Identidad y resistencia: Wafa Ghnaim y su trabajo con Tatreez

Por Pink Jinn

Panorámica del pueblo Safed, del cual es originaria la familia de Feryal [Beny Shlevich / Creative Commons]

Siguiendo los pasos de su madre, la renombrada artista del tatreez Feryal Abbasi-Ghnaim, Wafa Ghnaim, de Tatreez & Tea, tiene la misión de preservar y promover el tatreez, reivindicando con orgullo esta hermosa forma de arte textil para los palestinos de todo el mundo y animando a las nuevas generaciones de bordadores a practicar este arte milenario. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El tatreez, una forma de bordado palestino, es un arte textil que consiste en intrincados patrones geométricos formados por miles de pequeños puntos de cruz. Se utiliza desde hace miles de años para decorar los “thobes”, los vestidos tradicionales que se llevan en todo Oriente Medio. A lo largo de los siglos se desarrolló un rico vocabulario visual que utiliza los motivos bordados para expresar la identidad personal y local del costurero.

Pero el tatreez es mucho más que un simple bordado. Desde la Nakba (que significa catástrofe, en referencia al desplazamiento masivo de cientos de miles de palestinos por parte de Israel en 1948), la práctica del tatreez se convirtió en un poderoso acto político de resistencia y en un potente símbolo de la identidad palestina. 

Dado que el tatreez es infinitamente adaptable sin perder su estilo distintivo y reconocible, se utilizó como medio de expresión tanto personal como nacional. Sus motivos son más que decoración, son altamente simbólicos, y pueden ser creados o adaptados para contar nuevas historias, desde los vestidos creados durante las Intifadas hasta las piezas modernas diseñadas para afirmar la identidad palestina de las bordadoras que ahora viven en la diáspora. 

Hoy en día, el tatreez sigue siendo una forma de que los palestinos de todo el mundo se conecten con su identidad y su patrimonio y lo transmitan a la siguiente generación. El tatreez es una práctica de sumūd, la firmeza que practican los palestinos que viven bajo la ocupación o son forzados a abandonar sus tierras, utilizando únicamente una aguja e hilo. Al continuar la tradición del tatreez, las bordadoras se resisten a la desposesión, la ocupación y el borrado cultural, y muestran su patrimonio con orgullo.

Como hija de una célebre artista y educadora del tatreez, Wafa Ghnaim creció inmersa en el mundo del tatreez, aprendiendo a ayudar en los proyectos de su madre cuando sólo era una niña y acompañando a su madre a demostraciones de tatreez, festivales de arte popular y conferencias. El tatreez estaba siempre presente en el hogar, un valioso vínculo con Palestina que Feryal cultivó cuidadosamente.

Nacida en Safad, un pueblo palestino cercano a la frontera con Siria, la familia de Feryal fue expulsada de Palestina por la fuerza durante la Nakba cuando ella era una niña. Luego vivió en Siria y Jordania antes de establecerse en Estados Unidos, llevando consigo la habilidad del tatreez allá donde iba. A pesar de la dificultad de identificarse abiertamente como palestina en Estados Unidos, Feryal empezó a enseñar tatreez en grupos locales de mujeres, lo que supuso el inicio de una carrera estelar en el tatreez que la llevaría a recibir múltiples premios y a exponer su obra en la Conferencia Mundial sobre la Mujer de las Naciones Unidas de 1985. 

Para Wafa, el tatreez no era sólo una habilidad transmitida por su madre y su abuela; como palestina que vivía en la diáspora, el tatreez era tanto un medio para cultivar una conexión con su herencia y su ascendencia como una poderosa práctica de resistencia. Y se convertiría en la vocación de su vida.

Hoy lleva incansablemente la antorcha del tatreez a través de su investigación, sus programas educativos, sus libros y su labor de activismo en las redes sociales. Actualmente, Wafa es una experta mundial en esta forma de arte textil, y no sólo es autora y fundadora del Instituto Tatreez, también conocido como Tatreez & Tea, sino también la primera instructora de tatreez en el Museo Smithsonian y especialista en colecciones del Museo del Pueblo Palestino.

También está ocupada en la investigación de su próximo libro, llevando a cabo una investigación en el Museo Metropolitano de Arte. Y no sólo eso, sino que está ampliando sus conocimientos sobre la historia del bordado en la actual Siria, impulsada por un profundo interés personal en los trajes tradicionales y las técnicas de costura de la zona de su familia materna, en la frontera de la actual Siria. 

Wafa volcó los conocimientos de toda una vida sobre el tatreez y su profundo amor por su herencia palestina en su primer libro, Tatreez & Tea: Bordados y cuentos en la diáspora palestina. Este libro, que es un tesoro, no es sólo una colección de diagramas de patrones, sino que sus páginas contienen generaciones de conocimientos, historias y relatos palestinos e incluso recetas para disfrutar mientras se cose: café palestino, conservas tradicionales y, por supuesto, té. Desde explicaciones sobre los orígenes y significados de cada motivo y color de hilo, hasta historias orales transmitidas por su familia, cada página de este libro es una carta de amor al tatreez, a los antepasados de Wafa y a Palestina. 

A través de Tatreez & Tea, Wafa trabaja para preservar el tatreez para la posteridad, salvaguardando tanto las piezas existentes de tatreez como transmitiendo las habilidades a los nuevos practicantes. Su trabajo lucha contra el borrado y la apropiación de las artes y la cultura palestinas, y ofrece a una nueva generación de bordadoras palestinas la oportunidad de experimentar la poderosa conexión del tatreez con su tierra y sus ancestros. 

Otro elemento del trabajo de Wafa es intentar restaurar las historias de las piezas de tatreez que estudia. A menudo, las espectaculares túnicas que se ven en los museos y otras colecciones no llevan ningún registro de las mujeres que las diseñaron, bordaron y vistieron, y sólo llevan el nombre de la persona que compró o donó los vestidos. Contrarrestar esta desposesión es uno de los objetivos principales de su segundo libro, que pretende ampliar el registro histórico del arte palestino y recuperar las historias de las mujeres palestinas que crearon los hermosos trajes que estudia.

Pero Tatreez & Tea no se limita a los libros: Tatreez & Tea: Embroidery and Storytelling in the Palestinian Diaspora construido con cariño como parte del proyecto Tatreez & Tea, el sitio web es un depósito de todo lo relacionado con el tatreez, además de constituir el centro virtual de la comunidad tatreez que Wafa creó. Además de consejos sobre suministros, listas de lectura, una tienda de patrones y el blog Tatreez, el sitio web es también el lugar donde inscribirse en uno de los brillantes cursos electrónicos de Tatreez & Tea, programas de conferencias o unirse a un Colectivo de Costura virtual, donde se puede unir a otras bordadoras de la comunidad Tatreez para compartir y aprender mientras se cose. Wafa utilizó el tatreez como piedra de toque mientras construía un hogar en la diáspora palestina, y ahora Tatreez & Tea ofrece un espacio para que otros hagan lo mismo.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Pink Jinn es un blog que reúne historias de la gente de la región y conocimientos sobre su cultura y política, junto con consejos de viaje y destinos para aquellos que quieran explorar MENA por sí mismos.

N.d.T. El artículo original fue publicado por Pink Jinn el 5 de octubre de 2022.