El legado del 11/09 en el proceso de paz de Medio Oriente

Por Khaled Elgindy para The Middle East Institute

Ataque del World Trade Center 9/11/01,  foto memorial. [cattias.fotos/Creative Commons]

A medida que marcamos 20 años desde los ataques terroristas del 9/11 y las subsiguientes intervenciones de EE.UU. en Afganistán, Irak y otros elementos prolongados de la malograda y mal concebida ‘’guerra contra el terrorismo’’, es fácil pasar por alto otros legados desastrosos de la política de EE.UU. en la era posterior al 9/11. Esto es particularmente cierto en el caso del conflicto israelo-palestino, donde la respuesta de Washington al 9/11 marcó efectivamente el comienzo de la larga y torturada muerte del Proceso de Paz de Medio Oriente, y con ella se espera una solución de dos Estados.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Los ataques del 9/11 ocurrieron en medio de un violento levantamiento palestino, o Intifada, que incluyó oleadas de ataques suicidas contra israelíes, así como represalias militares masivas que causaron cientos de muertes de civiles palestinos y otras destrucciones. Aprovechando el trauma post-9/11 de Estados Unidos y la retórica de la administración Bush ‘’con nosotros o contra nosotros’’, el primer ministro de línea dura de Israel en ese momento, Ariel Sharon, declaró la guerra al líder palestino Yasser Arafat, a quien describió como ‘’Bin Laden de Israel’’ y la supuesta ‘’infraestructura del terror de la Autoridad Palestina (AP)’’

La tarea de Sharon se vio facilitada por el hecho de que Bush dejó de lado a Arafat, a quien la administración consideraba un terrorista impenitente, y su demanda de que los palestinos eligieran nuevos líderes antes de que se pudiera avanzar hacia la paz o la creación de un Estado palestino. Casi de la noche a la mañana, el levantamiento palestino contra la ocupación militar israelí y el conflicto secular entre israelíes y palestinos quedaron ahora subsumidos en una guerra contra el terrorismo ampliamente definida y abierta. Para los neoconservadores belicosos que ahora dominaban la política exterior y de seguridad de la administración Bush, incluyendo las desastrosas invasiones y derrocamiento de regímenes en Afganistán e Irak, los palestinos eran sólo otro frente en la lucha global, incluso de civilizaciones, contra el terrorismo.

Unos seis meses después de la invasión de EE.UU. a Afganistán, en marzo de 2002, después de un par de atentados suicidas mortales en Israel, Sharon lanzó su propia ofensiva en Cisjordania y Gaza. Durante la operación – la mayor ofensiva militar desde que Israel capturó los territorios en 1967- el ejército israelí volvió a ocupar ciudades palestinas mientras sitiaba el complejo presidencial de Arafat en Ramallah. La escala de la ofensiva israelí se extendió mucho más allá de los militantes armados y los terroristas para incluir la destrucción del aeropuerto internacional de Gaza, numerosos ministerios gubernamentales, como Salud, Educación, Finanzas y Agricultura, la Oficina Central de Estadística, y varios municipios, así como las fuerzas de policía de la Autoridad Palestina. 

A pesar de expresar una leve oposición a la ofensiva, la alineación retórica e ideológica de la administración Bush con Sharon después de los ataques del 9/11 le dio al líder israelí una mano relativamente libre en su intento de aplastar la Intifada mientras destruía sistemáticamente las instituciones de gobierno y seguridad palestinas en el camino, algo de que la Autoridad Palestina nunca se recuperó por completo.

Además, la elección en 2005 de un nuevo presidente palestino, Mahmoud Abbas, y la subsiguiente disminución de la violencia no llevaron a una reactivación del proceso diplomático, como habían prometido los funcionarios de EE.UU. En cambio, la administración Bush abandonó su propio plan de paz, la Hoja de Ruta respaldada internacionalmente (el último plan de paz serio que se presentará en el contexto de Israel/Palestina) en favor de los planes de Israel de retirarse unilateralmente de Gaza y, al mismo tiempo, proporcionar a Sharon ‘’garantías’’ sobre el destino de los bloques de asentamientos israelíes en Cisjordania, los refugiados palestinos y otras cuestiones que aún están pendientes de negociación. El fracaso de la retirada de Israel de Gaza, que dio lugar al cierre de sus fronteras, socavó a la naciente dirección de Abbas y ayudó a allanar el camino para la sorprendente victoria electoral de Hamas en enero de 2006.

Si bien la elección de una ‘’organización terrorista extranjera’’ designada para dirigir la Autoridad Palestina planteó graves problemas jurídicos y políticos a Israel, los Estados Unidos y los donantes internacionales, también ofreció la oportunidad de alentar a elementos moderados dentro de Hamás y la evolución política del grupo. Sin embargo, de acuerdo con el espíritu de suma cero de la era posterior al 9/11, la administración Bush instó a Abbas a tomar la medida extraordinaria, e inconstitucional, de disolver el gobierno y llamar a nuevas elecciones. La negativa de Estados Unidos e Israel a considerar cualquier escenario que no fuera el de la destitución de Hamás aseguró un resultado perdedor/perdedor para Abbas y su liderazgo, allanando finalmente el camino para la guerra civil entre Hamás y Fatah en junio de 2007 y la actual división entre Gaza y Cisjordania.

Si bien la administración Obama sí repudió muchas de las políticas de Bush en Israel y Palestina, dejó intacto el legado más duradero y más duradero de la era Bush: la división palestina y la debilidad política. El cisma de 14 años, mientras tanto, ha paralizado la política palestina, alimentando la inestabilidad y los repetidos estallidos de violencia en Gaza, y socavado la legitimidad del liderazgo de Abbas. Además, después de cuatro guerras, miles de muertos y dos presidentes de EE.UU. las condiciones siguen estancadas en una especie de purgatorio de violencia y negociaciones fallidas del «Día de la Marmota», incluso cuando una Autoridad Palestina con problemas de liquidez, cada vez más autoritaria e intensamente impopular se deriva inexorablemente hacia la irrelevancia.

Si bien todas estas realidades son teóricamente reversibles, hacerlo requeriría un serio replanteamiento de la política de EE.UU. así como una importante inversión de capital político, algo que la administración Biden ha dicho que no tiene ni la voluntad ni un interés político para hacer. Al final, el proceso de paz y la solución de dos estados murieron lentamente, torturados y “muertos por mil cortes’.’ Aunque es probable que Bush sea recordado por haber hecho la mayor parte del ‘’corte’’, Biden y sus predecesores inmediatos pueden ser más recordados por dejar que ‘’el paciente’’ se desangre.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Khaled Elgindy es miembro senior del Middle East Institute, donde también dirige el Programa MEI sobre Palestina y Asuntos Israelo-Palestinos. Las opiniones expresadas en esta pieza son suyas.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por MEI el 10 de septiembre de 2021.