¿Está a la vista una organización de seguridad del río Nilo?

Por Theodore Karasik para Arab News

El río Nilo desde la Presa Alta de Asuán. [GrumpyWolf/Creative Commons]

Egipto está asumiendo un papel central en el diseño de lo que podría convertirse en una ‘organización de seguridad del río Nilo’ o un organismo similar para hacer cumplir la libertad de uso del agua.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El Presidente egipcio Abdel Fattah Al Sisi está creando no sólo una agrupación regional en torno a la perenne cuestión de los derechos de agua y tránsito, sino también una ‘red’ alrededor de Etiopía debido al proyecto de la Gran Represa del Renacimiento Etíope  (GERD, por su sigla en inglés). Otras cuestiones de seguridad que El Cairo está tratando de resolver son la recuperación de la pandemia y la inversión en logística. El objetivo parece ser ‘seguridad, vida y desarrollo’.

Sin duda, a raíz del éxito de Egipto en las negociaciones entre Gaza e Israel, combinado con el apoyo de la Administración Biden para ese esfuerzo, El Cairo continúa persiguiendo una serie de acuerdos de defensa alrededor de Etiopía, para rodear al país como parte de su estrategia de seguridad hídrica.

Etiopía enfureció a Egipto y Sudán, también un país del Nilo aguas abajo, al insistir en que un segundo y mucho mayor llenado de la GERD se llevará a cabo en julio y agosto de 2021, independientemente de si se alcanza un acuerdo sobre la operación de la represa. Esto exasperó a El Cairo y Al Sisi está recibiendo ahora más apoyo internacional y regional para la posición de Egipto sobre los derechos del agua. El apoyo de los Estados africanos a Egipto también es fundamental, ya que El Cairo busca trabajar estrechamente con la Unión Africana en proyectos clave en todo el continente, así como también en la distribución de vacunas pandémicas.

Hay más en los acuerdos que están firmando Egipto y sus nuevos asociados africanos en materia de seguridad. El Cairo firmó pactos de defensa con Uganda y Burundi, dos Estados clave que se buscaron durante mucho tiempo para las ideas de infraestructura e inversiones del Golfo. Al Sisi también hizo una visita sorpresa a Yibuti, país que comparte frontera con Etiopía y domina la estratégica entrada sur del Mar Rojo. Los acuerdos de defensa más recientes de El Cairo son con Kenia y Eritrea, dos Estados clave, como parte de un esfuerzo para influir en los resultados en Addis Abeba y la guerra de Tigray.

El socio más grande de Egipto, literalmente, es Sudán después de haber firmado un acuerdo de defensa en marzo de 2021. Después de la firma, un comunicado egipcio dijo que ambos países enfrentan desafíos y amenazas comunes a su seguridad nacional. Este año, ambos Ejércitos terminaron su tercera y más grande ronda de juegos de guerra conjunta —llamado Guardianes del Nilo, se trató de un ejercicio de seis días que involucró tropas, fuerzas aéreas, armadas, comandos y defensa aérea.

Además, El Cairo está apoyando una estrategia del Golfo para restaurar y desarrollar otros puertos regionales, incluidos Port Sudan en Sudán, Berbera en la región de Somalilandia de Somalia y Mombasa en Kenia, al mismo tiempo que compite por importantes yacimientos de petróleo y gas tanto terrestres como marítimos.

Para Egipto y sus socios del río Nilo, esta actividad puede ser beneficiosa o perjudicial. La construcción de la carretera de circunvalación DP World Hargeisa entre Berbera y Etiopía está en marcha, respaldada con fondos británicos. Este camino es clave para el rendimiento de Etiopía, un país sin litoral. Con la atención puesta también sobre Eritrea y su apoyo a Etiopía, los dos países están cada vez más rodeados, pero también ahora bajo las sanciones de Occidente. Es probable que la ‘salida’ de Etiopía recaiga en Rusia, cuya larga relación con Addis Abeba puede entrar en juego.

A la mezcla de cuencas del río Nilo se suman los intereses turcos y rusos. Los intereses de Turquía en Somalia ponen de relieve las relaciones entre El Cairo y Ankara con el repentino liderazgo regional de Al Sisi. Los programas turcos de capacitación y equipamiento en Mogadiscio son de primera clase, pero la cobertura de producción en el país se ve obstaculizada por divisiones internas.

Sin embargo, se acerca una verdadera prueba sobre cómo el Presidente turco Recep Tayyip Erdogan construye su capital político en esta parte de África basado en la lucha contra Al Shabab. Como miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, que opera en Mogadiscio y Libia, los movimientos de Ankara también pueden verse bajo una luz única, ya que los acuerdos de defensa de Egipto con los Estados africanos conducen a más ejercicios combinados egipcio-africanos. El Cairo determinará dónde encaja Turquía en esta ecuación. Rusia, con sus propios acuerdos militares, se mueve con agilidad a través de empresas militares privadas y redes malignas. Las opciones de Moscú se están poniendo a prueba en Sudán, cuyos resultados dependen de si el enviado especial de Estados Unidos en el Cuerno de África puede convencer a los actores regionales de lo contrario.

Egipto está llevando a cabo un arduo trabajo sobre lo que pareciera ser una organización de seguridad emergente de la cuenca del Nilo. El Cairo utilizó varias tácticas para tratar de presionar a Etiopía para que acepte su demanda de un acuerdo vinculante sobre la operación y el llenado de la GERD, además de un sistema para manejar futuras sequías y disputas. Ahora las cosas cambiaron con el arco de acuerdos de seguridad que Al Sisi firmó con Estados africanos alrededor de Etiopía.

Sin duda, Addis Abeba ya está bajo la presión del fuego transfronterizo con Sudán por los derechos de propiedad. Al Sisi también está recurriendo a Estados Unidos en busca de ayuda en la disputa etíope, pero el reloj corre y se acerca el llenado de la GERD en los próximos meses.

La forma en que Egipto y los Estados africanos están operando juntos en una posible organización de seguridad del río Nilo para resolver el uso del agua puede ser un ejemplo, ya sea positivo o negativo, para otras áreas de la región y quizás para el mundo.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El Dr. Theodore Karasik es el asesor principal de Gulf State Analytics en Washington, D.C.

N.dT.: El artículo original fue publicado por AN el 04 de junio de 2021.