La armonía herética de Sabah Fakhri

Por Saad Ibrahim para New Lines Magazine

Sabah Fakhri en el escenario. [Khalid Almasoud / Creative Commons]

Sabah Fakhri no era ajeno a los corredores del poder en Siria, aunque generalmente mantenía sus opiniones para sí.

Fue invitado por primera vez al palacio presidencial en el barrio de Muhajireen en Damasco en 1948, durante el mandato del presidente sirio Shukri al Quwatli. Su última visita al Palacio del Pueblo en la cima del monte Qasioun en la capital siria fue en julio, cuando el presidente Bashar al Assad prestó juramento tras su reelección.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

La reputación de Fakhri en la cúspide de la sociedad siria duró unos asombrosos 73 años, y su reputación como gigante de la música árabe clásica fue igualmente formidable.

Murió el martes 2 de noviembre a la edad de 88 años.

A lo largo de estas muchas décadas, Fakhri rompió una tradición común entre los cantantes y artistas famosos de Medio Oriente, no haciendo nunca una canción que elogiara a un político. Fue únicamente su talento y perfil artístico lo que le ayudó a ganarse el respeto de los líderes políticos, especialmente en Siria.

En su larga carrera, el icónico cantante fue testigo del drama y la intriga aparentemente interminables de la vida política en Siria, donde se desarrollaron decenas de despiadados golpes de Estado a veces con solo meses de diferencia. De hecho, su historia es paralela a la turbulenta historia política de Siria, específicamente a los trastornos sociales que tuvieron lugar en Alepo, su amada metrópoli, y en Damasco, donde pasó la mayor parte de su vida adulta.

Antes de adoptar el nombre artístico de Sabah Fakhri, era Sabah al Din Abu Qaws, nacido en 1933 en la Ciudad Vieja de Alepo, donde creció rodeado de los maestros del tara — la música clásica y folclórica que a menudo connota un estado de trance asociado con rituales religiosos — y entre compositores e intérpretes del famoso género musical alepino conocido como qudud, en el que se canta poesía antigua con melodías religiosas rítmicas de inspiración sufí. La palabra qudud originalmente se refería a un círculo musical para el canto religioso.

Pero quizás el aspecto más notable de su legado es que, aunque su música creció orgánicamente a partir de estas tradiciones religiosas, sus interpretaciones más tarde se alejarían de eso, conservando el espíritu de religiosidad, haciendo a su forma de arte única para él.

Mientras crecía, Fakhri se mezcló con vocalistas religiosos y recitadores del Corán. Su padre, un clérigo sufí, solía llevarlo a la mezquita Atrush en un vecindario adyacente, donde se celebraban los círculos religiosos de dhikr (oraciones a Dios) y cánticos sufíes. Tuvo su educación temprana en katateeb, educación tradicional que combinaba estudios religiosos, lectura, escritura y matemáticas.

En Bab al Nairab en Alepo, el prepúber Fakhri interpretó su primer canto religioso, conocido como nasheeds, y cantó sus primeras canciones en público cuando solo tenía 8 años. Pudo aprender a recitar el Corán en las mezquitas de Alepo y en los círculos sufíes Naqshbandi.

Como la mayoría de los músicos de su generación, comenzó a actuar en público recitando el Corán, y su música surgió del canto en eventos religiosos.

Esta interacción entre religiosidad y musicalidad es un aspecto definitorio de la música árabe en la era clásica, dando una familiaridad a la cadencia y el tono de las interpretaciones musicales.

Fakhri asistió a la escuela coránica en Alepo y más tarde se convirtió en muecín, realizando las llamadas a la oración. Muchos años después, llamó a la recitación coránica ‘la gran escuela para la interpretación’, y su habilidad para llevar a la audiencia a alturas emocionales mientras conservaba una pronunciación clara se debe mucho a dicha recitación.

Pero primero tuvo que probar sus credenciales a los maestros del tarab, quienes siguieron las mismas tradiciones que graduaron a íconos como Muhammad Abdel Wahab y Umm Kulthum en Egipto. El entrenamiento en tarab exigía el mismo rigor y fidelidad que el canto religioso.

A fines de la década de 1940, se mudó a Damasco con poco más que un compromiso renovado con la música y una alfombra de oración, como se lo había dicho a un entrevistador. Su objetivo era continuar su formación en El Cairo, entonces el nexo de la industria de la música árabe. Fue por esa época que su amigo Sami Alshawwa le presentó al veterano político Fakhri al Baroudi, uno de los fundadores del Bloque Nacional que había liderado el movimiento de resistencia nacional contra el Mandato francés en Siria, quien también era músico y poeta.

