 de Marzo de 2021.

Referencias:

[1] Brahim El Guabli, «Racial Transitions: Islam, Transitional Justice, and Morocco’s (Re)Africanization,» en Abdullah Zain, ed. The Routledge Handbook of Islam and Race (London: Routledge, forthcoming).

[2] Tahar Ben Jelloun, Le mariage de plaisir (Paris: Gallimard, 2016).

[3] Chouki El Hamel. Black Morocco: A History of Slavery, Race, and Islam (New York: Cambridge University Press, 2013), pp. 3–4.

[4] Ismail Ghazali, Thalāthatu ayyām fī Casablanca (Milano, Italy: Manshūrāt al-Mutawassiṭ, 2019).

[5] Ibid., p. 182.

[6] Ibid., p. 183.

[7] M’barek Rabi. Gharb al-mutawassiṭ (Beirut: al-Mu’assasa al-‘Arabīyya li-al-Dirāsāt wa-al-Nashr, 2018).

[8] Ibid., p. 328.

[9] Ghazali, p. 190.