Naftali Bennett: datos breves

Por Equipo Editorial de Institute for Middle East Understanding

Naftali Bennett en el Foro Saban organizado por el Center for Middle East Policy del Brookings Institution. [Ralph Alswang/Creative Commons]

Nacido de padre y madre estadounidenses que emigraron de San Francisco a Israel en 1967, Bennett es un ultranacionalista de extrema derecha que se opone firmemente a la existencia de un Estado palestino o a la autodeterminación de cualquier tipo en Palestina-Israel.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Aunque no fue un colono, de 2010 a 2012 lideró , el Consejo de Yesha, el principal organismo político que representa a los colonos israelíes que viven en tierras palestinas ocupadas, en violación del derecho internacional. Además, es un firme partidario de la política de asentamientos de Israel.

Ex miembro del partido Likud, fue Jefe de Gabinete de Netanyahu de 2006 a 2008. Como líder del partido Hogar Judío (2012-2018), fue un socio clave en el gobierno de coalición de Netanyahu, sirviendo como Ministro de Educación y Ministro de asuntos de la diáspora. Durante el gobierno anterior fue Ministro de Economía y Ministro de Servicios Religiosos. También, fue Ministro de Educación (2015-2019) y Ministro de Defensa (2019-2020) bajo Netanyahu. En 2018, dejó Hogar Judío para formar el partido Nueva Derecha.

En repetidas ocasiones, Bennett hizo pública su oposición categórica a la creación de un Estado palestino en los territorios ocupados. En cambio, propone que Israel anexe unilateralmente aproximadamente el 60% de la Cisjordania palestina que cayó bajo el control total israelí —supuestamente temporal de acuerdo a los Acuerdos de Oslo— donde se encuentran la mayoría de los asentamientos israelíes. En 2014, Bennett dijo ante periodistas que “Israel intentará gradualmente aplicar la ley de anexión israelí en las áreas controladas por Israel de Judea y Samaria” —la Cisjordania ocupada—. En 2013, declaró: “Estoy a favor de la implementación de la soberanía israelí sobre la zona donde viven 400.000 colonos y sólo 70.000 árabes”. Bennett también ridiculizó las negociaciones lideradas por Estados Unidos durante la administración de Obama, declarando que “todo es una broma”.

En 2014, escribió un artículo de opinión para The New York Times, en el cual expresó que “para Israel, los dos Estados no son una solución”; reafirmando una vez más su oposición a la autodeterminación palestina y el plan israelí de anexar el 60% de Cisjordania. En 2013, dijo a la revista New Yorker: “Siempre haré todo lo que esté en mi poder para luchar contra la fundación de un Estado palestino en la Tierra de Israel”. Unos meses más tarde, en junio, declaró: “Lo más importante en la Tierra de Israel es construir, construir y construir asentamientos. Es importante que haya una presencia israelí en todas partes. Nuestro principal problema sigue siendo la falta de voluntad para decir de una manera simple que la Tierra de Israel pertenece al Pueblo de Israel”.

En 2014 sirvió como Ministro de Economía y de Servicios Religiosos. En ese entonces, publicó una carta dirigida a los ciudadanos palestinos israelíes —que representan aproximadamente el 20% de la población— advirtiéndoles que no se conviertan en una ‘quinta columna’. Según informes de prensa, la carta, escrita en árabe, estaba plagada de errores.

Bennett también aboga por un mayor control judío sobre las veneradas mezquitas del complejo del Noble Santuario, situado en la Jerusalén Oriental ocupada —conocido como el Monte del Templo para los judíos—, el tercer lugar más sagrado del Islam. Judíos mesiánicos extremistas quieren construir un templo en el Noble Santuario, lo que provocaría una gran conflagración religiosa en la región y más allá. En febrero de 2014, en una reunión de la Conferencia de Presidentes de las Principales Organizaciones Judías, dijo que Israel estaba intentando ejercer un mayor control sobre el Noble Santuario. Afirmó que ya se habían tomado medidas que “en última instancia influirían en el lado oriental de Jerusalén, y que incluirán el Monte del Templo”.

En octubre de 2018, Bennett sostuvo que de ser Ministro de Defensa ordenaría una política de “disparar a matar” contra los palestinos que intentaran cruzar la frontera entre Israel y Gaza, donde casi 2 millones de personas están atrapadas bajo el asedio israelí ilegal y un bloqueo naval hace 15 años. Cuando se le preguntó si instruiría a los soldados para que mataran a niños palestinos, Bennett dijo: “No son niños, son terroristas. Nos estamos engañando a nosotros mismos. Veo las fotos”. En ese momento, durante la Gran Marcha del Retorno, cerca de 140 manifestantes fueron asesinados por soldados israelíes, incluidos al menos 29 menores según la ONU, como también personal médico y periodistas. Más de 29.000 personas resultaron heridas.

En 2013, Bennett provocó controversia cuando se difundió que, durante una reunión del gabinete sobre la liberación de prisioneros palestinos, declaró: “Si capturamos a terroristas, tenemos que matarlos (…). Ya maté a muchos árabes en mi vida y no tengo problema con eso”. Cuando los periodistas pidieron una aclaración, un portavoz dijo que Bennett quería decir que se debería ordenar a los soldados israelíes que maten a los palestinos en lugar de capturarlos y encarcelarlos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

N.d.T.: El artículo original fue publicado por IMEU el 28 de mayo de 2021.