Notas sobre el linaje artístico de la diáspora árabe en los EE. UU.

Por Maymanah Farhat para Middle East Institute 

Arte árabe islámico contemporáneo. [Du Monde Dans L’Objectif/Creative Commons]

‘Líneas convergentes: Trazando el linaje artístico de la diáspora árabe en los EEUU’, busca situar a los artistas árabes y árabes estadounidenses dentro de la historia más amplia del arte estadounidense, al tiempo que enfatiza la rica historia de producción cultural que proviene de la comunidad árabe estadounidense en general. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Los artistas que se identifican con la diáspora árabe en los EEUU, contribuyeron al ascenso del arte estadounidense desde principios del siglo XX. Comenzando con Kahlil Gibran, cuyas pinturas y dibujos formaron parte del “Simbolismo”, un movimiento internacional que utilizó la subjetividad como un medio para aprovechar los fundamentos psicológicos de la vida en el cambio de siglo. Gibran participó activamente en círculos artísticos tanto en Boston como en Nueva York y fue fundamental para un grupo de escritores que se veían a sí mismos como el vínculo entre los desarrollos de la literatura estadounidense y los cambios que se estaban produciendo en los escenarios literarios del mundo árabe. Este énfasis en un estado de intermediación  – de mediar dos mundos y moverse sin esfuerzo entre ellos – continuó con las generaciones posteriores de artistas árabes estadounidenses.

Como artista y escritor, Gibran fue uno de los primeros defensores de la identidad árabe estadounidense. En su poema de 1931, ‘A los jóvenes estadounidenses de origen sirio’, se dirige a la juventud árabe estadounidense, instándolos a adoptar una identidad dividida por marcadores culturales, a enorgullecerse de sus orígenes étnicos y culturales, pero a verse a sí mismos como “profundamente arraigados aquí” y como “contribuyentes a esta nueva civilización”. El sentido de seguridad de Gibran en esta identidad recién formada se debió en parte a su propio lugar en las numerosas y diversas comunidades de inmigrantes de la costa este a las que él llamaba hogar. En Nueva York, expuso activamente en un momento en que la ciudad se estaba convirtiendo en un centro para el arte internacional y el centro del arte estadounidense. Artistas pertenecientes a la diáspora árabe viven y trabajan hoy en todo el país, desde Nueva York hasta Hawái, y a menudo son moldeados por sus entornos inmediatos, especialmente las escenas artísticas locales a las que contribuyen. Mirando las historias personales de estos artistas, la gama de sus obras, y las trayectorias de sus carreras, revelan un capítulo de la historia del arte estadounidense que aún no se logra documentar completamente.

La producción artística de la diáspora árabe en Estados Unidos es el arte estadounidense. Esto no se puede exagerar. En Converging Lines, encontramos artistas como Etel Adnan, cuyos paisajes pintados vívidamente de su musa eterna, el Monte Tamalpais, capturan la luz y la fisicalidad del terreno costero de California y la inclinación del norte de California por un tipo de misticismo que ve la naturaleza y el universo como protagonistas principales. Los orígenes creativos de Adnan como poeta contra la guerra de Vietnam en medio del movimiento contra la guerra en San Francisco y Berkeley, y más tarde, como miembro de un pequeño círculo de artistas en el condado de Marin, la convirtió en la artista por excelencia del Área de la Bahía. Sin embargo, el reconocimiento de su lugar en esta historia tardó en emerger. Hoy, la veneramos como una artista árabe mayor cuyas convicciones políticas inquebrantables y, trabajo reflexivo y empático, describen las deficiencias de la era poscolonial en el mundo árabe. Pero también tiene un lugar en la historia del arte de la costa oeste como colorista y pintora de paisajes, excepto que en las pinturas de Adnan no existe ilusiones de lo abierto, espacio desinhibido que encontramos en las imágenes que históricamente representaron a California, sino más bien una sensación subyacente de dolor y duelo a medida que la montaña se eleva y el suelo de abajo aparentemente se retira, un cuerpo que inhala para recuperarse y exhala para sobrevivir.

