¿Qué pasó con Al Qaeda?

Por Ibrahim Moiz para Al Bawaba

Retrato de Osama Bin Laden en la ventanilla de un colectivo en Ghana [Adam Jones/Creative Commons]

Ya pasó una década desde que el fundador de Al Qaeda, Osama bin Laden, fue asesinado en un ataque estadounidense en Abbotabad, Pakistán. En la primavera de 2011, con el carismático Bin Laden muerto y las ambiciones de Al Qaeda de un levantamiento regional aparentemente superadas por revueltas generalizadas en todo Medio Oriente, abundaron las predicciones optimistas de que Al Qaeda iba a perder. Los pesimistas, por otra parte, advirtieron sombríamente que Al Qaeda se apropiaría de las revueltas y reemplazaría a las dictaduras árabes con su propio emirato radical. Ninguna de las predicciones se cumplió: aunque Al Qaeda ciertamente intentó infiltrarse en varios conflictos en todo el mundo, tanto su incapacidad para afectar el control directo como la aparición de nuevos competidores los dejó con pocos premios materiales.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Fundado como una red difusa de militantes, el grupo terrorista Al Qaeda se vió obligado durante mucho tiempo a adherirse a organizaciones islamistas más grandes y a infiltrarse o influir en ellas. Se beneficiaron infamemente de la hospitalidad del emirato talibán afgano antes de 2001 e influyeron fuertemente en la franja más radical de la Unión de Tribunales Islámicos de Somalia para separarse y formar Shabaab a finales de la década de 2000.

Con la guerra contra el terrorismo extendiéndose a Irak, Yemen y Pakistán en la década de 2010, Al Qaeda había establecido varios afiliados en áreas clave en todo el mundo musulmán, lo que es posible clasificar en cinco puntos críticos.

Afganistán-Pakistán: Un cuartel general bajo fuego

Durante la invasión de Afganistán en 2001, Al Qaeda escapó a lo que entonces era el noroeste de Pakistán, las llamadas Agencias Tribales de Administración Federal, donde los barridos a gran escala del Ejército pakistaní provocaron una insurgencia generalizada entre los clanes de la zona a finales de la década. Para 2010, Al Qaeda no solo había establecido  vínculos con los clanes rebeldes, sino también con milicias sectarias de larga data e incluso dentro de partes de las facciones muyahidines que alguna vez fueron patrocinadas por el Estado pakistaní, pero cada vez más enfurecidas con él.

La estrategia tácita del Gobierno de externalizar la contrainsurgencia a partir de ataques de drones estadounidenses, que devastaron la frontera, exacerbó el problema, pero también provocó la muerte de varios líderes importantes de Al Qaeda a un año de la muerte de Bin Laden: sus ayudantes libios Attiatullah Abdelrahman y el comandante militar Hassan Qaid. Los comandantes insurgentes paquistaníes —Qari Waliur-Rahman, Jamshaid Hakeemullah, Fazlullah Hayat, Ilyas Kashmiri y otros— también serían uno por uno víctimas de ataques aéreos a ambos lados de la frontera afgano-pakistaní. En estas circunstancias, el sucesor de Bin Laden, Ayman Zawahiri, pasó desapercibido y dejó que las repercusiones de la guerra se produjeran por sí mismas.

2014 fue un año decisivo por varias razones. Mientras el Ejército pakistaní lanzaba un gran asalto que arrebató el control de los Organismos, la insurgencia pakistaní también se fragmentó. Muchos comandantes, dirigidos por el comandante de Orakzai Saeed Khan, desertaron a la recién formada organización Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL). En su lucha por reafirmar la relevancia de Al Qaeda, Zawahiri anunció la fundación de una franquicia subcontinental de Al Qaeda. Sin embargo, esto tuvo un alcance limitado y en 2019 tanto sus principales líderes, el desertor de Cachemira Zakir Musa y el ideólogo paquistaní Sanaul Haq Umar, fueron asesinados.

Con todo, la llegada de EIIL también fortaleció, al menos en público, la solidaridad entre Al Qaeda y la insurgencia talibán afgana, a quienes EIIL desafió directamente. La retórica de Al Qaeda y la destreza en el campo de batalla de los talibanes se opusieron a la franquicia regional del EIIL —cuyos líderes también fueron víctimas de ataques aéreos estadounidenses— que estaba tambaleándose al final de la década. Por lo tanto, el éxito de la insurgencia talibán en Afganistán tiene un gran valor potencial para Zawahiri.

Los líderes talibanes no cortaron los vínculos con Al Qaeda, pero también prometieron impedir los ataques fuera de su territorio; queda por ver si su mayor influencia sobre Al Qaeda se traduce en una censura más efectiva que en 2001.