Baroudi reconoció de inmediato el talento del joven cantante y se comprometió a ayudarlo a lanzar su carrera. ‘Olvídese de El Cairo’, le dijo Baroudi. Hizo arreglos para que Fakhri actuara en el palacio presidencial, donde Shukri al Quwatli — un líder popular que regresaría al poder pese a tres golpes de Estado — era presidente. Era 1948, y Fakhri ya había alcanzado cierto nivel de fama local gracias a las nuevas estaciones de radio locales.

En efecto, este movimiento le abriría todas las puertas a Fakhri, ya que no solo impresionó a Quwatli, sino que todos los artistas y las élites de la sociedad comenzaron a prestarle atención. Poco después, Fakhri cantó en la boda de la hija del presidente y, bajo la égida de Baroudi, se le ofreció rápidamente un lugar en el prestigioso Instituto de Música en el barrio Sarouja de Damasco.

De ahí el cambio de nombre de Sabah al Din Abu Qaws a ‘Sabah Fakhri’, una oda de agradecimiento a su patrón Fakhri Baroudi.

Fakhri puede haberse mantenido alejado de la política, pero siempre se movió en círculos políticos. Cuando Quwatli y el presidente nacionalista árabe de Egipto, Gamal Abdel Nasser, visitaron Alepo durante los días de una corta unión política sirio-egipcia en 1958, Fakhri realizó la llamada a la oración frente a Nasser en la Mezquita Kallaseh, que luego fue rebautizada por Nasser. En cierto sentido, El Cairo vino a él. Fakhri continuó haciendo el llamado a la oración desde su manto durante algún tiempo después de eso. Durante este tiempo se estableció una asociación nacional de televisión en Siria y a través de ella Fakhri alcanzó una fama aún mayor en el país y en toda la región.

Los amigos de Fakhri me contaron que estaba en contra del gobierno baazista en la década de 1960, especialmente después del golpe de 1963, pero su actitud hacia el partido político dominante en Siria cambió en 1970, cuando Hafez al Assad llegó al poder.

Durante el primer gobierno de Hafez, Fakhri recorrió muchas capitales árabes y se reunió con líderes árabes, a menudo dejando a su audiencia con una fuerte sensación de asombro por su entrega musical, especialmente sus interpretaciones de qudud alepino, que hibrido rituales religiosos tradicionales y poesía antigua para crear música moderna. Sus conciertos duraban varias horas y, con la combinación de letras y melodías tradicionales, podían sentirse como un ritual religioso que inducía al trance. Incluso en su baile único en el escenario, a menudo imitaba el derviche giratorio sufí. De hecho, la imagen más icónica de él, en la que estira los brazos, está inspirada más en la danza de los derviches que en la tradición musical.

Anteriormente, en la década de 1960, había continuado dirigiendo eventos religiosos en Alepo y comenzó a trabajar como actor junto al icónico artista sirio Duraid Lahham. En sus primeros años como actor, participó en un documental sobre al Baroudi y apareció junto a la diva argelina Wardah como actor principal y cantante en la serie Al Wadi al Kabir (El Gran Valle), que fue filmada en Líbano.

Fakhri expresó su apoyo a Hafez, en privado, porque el ex presidente “trajo aire fresco, diferente al de otros líderes del ejército y del Partido Baath gobernante ”, como le diría más adelante a sus amigos. Durante la década de 1990, dedicó su tiempo a cantar y participar en festivales administrados por el gobierno en Siria, y entró en la Asamblea Popular (el parlamento sirio) en 1998. También dirigió el Sindicato de Artistas, una institución gubernamental afiliada al partido en Siria.

El entonces presidente del Parlamento, Abdel Qader Qaddoura, bromearía más tarde (más de una vez) en sesiones cerradas: “La única voz que solía escuchar [en el Parlamento] era la voz de Sabah Fakhri”. La declaración al mismo tiempo satiriza a la ineficaz legislatura nacional de Siria y destacó la presencia descomunal de Fakhri.

Hablé con Fakhri antes de su muerte. Él, más que cualquier otra celebridad que haya vivido en Damasco durante los años previos, continuó expresando en privado su apoyo a los Assad (tanto Hafez como Bashar). De hecho, recibió la Medalla al Mérito en 2007 bajo el patrocinio de Bashar “en reconocimiento a su arte y esfuerzo por preservar el arte árabe auténtico y por enarbolar la bandera de la continuidad del patrimonio artístico árabe original”, como se indica en el folleto de honor. El palacio presidencial brindó apoyo y pompa a Fakhri, poniendo automóviles oficiales a su disposición y, en una ocasión, incluso un jet privado para llevarlo de Damasco a Alepo.

