El régimen de Asad priva a los desplazados de sus derechos de propiedad