Suelo infértil en el creciente fértil

En 2011, el ala iraquí de Al Qaeda se convirtió en la principal facción de la insurgencia iraquí. Pero también se estaba agotando, particularmente, después del asesinato de sus líderes en abril de 2010. Mientras su último emir Ibrahim Badri se ocultaba para reconstruir la organización, un teniente sirio llamado Ahmad Sharaa, estableció un frente de Al Qaeda dentro de la recientemente formada insurgencia siria. Ambicioso y astuto, Sharaa tendría un gran impacto en la fortuna de Al Qaeda.

El Frente Nusra que Sharaa fundó se distinguió en el campo de batalla sirio. A mediados de la década de 2010 el grupo había establecido una valiosa asociación con Ahrarul Sham e incluso estaban sondeando dentro de El Líbano. Sin embargo, esto provocó una costosa ruptura entre las alas siria e iraquí, en la que Zawahiri se negó a poner a Sharaa bajo el control de Badri. Un indignado Badri separó el ala iraquí de Al Qaeda en lo que se conoció como EIIL, y en una campaña relámpago conquistó la frontera iraquí-siria para anunciarse califa en Mosul.

No solo Al Qaeda había perdido su infame franquicia iraquí, sino que esa franquicia había superado su nivel al hacer una declaración directa al califato.

Los problemas de Zawahiri se agravaron cuando Nusra, presionado por otras facciones sirias y atacado por Rusia y Estados Unidos, rompió con Al Qaeda. Al principio, la ruptura fue lo suficientemente genuina como para que en 2018 un grupo de leales a Al Qaeda, liderado por el comandante militar Samir Farouq, se separara de Sharaa. Para ese momento, sin embargo, el astuto Sharaa tomó Idlib de Ahrarul-Sham y tenía una base fuerte. Con la ruptura de dos emires regionales, Al Qaeda tenía poco que celebrar en una región donde había generado grandes expectativas.

Libia-Masr: Los límites de la camaradería

Si la Media Luna Fértil resultó infértil para Al Qaeda, el noreste de África resultó aún más decepcionante. Gran parte de la generación fundadora de Al Qaeda se había fogueado con la oposición salafista de la década de 1990; Zawahiri fue un líder en el grupo que se oponía a la dictadura de Hosni Mubarak, mientras comandantes libios de Al Qaeda como Attiatullah y Qaid comenzaron sus carreras en la insurgencia de Muqatila contra Muammar Gaddafi.

La caída de ambos dictadores —Gadafi en una revuelta respaldada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte en la que Muqatila jugó un papel significativo, y Mubarak en un levantamiento no violento en 2011— sin duda dio a Al Qaeda una oportunidad.

Se sabe que Attiatullah intentó cooptar a Muqatila bajo la bandera de Al Qaeda, pero se negó. Una razón era que Muqatila no estaba dispuesta a poner en peligro el apoyo internacional, que incluía a las potencias occidentales, en la campaña contra Gadafi. Varios líderes de Muqatila ocuparon puestos políticos o militares clave después de la caída de Gadafi, algo que las ambiciones insurreccionales de Al Qaeda amenazaron con socavar aún más. El resultado fue que, a pesar de que sus antiguos contactos gozaron de una gran influencia en la Libia posdictatorial, Al Qaeda no fue capaz de echar un vistazo.

El único afiliado que Al Qaeda logró establecer en la región fue un modesto frente en la insurgencia del Sinaí, fundada por un desertor del ejército de Masri llamado Hesham Ashmawy, aunque fue eclipsado por las franquicias regionales del EIIL en Libia y el Sinaí. El propio Ashmawy se trasladó a la ciudad de Darna, en el este de Libia, entonces controlada por un grupo muy fragmentado de islamistas, y fue capturado para ser ejecutado cuando cayó en un ataque del Ejército Árabe respaldado por Khalifa Haftar en El Cairo en 2018.

Argelia/Malí: Silencio en el frente occidental.

El noroeste de África, por el contrario, durante un período pareció tentador para proporcionar a Al Qaeda un emirato autóctono. Al Qaeda cooptó en la década de 2000 a un grupo militante salafista argelino, el Predication and Combat dirigido por Abdelouadoud Droukdal, para servir como su frente en la región.

Para el 2010, este frente —dirigido por comandantes como Khaled Belmokhtar— había establecido fuertes vínculos en el desierto del Sahara, especialmente en el norte de Malí, cuya población tuareg tenía una historia turbulenta con el Gobierno. La caída de la dictadura libia vino de la mano con una afluencia masiva de armas y armamento en el Sahara, que los rebeldes tuareg capitalizaron para apoderarse de la mayor parte del norte de Malí y fundaron la efímera Azawad para el verano de 2012.