Como la mayoría de los artistas del país, especialmente los de su talla, se esperaba que Fakhri tomara partido durante los disturbios que se propagaron por la región. Aunque se opuso a las protestas antigubernamentales que comenzaron en 2011 y aprobó la respuesta del gobierno a ellas, no hizo declaraciones públicas, a diferencia de muchos de sus pares. Su silencio invitó a la crítica, pero también lo alejó de la esfera política y mantuvo su música al frente y en el centro.

Fakhri fue el último de la generación que produjo a gigantes como el fallecido Umm Kulthum y Muhammad Abdel Wahab, y se le atribuye ampliamente la preservación de la herencia musical árabe tradicional, especialmente las tradiciones únicas alepinas.

Aunque su carrera estuvo dominada por la música secular, Fakhri se mantuvo en contacto con sus raíces musicales religiosas y sus primeras influencias. Fue el intérprete principal en la recitación de los 99 nombres de Dios en la televisión siria, un programa espiritual que se transmite típicamente durante el mes de ayuno de Ramadán, durante la década de 1990. Estableció un récord mundial al cantar en el escenario durante más de 10 horas seguidas sin descanso durante un concierto inolvidable realizado en 1968 en Venezuela. Según su familia, era quisquilloso con el cuidado de su voz, optando por usar un pañuelo alrededor de su cuello para protegerse contra una corriente de aire y asegurándose de comer miel con hierbas tradicionales para ayudar a calmar sus cuerdas vocales.

Incluso en sus últimos años, la música de Fakhri evocaba diferentes épocas y dejaba a sus oyentes nostálgicos por un pasado perdido hace tiempo. Para cuando murió, mucho había cambiado en Siria y en toda la región.

Estaba profundamente entristecido por la destrucción que había caído sobre la Ciudadela de Alepo en los últimos años, lamentando en privado la pérdida del anfiteatro y el antiguo mercado de Alepo que lanzaron su carrera, ya que Alepo siguió siendo una joya en su corazón hasta su último aliento. Había sido su deseo dejar su fantasma en los escalones de la Ciudadela o en el Viejo Alepo, un pensamiento privado que había confiado a sus seres queridos. Pero, por desgracia, no pudo ser.

Quizás particularmente desgarrador para él y sus seguidores fue que los fanáticos religiosos en Alepo durante los primeros años del levantamiento y la guerra marcaron las canciones más icónicas de Fakhri como ‘blasfemas’.

Una de estas canciones era un poema compuesto por el poeta sufí iraquí del siglo VII Rabiya bin Amer, más conocido como Miskeen al Darimi. En él, Fakhri canta:

“Pregúntale a la belleza del velo negro, ¿qué le has hecho a un hombre piadoso?

Se había arremangado preparándose para las oraciones, hasta que te vio de pie junto a la puerta de la mezquita.

Le arrebataste su fe y convicción, y lo dejaste hecho un escéptico sin guía.

Devuélvele sus oraciones y ayunos. No lo condenes, por el bien de Muhammad y su religión.”

Los libros de historia afirman que las palabras se originaron como una estrategia de marketing: un comerciante de Bagdad, que solo vendía velos negros, hizo que el poeta recitara las líneas para aumentar sus ventas. Cuando se corrió la voz de que un hombre piadoso herido había abandonado su religión y se había resignado a vender velos negros, las mujeres acudieron en masa para comprarle.

Cuando Fakhri interpretaba la canción en el escenario, a veces incluía una parte en la que volvía a su papel de muecín. Realizaba un llamado a la oración en medio de un concierto porque la letra original incluye la misma palabra, a saber, ‘Dios es grande’. Es este entrelazamiento de religión y música — un signo revelador de la influencia sufí — lo que puede ofender a los más religiosamente puritanos, aunque al público de toda la región le encantaba y Fakhri nunca sufrió una reacción violenta antes de que los extremistas emergieran a principios de la década de 2010.

En otra canción, Fakhri ofrece un verso que se tambalea aún más en la cúspide de la ofensa religiosa, aunque nuevamente, durante décadas, a su público conservador le encantaba. En esta, Fakhri invoca más imágenes sufíes cuando da una serenata a su audiencia con estas palabras:

“Un bebedor de vino puede recuperar la sobriedad después de la bebida, pero un catador de amor siempre estará intoxicado.”

Era un verso que recordaba algunas de las poesías más provocativas de las épocas omeya y abasí, uno que incluso el propio Fakhri habría pensado dos veces antes de cantar hoy.

Si Fakhri se había preocupado por este sentimiento de ‘fin de una era’ que había caído sobre nuestra región, nunca lo expresó públicamente, prefiriendo quizás dejar que su música hable en su nombre.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Saad Ibrahim es el seudónimo de un historiador sirio.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por New Lines Magazine el 11 de noviembre de 2021.