Adnan vivió en la Costa Oeste durante décadas hasta que finalmente se estableció en París. El difunto pintor y grabador Kamal Boullata tuvo un camino similar en la segunda mitad del siglo XX, llegando a Washington D.C. en la década de 1960 para asistir a la escuela de posgrado en la Corcoran School of Art. Boullata estuvo activo en la capital estadounidense durante casi tres décadas, un período de su vida y carrera que, lamentablemente, solo se marcó a pie de página. Estuvo asociado con uno de los primeros espacios de arte dedicados al arte árabe en los EEUU., Alif Gallery en Washington D.C., y fue una fuerza impulsora de su programación, además de ser un artista expositor. Abrazó las nuevas tendencias y respondió a los desarrollos en el arte que estaban teniendo lugar en la ciudad. A mediados de la década de 1960, por ejemplo, se llevaron a cabo dos importantes exposiciones de artistas pertenecientes a la Washington Color School en la Corcoran School of Art, que sin duda debió haber visto como estudiante de posgrado. Al revisar su trabajo de su tiempo en los EEUU., vemos que Boullata adoptó la profunda saturación del color que distinguió este movimiento de pintura de campo de color. Mientras continuaba desarrollando las innovaciones en la abstracción geométrica, por las que más tarde sería conocido, que fueron informados por la rica historia cultural de su Jerusalén natal. Boullata incorporó abierta y desafiante la identidad árabe / islámica de la antigua ciudad en obras que involucran experimentos claramente estadounidenses en la pintura contemporánea. y por eso debe ser recordado como un artista que honró la tradición, pero valoraba la experimentación y trabajaba conscientemente contra la corriente política estadounidense, rebelde y metamorfosis.

El pintor y maestro grabador residente en Nueva York Mohammed Omar Khalil pertenece a la misma generación de artistas, y emigró a los Estados Unidos casi al mismo tiempo. Se dice que la paleta de escala de grises de Khalil refleja el terreno de su Sudán natal Sin embargo, en las pinturas que se muestran en Converging Lines, las imágenes encontradas en collages y las franjas de pintura expresionista y de tela describen la historia colonial de Estados Unidos y las desigualdades sociales, el dolor y el borrado que se construyeron en sus cimientos. Entre las imágenes en collage de 1492 (2010), por ejemplo, existe una ilustración histórica de las técnicas de tortura que los conquistadores españoles usaron en los pueblos indígenas de América. Las imágenes de la España islámica se encuentran dispersas por toda la composición, mientras que las áreas de pinceladas enfáticas simulan el caos y la violencia. Aquí, un imperio se confunde con el siguiente y resulta en más sufrimiento humano. La paleta de Khalil, aunque apagada o gris, también es indicativa del legado inquebrantable del expresionismo abstracto que dio forma a la pintura en Nueva York durante décadas. También se puede interpretar como un reflejo de la arena y la suciedad de los paisajes urbanos de Nueva York, la pátina de lucha por la supervivencia que la ciudad exige a sus habitantes. Al observar el trabajo de Khalil, se pueden ver indicios de los experimentos que estaban teniendo lugar en Jartum a principios de la década de 1960, cuando estudiaba arte allí. Sin embargo, su superposición de varios elementos y el uso de imágenes seleccionadas para construir una narrativa cohesiva son indicativos de las técnicas de pintura y grabado que estaban surgiendo simultáneamente en Nueva York con artistas como Jasper Johns y Robert Rauschenberg. La estética de Khalil oscila entre la ciudad de su juventud y los recuerdos de ese lugar y la dinámica psicosocial de la metrópoli que llamó hogar durante más de 50 años. Gibran estaría orgulloso.

‘Líneas convergentes: Trazando el linaje artístico de la diáspora árabe en los EEUU’, se exhibe en la Galería de arte MEI hasta el 17 de noviembre de 2021. Para obtener más detalles visite el sitio web.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Maymanah Farhat es curadora y escritora independiente. Su investigación histórica del arte y su trabajo curatorial se centra en artistas subrepresentados y escenas artísticas postergadas.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 2 de noviembre de 2021.