Adiós y gracias, Mona Abaza

Por Atef Said para Jadaliyya

La Universidad Americana de El Cairo. [ruifipieggio / Creative Commons]

En 2001 un colega de la Universidad Americana de El Cairo (UAC) me preguntó si estaría interesado en tomar su puesto como asistente de investigación de una socióloga excepcional. En ese momento, yo era estudiante en el Programa de Maestría en Sociología-Antropología y estaba nervioso por asumir ese rol ya que mi conocimiento del campo aún era incipiente. Eventualmente, acepté la oferta. Y poco sabía que estaba entrando en una experiencia fundacional que daría forma a mi trayectoria intelectual en las décadas venideras. Esa académica era la profesora Mona Abaza, que murió pacíficamente en Berlín el 5 de julio, después de una larga batalla contra el cáncer. Nos abandonó demasiado pronto, pero dejando atrás un rico legado mediante la investigación de vanguardia, la tutoría duradera y el activismo académico consciente.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Cuando trabajé con la Profesora Abaza, ella estaba en el proceso de terminar su libro Debates on Islam and Knowledge in Malaysia and Egypt: Shifting Worlds (Debates sobre el islam y el conocimiento en Malasia y Egipto: mundos cambiantes). Llegué a desarrollar un profundo sentido de aprecio y admiración por su trabajo. Décadas más tarde, llegué a darme cuenta de cuánto mi propio trabajo sobre Egipto, y mi abordaje de la enseñanza, fueron influenciados por el ejemplo que ella dio como académica en el estudió del país a través de la lente del análisis de clase mundial, a su vez situada en el Sur global.

El trabajo de Abaza en las últimas dos décadas representa una increíble historia social de la transformación social de El Cairo. Escribió sobre una amplia variedad de temas, incluyendo la moda, la ilustración, los espacios urbanos, el occidentalismo, la vida cotidiana en El Cairo, los intelectuales, el Estado, el secularismo, los desafíos que enfrentan los científicos sociales en Medio Oriente, el ciberespacio en Egipto, la globalización, el graffiti y la cultura de masas, y la transformación neoliberal en El Cairo. Cualquier observador daría fe que el trabajo de Abaza es, apropiadamente, ampliamente citado, en parte debido a su profundidad y calidad rigurosa y en parte debido a su carácter interdisciplinario. Por ejemplo, la obra maestra de Abaza sobre los centros comerciales y la cultura del consumidor en Egipto es un trabajo sociológico brillante que cubre temas desde la gentrificación y la creación de diversidad de centros comerciales, que varían a través de las clases sociales, hasta la apropiación de nuevos estilos de ropa y la hibridación de gustos. [1]

No hay una palabra para describir la sociología de Mona Abaza y, ciertamente, este breve homenaje no puede hacer justicia a su trabajo. Pero diría simplemente que presentó un modo básico de teorización. Partió de sus agudas observaciones sociológicas y su profundo compromiso con la realidad social para generar conocimientos. Abaza era distinta a muchos científicos sociales que conocí, egipcios y otros, que aportan sus conceptos o modelos prefabricados desarrollados en otros lugares para influir en la realidad social de Egipto. Más bien, Mona Abaza siempre comenzó con Egipto como un espacio increíble para teorizar. Un ejemplo que se destaca aquí es el escrito de Abaza sobre el espacio revolucionario y posrevolucionario en El Cairo, que estuvo lleno de densa descripción etnográfica, atenta al detalle de los constantes cambios. Abaza, entre las principales autoridades en el estudio del graffiti en el país, [2] abordó diversos temas como la representación de género dentro del constante cambio y literal blanqueo de los muros graffiteados. Su trabajo fue matizado, analizando cómo las prácticas del graffiti se transformaron en repertorios monótonos o se perdieron en el contexto de violencia y transformaciones contrarrevolucionarias radicales del centro de El Cairo. [3] En resumen, si bien muchos académicos tenían cierta fijación por el graffiti revolucionario de Egipto, Abaza fue muy sensible a la transformación que sufrió este fenómeno dinámico.

Como académica, Mona Abaza se destacó por su éxito en navegar los difíciles desafíos y enredos de hacer investigación en Egipto. Ella siempre se aferró a la delgada línea de principios entre muchos temas y posiciones en conflicto — es decir, entre la sociología profesional y la sociología pública/comprometida, el orientalismo y el anti-orientalismo superficial, la ilustración (a veces ahistórica y a menudo reducida a un proyecto secular estatista y vacío), y el Islam político reaccionario u obsoleto, la sociología internacional y la sociología egipcia, su origen/posicionalidad de clase y su espíritu genuinamente reflexivo al respecto.

