Incienso: 5.000 años de aroma y espiritualidad

Por Pink Jinn para Pink Jinn

Árbol de Boswellia sacra en la región de Dhofar, Omán. [Mileli / Creative Commons]

Durante 5000 años, el incienso ha sido codiciado en todo el mundo por su fragancia de otro mundo y sus beneficios para la salud y la estética. Esta extraordinaria resina ha contribuido al auge de los antiguos imperios, ha adornado iglesias y templos de todo el mundo y ha sido objeto de obsesión por parte de reyes, reinas y faraones. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Cuando se coloca sobre carbones ardientes, la resina de incienso arde para producir remolinos etéreos de humo intensamente perfumado, llenando el espacio con una fragancia embriagadora e increíblemente frondosa. De hecho, la quema de incienso está en el origen de todos los perfumes tal y como los conocemos hoy en día: la propia palabra perfume llega al inglés a través del francés parfume y se remonta a las palabras latinas per fumare, es decir, a través del humo. 

Las preciosas piezas doradas de incienso se forman cuando la resina del árbol de la Boswellia se solidifica. Los árboles se talan dos o tres veces al año, y las gotas de resina se recogen cuidadosamente y se clasifica su calidad. Al ser el entorno natural perfecto para los árboles de Boswellia Sacra, una de las especies de Boswellia más apreciadas, el valle de Dhofar, en el sur de Omán, es conocido como el hogar del incienso, y es la única región que produce las resinas de incienso de mayor calidad, conocidas como incienso Hojari y Plata. 

El aroma sublime hizo que su popularidad se extendiera desde la península arábiga a todo el mundo antiguo, y el valle de Dhofar es la fuente histórica del incienso que viajó hace siglos por las rutas de la seda para ser comercializado en mercados tan lejanos como China y el Mediterráneo occidental.

Desde el antiguo Egipto hasta los imperios asirio y babilónico, el incienso era una parte crucial de los rituales religiosos. Es fácil relacionar el florecimiento aparentemente mágico del humo fragante de las pequeñas pepitas de resina con el reino de lo divino, y la quema de incienso era un ritual predilecto para honrar a los dioses. 

De hecho, el incienso era tan apreciado en el mundo antiguo que Hatshepsut, la aclamada faraona, realizó una famosa expedición a la tierra de Punt para obtener incienso, ¡que también utilizaba como kohl! (N.d.T.: El kohl es un cosmético utilizado para oscurecer los párpados y como máscara de ojos) . El incienso fue uno de los tres regalos que los Reyes Magos llevaron al Jesús recién nacido y, según la Biblia, incluso fue regalado por la reina de Saba al rey Salomón.

El comercio de esta resina tan codiciada por los más altos reyes y reinas de la historia creó una enorme riqueza para muchas civilizaciones, con rutas comerciales de incienso que atravesaban Oriente Medio y el Mediterráneo. Fue una de las bases de la riqueza de los nabateos, la tribu árabe nómada que controlaba muchas de las rutas comerciales a través de la Península Arábiga a partir del siglo IV a.C. Utilizaron la riqueza aportada por el comercio del incienso para construir una obra maestra de la arquitectura antigua y una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo: la impresionante capital de su civilización en Petra. 

Pero el incienso no es un elixir mágico resignado a las páginas de la historia: sigue siendo apreciado en todo el mundo. En las iglesias católicas, ortodoxas y algunas anglicanas y luteranas, el uso del incienso sigue siendo un elemento clave del culto. La quema se menciona en la Biblia no menos de 170 veces, y hoy se sigue utilizando para venerar, purificar y santificar en las iglesias de todo el mundo.

Las nubes de humo que se elevan suavemente cuando se quema el incienso simboliza perfectamente las oraciones que se elevan a los cielos, mientras que la fragancia y el humo crean una atmósfera solemne y espiritual dentro de la iglesia, añadiendo una sensación de temor a los procedimientos. La quema de incienso también se considera una ofrenda desinteresada, el regalo de un material precioso que desaparece una vez utilizado, ofrecido puramente para honrar a Dios. 

Aunque el incienso conserva su importancia religiosa para muchos cristianos de todo el mundo, también se utiliza con fines mucho más terrenales en sistemas de medicina tradicional tan distantes como la India y China. Tanto el Ayurveda como la medicina china valoran el incienso por sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. 

Mientras tanto, en Etiopía, el incienso se ha entretejido en un tipo de ritual diferente: la ceremonia del café. Para empezar la ceremonia, se enciende un quemador para llenar la sala de fragancia mientras se tuestan los granos de café, y el olor celestial se funde con el aroma de los granos tostados y el olor de las palomitas que se sirven habitualmente como acompañamiento. Y, por supuesto, el incienso sigue siendo una parte muy querida de la vida en toda la Península Arábiga, especialmente en Omán, donde un quemador de incienso es un elemento esencial en todos los hogares, oficinas y tiendas, ¡incluso los encontrará perfumando los pasillos de los supermercados! 

Pero el incienso no sólo se quema, sino que se utiliza desde hace miles de años de muchas otras maneras. Desde la infusión de agua potable hasta la masticación de los trozos de resina para la salud bucal, no es en absoluto un caballo de un solo truco.

También sigue siendo un ingrediente muy apreciado en la industria moderna de la perfumería y la cosmética, siguiendo los pasos de Hatshepsut, que lo utilizaba en su maquillaje hace tantos siglos. Es un ingrediente clave en el perfume Salalah de Evelyn Naón, una fragancia inspirada en el comercio de incienso entre Salalah, en la costa de Omán, y la isla de Ibiza, mientras que nuestro bálsamo Sacra se basa en la sabiduría ancestral de las propiedades curativas del incienso.

Si nunca has quemado incienso pero te gustaría probarlo, hemos escrito una guía paso a paso que te explica exactamente cómo quemar resina de incienso en casa. Cubrimos todo lo que necesitas para quemarlo de forma segura, ¡incluyendo cómo evitar que se ahume tu casa! 

Una de las propiedades más interesantes del incienso es que se ha utilizado como remedio tradicional para reducir los síntomas de la ansiedad y la depresión durante cientos de años, ya que se cree que favorece el bienestar mental, reduce el impacto del estrés y mejora el estado de ánimo. Hoy en día se cree que los compuestos neuroactivos del ácido boswélico que se encuentra en el incienso ayudan a la regulación emocional.

Inspirados por este uso, hemos convertido nuestra gama de fragancias en el centro de nuestra recaudación de fondos para el mes de la concienciación sobre la salud mental. Durante todo el mes de mayo de 2022, donaremos el 10% de los ingresos de nuestros inciensos, perfumes y bakhoor a Mind, una organización benéfica con sede en el Reino Unido que se centra en la sensibilización, la mejora de la comprensión, la campaña para mejorar los servicios de salud mental y la prestación de asesoramiento y apoyo a cualquier persona que sufra. Conozca más sobre nuestra recaudación de fondos aquí

En Pink Jinn Souq tenemos nuestro incienso puro Hojari en magníficos tarros que vienen con discos de carbón y un par de pinzas doradas, así como en prácticos paquetes de 50 gramos perfectos para probar el incienso por primera vez o si has terminado tu tarro y necesitas una recarga. Y lo que es mejor, ambos están incluidos en nuestra recaudación de fondos para la salud mental, ¡así que estarás apoyando a Mind mientras compras! Haga clic aquí para ver la gama completa de productos incluidos en la recaudación de fondos. 

¿Has probado ya el incienso? Nos encantaría saber cuál es tu forma favorita de utilizarlo. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Pink Jinn el 25 de mayo de 2022.