Urbanización y desalojos masivos en Nazlet Al Semman

Por Beesan Kassab y Mohammad Ashraf Abu Emaira para Mada Masr

Giza por imágenes satelitales de la NASA. [NASA’s Marshall Space Flight Center/Creative Commons]

Después de terminar un día de trabajo como guía turístico bajo el sol abrasador de agosto en Giza, Sayed Omar regresó a su vecindario Sin Al Agouz en Nazlet Al Semman, y descubrió que su casa, junto con docenas de otras personas, se había reducido a escombros.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Sus pertenencias estaban apiladas a un lado de la calle. Omar comenzó a gritar a los vehículos de demolición y a los funcionarios que supervisaban las operaciones. No había recibido notificación previa y no sabía dónde dormiría esa noche.

Fue su objeción a la destrucción repentina de su casa, indicó Omar a Mada Masr, lo que llevó a las fuerzas de seguridad a arrestarlo, llevarlo a las instalaciones de la Agencia de Seguridad Nacional y retenerlo allí por un día. Omar señaló que en el sitio le advirtieron que no debería volver a causar problemas y que su teléfono estaba intervenido.

Ya en 2008, el gobierno anunció que ya no se emitirían licencias para nuevos edificios y que el área sería parte de un plan más amplio para establecer “un carácter especial” en las áreas que rodean la necrópolis de Giza, con planes anunciados al principio de 2021 para que la zona se transforme en un ‘museo vivo al aire libre’, acompañando al nuevo Gran Museo Egipcio de USD 795 millones.

El primer paso para la remoción del área se produjo en 2019, cuando se demolieron cuatro casas que se consideraron construidas sin licencias. Los residentes alarmados, temían que toda el área fuera eliminada con efecto inmediato y decenas de personas se reunieron en lo que, según dijeron a Mada Masr en ese momento, era una protesta por miedo a que sus casas fueran las siguientes en ser demolidas. Fueron arrestados veintidós de los participantes.

A finales de agosto, Sin Al Agouz fue designado como el siguiente en la fila. El gobernador de Giza, el general de división Ahmed Rashed, afirmó que 48 familias serían desalojadas de esta zona de bajo ingresos designada como ‘insegura’ por el Fondo de Desarrollo de Asentamientos Informales, y como de ‘descubrimiento arqueológico’ por la Autoridad General de Urbanismo.

Para el 6 de septiembre, no eran 48 familias sino 173 las que serían trasladadas fuera de Sin Al Agouz, según el jefe del Fondo de Desarrollo de Asentamientos Informales, Khaled Siddiq, quien le indicó a Mada Masr en septiembre que a este ritmo toda la primera fase de Nazlet.

Los desalojos de Al Semman, que implican trasladar a 800 familias de Sin Al Agouz a viviendas gubernamentales en el nuevo asentamiento de Jardines Octubre, podrían completarse antes de lo previsto y en menos de dos meses.

Además de las demoliciones repentinas sin previo aviso, las familias se quejaron de que las unidades de Jardines Octubre no están bien provistas de escuelas y servicios de salud. Según el senador Sharif Al Gabry, quien es miembro de una de las cinco grandes familias de Nazlet Al Semman y miembro de la nueva cámara parlamentaria superior del Partido del Futuro de la Nación.

Gabry le indicó a Mada Masr que había recibido algunas quejas de los residentes de Sin Al Agouz que se mudaron en Jardines Octubre con respecto a la falta de escuelas o servicios de salud, y agregó que había transmitido estas quejas al gobernador de Giza y estaba esperando su respuesta.

Por otra parte, afirmó que el gobernador le aseguró, personalmente, hace una semana que aún no se emitió una decisión oficial con respecto al resto de Nazlet Al Semman.

El arquitecto e investigador urbano Amr Abou Tawila señaló que Gabry, Fayed, Khattab, Shaer y Helou son las familias principales en Nazlet Al Semman, y constituyen la mayor parte de la riqueza local, especialmente, en una economía basada en el turismo y la transformación de tierras agrícolas en desarrollos urbanos.

Abou Tawila también describe que la disparidad de clases en Nazlet Al Semman dificulta cualquier tipo de resistencia organizada a los programas de desalojo y realojo. “Aunque parece que los grandes propietarios se ven más afectados”, dijo, “no es probable que participen en protestas, especialmente porque muchos de ellos tienen familiares que también son miembros del Parlamento”.

Aunque una pequeña protesta tuvo lugar a fines de agosto, compuesta, principalmente por personas fuera de Sin Al Agouz que temían que sus casas pudieran caer en desgracia, los residentes le señalaron a Mada Masr que la movilización fue pequeña y que, independientemente de su tamaño, las Fuerzas Centrales de Seguridad la dispersaron rápidamente.