Como destacada teórica y estudiosa del graffiti, el espacio y El Cairo, se le realizaron numerosas entrevistas en varios blogs sobre medios de comunicación, comunicaciones y urbanismo. Escribió a menudo sobre las dificultades que enfrentan los investigadores en la región, [5] y entrevistó a otros sobre ese tema. [6] Como académica comprometida, alentó a sus estudiantes a estar en contacto con su sociedad y a ser particularmente sensibles sobre sus orígenes de clase. No veía el aula como algo separado de la sociedad, ni para ella como docente, ni para sus alumnos. Por ejemplo, ella creía que cualquier clase de sociología urbana debía partir de las posiciones y la demografía de sus estudiantes. Entre otras cosas, les pedía a sus estudiantes que escribieran sobre sus barrios y su viaje al campus en su seminario sobre ciudades. [7]

Abaza tampoco dio nunca su posicionalidad por sentada y escribió reflexivamente sobre su crianza y educación privilegiadas. En los reconocimientos en Debates on Islam, mencionó que es consciente de que ella y muchos otros intelectuales egipcios fueron privilegiados por su exposición a ciertos conocimientos y educación cosmopolitas, y en su juventud, ella estaba “leyendo literatura y filosofía francesa en el idioma original junto a las orillas del río Nilo”. [8] The Cotton Plantation Remembered, [9] específicamente, es una de sus obras maestras: es una exploración sociológica compleja de la transformación social de Egipto del feudalismo al socialismo de Estado y más allá. Intercalada con viñetas de rica etnografía sobre la izba, la aldea, su propia familia y sus relaciones con los agricultores, junto con muchas de sus propias fotos. Todo el libro estuvo motivado, como ella menciona en el reconocimiento, por su viaje para tomar fotografías “como una forma de expresión”, para  “aceptar la pérdida y el dolor de duelar a los seres queridos”. [10] No solo fue reflexiva sobre su crianza de clase alta, sino también sobre las emociones, la enfermedad y el trauma en medio de la contrarrevolución en Egipto. Su último libro Cairo Collages: Everyday Life Practices After the Event (Collages de El Cairo: prácticas de la vida cotidiana después del evento) [11] podría ser visto como una expansión de The Cotton Plantation en el sentido de que tiene el mismo espíritu, aunque trata de los triunfos y el trauma de la revolución y la contrarrevolución, tanto a través de la teoría sociológica como de las imágenes.

A riesgo de una sobresimplificación, creo que los académicos de la UAC, especialmente los egipcios, a menudo se ven desafiados por un percibido término medio. Esto es, entre lograr credibilidad entre las audiencias académicas occidentales como académicos globales establecidos versus esforzarse por seguir siendo responsables y adecuadamente conectados con su comunidad de investigadores egipcios. Mona Abaza pudo involucrar críticamente a ambas comunidades. Se veía a sí misma como una contraparte creíble para los académicos situados en occidente, mientras que también forjaba vínculos significativos y respetuosos con los académicos de Egipto, incluidos los que no estaban afiliados a la UAC. La amplitud de su compromiso fue inmensa e incluyó a destacados sociólogos del Sur Global. Por ejemplo, en su importante libro Debates on Islam, el principal objetivo de Abaza era comparar dos casos importantes en el Sur Global — Egipto y Malasia — discutiendo temas de debates sobre la islamización del conocimiento dentro de temas más amplios de producción de conocimiento en los dos países. Pero lo más importante, dedicó un capítulo entero a discutir el trabajo y la vida del Dr. Syed Hussein Alatas, [12] un destacado sociólogo y político y fundador de varias organizaciones de ciencias sociales en Malasia. Este interés en los compromisos del Sur Global al Sur Global ya era evidente en su tesis doctoral, que se centró en los estudiantes indonesios de la Universidad de al Azhar.

Abaza era muy consciente de los desafíos que enfrentan los académicos emergentes en Egipto, y fue muy intencionada en apoyar a los estudiantes de posgrado. Durante el período que trabajamos juntos, me dijo que lo ve como parte de su misión académica y de vida ayudar a los estudiantes prometedores a encontrar mejores oportunidades para enriquecer y elevar su formación. La libertad académica y la libertad de investigación en Egipto ahora mismo están siendo gravemente atacadas. Los académicos en Egipto no solo están lidiando con una atmósfera represiva, junto con muchos otros desafíos estructurales políticos y económicos, sino que también están lidiando con condiciones apremiantes y desiguales en la producción global de conocimiento. En otras palabras, las luchas que Mona Abaza había asumido en su larga carrera como académica comprometida no podrían ser más pertinentes al momento contemporáneo en Egipto.

