Realineamiento político: un Oriente Medio en cambio

Por Marwan Asmar para Al Bawaba

Geopolitica [Ana Romero Kreder /Crative Commons]

Puede ser un eufemismo decir que existe un realineamiento político definitivo en Medio Oriente. Pero con la visita de los líderes israelíes a los países árabes, en tan poco tiempo, ciertamente lo parece. A primera vista, podemos decir ¡pobres palestinos!, pero aún es demasiado pronto para llegar a una conclusión firme.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital.]

La reciente reunión trilateral entre Abdel Fattah Al Sisi Presidente egipcio, Naftali Bennett Primer Ministro israelí y Mohammed Ben Zayed Príncipe de Abu Dabi en Sharm Al Sheikh es sin duda otra gran sorpresa en la caprichosa política del Medio Oriente.

¿Podemos hablar realmente de un nuevo orden regional en Medio Oriente o se trata simplemente de política al revés? Hace uno o dos años, muchos hablaban de la posibilidad de realizar más esfuerzos de normalización entre Israel y los países árabes y mediorientales, pero ahora ya no parece necesario.

Los líderes israelíes están viajando a diferentes países árabes, sea a Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Marruecos, Sudán, Jordania o Egipto, y tal vez a otros en secreto. Realmente no existe necesidad de tener más ‘normalizadores’: si esto ocurre, entonces todo estaría bien para Israel, si no, tampoco se perdería mucho ya que el estado judío parece estar haciendo muchos progresos en las capitales árabes. Tel Aviv está entrando por la puerta del mundo árabe a través de algunos de sus más importantes actores regionales y de poder, y a toda velocidad.

La reunión trilateral de Sharm Al Sheikh fue sin duda una sorpresa por su solidez. Al principio, se suponía que era un secreto y luego no lo fue. Se hizo mucha fanfarria y ceremonia al respecto, con un montón de oportunidades fotográficas marcadas aquí y allá. Al fin y al cabo, Egipto hizo la paz con Israel hace tiempo. Fue el presidente egipcio Anwar Sadat quien visitó por primera vez Israel en 1978 y más tarde hizo un tratado con él. Así que no hay necesidad de mantener las cosas bajo la alfombra.

Lo que Sisi, Bennett y MBZ discutieron en la última reunión de Sharm fueron cuestiones estratégicas que incluyen el aumento de los precios del petróleo, la crisis de Ucrania, la seguridad alimentaria y, por supuesto, Irán y su nervioso acuerdo nuclear que aún sigue siendo relevante. Israel y Emiratos Árabes Unidos, a los que ahora se sumó Egipto, siempre estuvieron en contra del acuerdo, ya que da rienda suelta a Irán en la región; se alegraron cuando el ex presidente Donald Trump sacó a Estados Unidos del acuerdo en 2018. Ahora están consternados con la administración de Biden que está a punto de traer a Washington de vuelta al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) una vez que la debacle de Ucrania haya terminado y / o tal vez antes, pero Rusia debe comportarse.

Por lo tanto, básicamente la reunión de Sharm Al Sheikh es una demostración de fuerza, no del todo un ‘tour de force’ porque todavía tiene que desenredarse y puede que no detenga el acuerdo, pero muestra que existe un realineamiento en el mundo árabe con Israel en el medio. Eso podría ser ya muy peligroso para los palestinos, a menos que las capitales árabes estén dispuestas a explicar los motivos de su pensamiento y dado que la política en esta región se está jugando a tope.

Por ejemplo, la visita de Bashar Al Assad, el Presidente sirio, a Abu Dabi y a EAU, unos días antes de la cumbre de Sharm Al Sheikh. Aparte del hecho de que se trataba de la primera reunión de Assad con un país árabe desde 2011, la compenetración puede decir mucho sobre lo mucho que está en juego en la política de la región.

Luego está la cuestión de la presencia iraní allí, por no decir nada de las tropas rusas estacionadas en el país. Y la última cuestión es si Abu Dabi puede ser el hilo conductor que influya en todos los actores allí, y que pueda poner fin a la sangrienta y latente guerra siria que no ve fin. Muchas preguntas y consecuencias. El mapa regional no es fácil, su hilo conductor es complicado, con muchos bandos enfrentados, sin duda un hervidero de todo tipo que se tiene que resolver. Pero Medio Oriente es ciertamente un mosaico.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital.]

Marwan Asmar es Doctor en Ciencia Política y editor jefe de publicaciones por la sección de artículos en inglés de Al Bawaba. Además de su trabajo periodístico, Asmar es el jefe de publicaciones del proyecto ATHENA en Amán, Jordania.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Al Bawaba el 23 de marzo de 2022.