Al menos seis residentes fueron arrestados y el 4 de septiembre el tribunal del barrio de Haram de Giza ordenó que los mantuvieran en prisión preventiva. Su abogado señaló a Mada Masr que la fiscalía presenta cargos de protestar sin permiso, manifestaciones e incitación a la violencia, aunque el letrado negó que la reunión fuera una manifestación y afirmó que solo estaban pidiendo respuestas después de ver a los empleados del gobierno etiquetando propiedades con una marca roja. Acción que Siddiq describió a Mada Masr como una simple medida para hacer un inventario de las propiedades en el área.

Abou Tawila también describió un proceso ‘estratégico’ a través del cual Nazlet Al Semman, que alberga a unas 4800 familias en total, se vuelva cada vez más difícil de vivir en las últimas décadas.

Con una moratoria sobre las nuevas licencias de construcción, las propiedades fueron condenadas al ostracismo como ‘violaciones de construcción’ o ‘barrios marginales’, los residentes fueron presionados para establecer conexiones informales a la red eléctrica o para encontrar soluciones provisionales para asegurar el acceso al agua, reforzando la percepción pública de la zona como ilegal y desorganizada. 

Dada la proximidad de Nazlet al-Semman a las pirámides, las narrativas de la prensa sobre los traficantes de antigüedades que viven en un área ilegal de construcción urbana descontrolada han demostrado ser particularmente adhesivas.

Algunos residentes también señalan que se anticiparon al plan. “El Estado impidió durante muchos años que se instalen nuevos medidores de luz o de agua, gas natural o líneas telefónicas. Nací en 1983. Desde entonces supe que la zona sería demolida algún día”, lamentó Amin (pseudónimo) en conversaciones con Mada Masr.

Amin, y otros dos propietarios de casas más grandes en Nazlet Al Semman, en las afueras de Sin Al Agouz, recibieron una advertencia sobre el proceso de desalojo y reasentamiento.

Todos estos propietarios también pertenecían a las cinco familias destacadas de Nazlet Al Semman. Fátima (pseudónimo), por ejemplo, sabe que será trasladada a una nueva vivienda a finales de septiembre. Ella indicó a Mada Masr que los empleados de la gobernación incluso la llevaron de visita la semana pasada a la unidad en Jardines Octubre, un área que describió como un “desierto” en comparación con la bulliciosa Nazlet Al Semman.

“Vivía en una casa grande de varios departamentos con toda mi familia, pero en la nueva área nos quedaremos en unidades separadas, lejos unos de otros (…) lejos de mis vecinos, trabajo y las escuelas de mis hijos”, se lamentó Fátima.

Siddiq le indicó a Mada Masr que el plan es que cada tres hogares se muden juntos para garantizar que los vecinos puedan mantener una relación, aunque las unidades ‘principales’ con mejores ubicaciones o vistas más agradables se asignarán a través de una lotería para que sea una distribución justa.

Si bien era la alienación de sus vecinos lo que preocupaba a Fátima, otros estaban ansiosos por perder el valor de sus propiedades inmobiliarias cerca de las pirámides.

Mohsen (pseudónimo), que alquila su propiedad de 230 metros cuadrados en Nazlet Al Semman, dijo que pensaba que la mudanza era realmente beneficiosa para sus inquilinos. Siddiq, igualmente, destacó a Mada Masr que recibirán contratos de usufructo que durarán dos generaciones para las nuevas unidades de Jardines Octubre en un “ sistema similar al de alquiler antiguo (de renta controlada)”.

Sin embargo, como propietario, a Mohsen le preocupaba perder el valor de su propiedad, “heredé esta casa de mi familia, que la construyó en 1923. Puedo renunciar a ella, pero ¿qué obtengo a cambio? Hasta ahora nadie me ha dicho cuáles son mis derechos tras el derribo de la casa, que está en una zona privilegiada porque da a las pirámides”. Del mismo modo, Ali (pseudónimo), propietario de una villa en Nazlet Al Semman que, según dijo, le costó “millones”, preguntó “¿cómo compensarán con unidades pequeñas?”.

Amin también señaló que su propiedad comercial familiar, cuyos ingresos su familia utilizó para construir un jardín. Amin dijo que, como muchos otros, no sabe cómo se le compensará por estos aspectos de su vida en Nazlet al-Semman.

“La situación de los propietarios es diferente a la de los inquilinos”, dice Siddiq, y explica que los propietarios de los apartamentos recibirán una compensación financiera basada en una evaluación de mercado, y agregó que también habrá opciones de propiedad comercial en Jardines Octubre, con los propietarios con derecho a elegir. entre compensación económica, nuevas tiendas en una zona comercial o nuevos bazares en la misma zona de Nazlet al-Semman tras su remodelación. Sin embargo, “estas opciones están actualmente en suspenso, porque el área en la que estamos trabajando es muy pobre donde casi no hay espacio para hablar de compensación para bazares o bienes raíces de lujo”.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Beesan Kassab es Licenciada en Comunicación (Universidad Ain Shams) y periodista en Al Modon, Al Akhbar y Mada Masr.

Mohammad Ashraf Abu Emaira es Licenciado en Filosofía (Universidad El Cairo). Trabajó en diferentes entidades del sector privado como investigador y corresponsal.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Mada Masr el 13 de septiembre de 2021.