Unos meses después de empezar mi trabajo con Abaza, le conté sobre el estudio de derechos humanos que había hecho antes de inscribirme en el programa de posgrado, y especialmente sobre mi primer libro/informe sobre la tortura en Egipto. A pesar de que ella no era mi asesora ni estaba en el comité de tesis de mi maestría, continuó alentándome. Por ejemplo, poco después de que le conté de mi trabajo sobre la tortura, ella me invitó como orador invitado en su seminario de posgrado para hablar del tema. Que más tarde no pudiera escribir mi tesis sobre la tortura en Egipto como lo había planeado porque era demasiado polémico incluso para la UAC, me resaltó la valentía de Abaza.

A finales de 2011, Abaza publicó un importante artículo de opinión en Ahram Online. Titulado Academic tourists sight-seeing the Arab Spring (Turistas académicos visitando la Primavera Árabe), Abaza criticó la conducta de los estudiosos occidentales que pagaron viajes cortos a El Cairo con el objetivo de completar una ‘investigación rápida’ sobre la revolución egipcia. Dichos investigadores, argumentó, mostraron poca consideración por sus homólogos académicos en el país. La pieza, aunque breve, fue brillante, ya que tocó los aspectos en diferentes niveles y la desigualdad de la división del trabajo en el campo académico, haciendo referencia, por ejemplo, a los riesgos asumidos por los colegas egipcios al producir conocimiento sobre la revolución, sin el mismo crédito.

Gracias Mona, adiós Mona

No solo es Mona Abaza una académica audaz, creativa y brillante, sino que representa un ejemplo para los sociólogos y científicos sociales egipcios: alguien que produce excelentes estudios, en contacto con su sociedad, se enfrenta a los que están en el poder con un muy comprometido academicismo, trata a sus sujetos e interlocutores con el mayor respeto, se dirige a sus homólogos egipcios y a los académicos occidentales como iguales, al tiempo que los sitúa de manera enfática y crítica en sus contextos, y es consciente de las condiciones desiguales y problemáticas de la producción de conocimiento en el mundo actual.

Como sociólogo egipcio y ciudadano global, que vive en el Norte Global, seguiré inspirándome en la reflexividad y los escritos de Mona Abaza sobre su posicionalidad. Gracias por todo lo que hizo por sus estudiantes y por todo lo que hizo por una mejor comprensión de Egipto y por la producción global de conocimiento.

Adiós, Mona.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Atef Said es Doctor en Sociología por la Universidad de Michigan-Ann Arbour y profesor adjunto de sociología en la Universidad de Illinois.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Jadaliyya el 22 de julio de 2021.

Referencias

[1] Vea Abaza, Mona. “Shopping malls, consumer culture and the reshaping of public space in Egypt.” Theory, Culture & Society 18, no. 5 (2001): 97-122. Y Abaza, Mona. The changing consumer cultures of modern Egypt: Cairo’s urban reshaping. Brill, 2006.

[2] Abaza, Mona. “The field of graffiti and street art in post-January 2011 Egypt.” In Routledge Handbook of Graffiti and Street Art, pp. 358-373. Routledge, 2016.

[3] Vea Abaza, Mona. “Gender representation in graffiti post-25 January.” In Cairo: Images of Transition, pp. 126-133. transcript-Verlag, 2014. Y Abaza, Mona. “Repetitive repertoires: how writing about Cairene graffiti has turned into a serial monotony.” In Graffiti and Street Art, pp. 193-210. Routledge, 2016.

[4] Vea por ejemplo una entrevista con ella en Global Dialogue, así como una pieza que escribió para este blog. Ella escribió como autora única y fue coautora de muchas piezas publicadas por Open Democracy.

[5] Abaza, Mona. “Social sciences in Egypt: The swinging pendulum between commodification and criminalization.” Facing an unequal world: Challenges for a global sociology 1 (2010): 187-212. 

[6] Vea su importante entrevista con el Profesor Nezar AlSayyad sobre los desafíos que enfrentan los académicos que estudian las ciudades de Medio Oriente, para el blog de la Facultad de Diseño Ambiental de la Universidad de California Berkeley.

[7]  Vea su introducción en Cairo Observer donde compara su experiencia como alumna estudiando en El Cairo, y luego como docente.

[8] Vea Acknowledgment of Debates on Islam, p xviii.

[9] Abaza, Mona. The cotton plantation remembered: An Egyptian family story. Oxford University Press, 2013.

[10] En este pasaje y el libro, Abaza reflexionaba sobre la pérdida de su madre, vea The Cotton Plantation, p. 9

[11] Abaza, Mona. Cairo collages: Everyday life practices after the event. Manchester University Press, 2020.

[12] Alatas es el padre del distinguido sociólogo malayo Syed Farid Alatas, quien fue una figura destacada en la recuperación de Ibn Khaldun como fundador de la sociología a nivel global.