Guerra civil siria

Atrapado entre las costumbres y el costo de vida, el matrimonio como un dificultoso sueño

Después de años de guerra que resultaron en un declive económico y un deterioro del nivel de vida—que alcanzó su punto máximo en los últimos dos años—muchos residentes de la capital siria, Damasco, y sus zonas rurales dejaron de lado costumbres que antes eran inquebrantables, especialmente en lo que respecta a los rituales de compromiso y matrimonio. 

Reparando lo que se fue resquebrajado

“A menudo trataba de hablar con mi esposo para averiguar por qué estaba absolutamente resentido conmigo. Después de repetidos rechazos, me dijo con sinceridad: ya puedo acercarme a ti. Ni siquiera puedo mirarte. No sé qué te pasó en la cárcel y nada puede garantizar que nadie te haya tocado”

Libertades religiosas, restricciones políticas: una disputa sobre la educación

La provincia de Hasakah, de mayoría kurda en Siria, es en su mayor parte un pacifico y escondido rincón del noreste lejos de las líneas del frente. Pero existen signos de un descontento latente en este rincón del país, donde la autoadministración dirigida por los kurdos ejerce su autoridad sobre una población diversa de kurdos, árabes y minorías cristianas etno-religiosas, incluidas asirias y armenias.

Los refugiados sirios en el mercado laboral alemán

Tras el estallido de la revolución siria en 2011 y la brutal guerra civil que le siguió, una gran proporción de la población se vio obligada a huir del país. Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), actualmente hay más de 6 millones de refugiados y solicitantes de asilo de nacionalidad siria repartidos por Jordania, Líbano, Turquía, Alemania, Suecia y más de 100 países en todo el mundo. De los innumerables desafíos que enfrentan en sus nuevos países, la integración económica es uno de los más difíciles. Esto es especialmente cierto en lugares con culturas, lenguajes y sistemas completamente nuevos.

El legado de Solidere para Siria: la reconstrucción demuele derechos humanos

A pesar de la continuidad del conflicto, el gobierno de Asad insiste en la reconstrucción de Siria. No obstante el plan de reconstrucción del gobierno, diseñado para recompensar a sus aliados y castigar a las comunidades sirias, probablemente conduzca a grandes abusos contra los derechos a la vivienda, la tierra y la propiedad (VTP), sirviendo así como arma de guerra adicional.