Los comandantes de Al Qaeda, Abdelhamid Ghadir, Nabil Mekhloufi y Yahia Okacha participaron en la revuelta, aliados de un aventurero islamista de la nobleza tuareg llamado Iyad ag-Ghali. Pronto desplazaron a rivales tuaregs más indisciplinados y tomaron el control en las montañas de Kidal y la histórica ciudad de Tombuctú, con lo que marcaron el primer dominio territorial de Al Qaeda en el Sahara.

No obstante, esto a su vez provocó una gran campaña en 2013, dirigida por la potencia colonial Francia en alianza con Chad, que reconquistó la mayor parte del norte. La frágil coalición rebelde se fragmentó: una pequeña parte desertó finalmente a EIIL. Los minuciosos esfuerzos de Al Qaeda para reconstruir la coalición estuvieron plagados por la eliminación de sus líderes, incluido el propio Droukdal en una emboscada francesa en 2020.

El Sahara se presenta para Al Qaeda como un enigma en el que aunque no hay escasez de territorios sin gobernar y movimientos disidentes a los que aferrarse, formar y mantener la coordinación entre estos disidentes altamente autónomos es un proceso terriblemente complicado y que toma años de negociaciones delicadas para sostenerse, pero que se pierde fácilmente.

Somalia/Yemen: Picos y valles a lo largo del Mar Rojo

Al comenzar la década de 2010, las costas gemelas del Mar Rojo constituían una región tan prometedora como cualquiera para Al Qaeda. El emirato de Al Shabaab controlaba el sur de Somalia e incluso disputaba la capital, Mogadiscio. Mientras tanto, los problemas del tambaleante régimen yemení permitieron a la franquicia de Al Qaeda, ayudada por clanes que habían sido hostigados por los ataques aéreos estadounidenses, apoderarse de Zinjibar y Mukalla en el sur yemení.

Sin embargo, el momento pasó. Tanto Zinjibar como Mukalla se perdieron un año después de su captura, mientras que la conquista de Sanaa por los hutíes llevó a muchos de los miembros del clan que se habían unido a Al Qaeda a cambiar sus servicios a la campaña más grande dirigida por el Golfo contra los hutíes.

El emir de Al Qaeda Nasir Wuhaishi y su sucesor Qasim Raimi fueron eliminados por los ataques aéreos estadounidenses, dejando a Khalid Batarfi al mando de un frente en lucha.

Mientras tanto, una campaña de la Unión Africana a principios de 2010 ayudó al gobierno somalí a recuperar gran parte del terreno, incluyendo Mogadiscio y Kismayo, de Shabaab. Las pérdidas del emirato se unieron a una feroz purga interna por parte de su emir autocrático Mukhtar Goodane, que fue asesinado en 2014. Las deserciones de altos cargos acompañaron el declive de Shabaab. Fue particularmente notable la del rival de Goodane, Mukhtar Robow, en 2017.

Inesperadamente, Shabaab se recuperó bajo el sucesor de Goodane, Ahmed Omar. El grupo todavía tiene una porción de territorio alrededor de Jilib y todavía realiza ataques devastadores en la capital. Esto puede explicarse en parte por los pasos en falso de un Gobierno fragmentado —que, por ejemplo, extrañamente nombró al exespía de Al Shabaab Zakaria Hersi como espía incluso aún cuando excluía a otros desertores como Robow—, pero también habla de la resistencia de Al Shabaab. A pesar de la autonomía práctica de Shabaab, esto debería ser un alivio para una Al Qaeda que necesita amigos con beneficios.

Vivo, pero aún marchito

En la última década, Al Qaeda enfrentó grandes decepciones, particularmente la ruptura de sus frentes en el Creciente Fértil y el desafío del ‘califato’ del EIIL, que robó a miles de sus seguidores. Igualmente decepcionante fue su desempeño en el noreste de África después de la caída de sus antiguos enemigos Mubarak y Gadafi. Los frentes prometedores a lo largo del Mar Rojo y el Sahara se redujeron drásticamente, mientras que la influencia de Al Qaeda sobre el movimiento talibán se redujo.

Ayman Zawahiri puede sentirse reconfortado por el hecho de que su organización terrorista sobreviva. Pero el patrón predominante de la década de 2010 fue la pérdida de su control sobre los frentes de Al Qaeda, que, a efectos prácticos, gozaron de una autonomía cuya lealtad no está garantizada en absoluto.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Ibrahim Moiz es estudiante de historia y ciencia política en la Universidad de Toronto. Estudia la agitación política y el conflicto con un enfoque especial en Afganistán.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Al Bawaba el 05 de mayo de 2021.