Holocausto

Nunca más: para nadie, no solo para los judíos

La primera vez que me llamaron ‘judía que se odia a sí misma’ fue hace casi 15 años por alguien a quien consideraba una amiga cercana. Me dolió y me sentí confundida. 15 años después, nunca me he sentido más fuerte en mi postura como un judío antisionista que se ama a sí mismo.