Turquía se desliza por la agenda de la UE

Por Yasar Yakis para Arab News

La bandera de la UE en el Libro Guinness de los Récords 14.04.2009’. [Parlamento Europeo / Creative Commons]

En un esfuerzo por mejorar sus relaciones con los países de la UE, Turquía retiró el año pasado su buque de exploración sísmica del Mediterráneo oriental, al tiempo que afirmaba que esta retirada solo tenía fines de mantenimiento. Sin embargo, no está claro qué ocurrirá cuando se complete el mantenimiento.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Las relaciones con Turquía fueron el principal punto del orden del día de la cumbre de la UE de la semana pasada. Sin embargo, el capítulo que trata de Turquía en el comunicado final se titula ‘’Mediterráneo Oriental’’, lo que sugiere que el bloque no está interesado en Ankara sobre cuestiones distintas de la situación en esta área.

La exploración de petróleo y gas en el Mediterráneo oriental es una cuestión complicada por razones distintas del mantenimiento del buque de exploración sísmica. En 2018, Turquía y el Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia firmaron un memorando de entendimiento para demarcar sus zonas de jurisdicción marítima, creando una zona turca-libia contigua que separa el Mediterráneo oriental del resto del mar. Según este controvertido acuerdo, si el gas se extrae del Mediterráneo oriental para ser transportado a Europa por un gasoducto colocado en el fondo del mar, tiene que cruzar la zona de jurisdicción marítima de Turquía, lo que requiere el consentimiento de Ankara.

La UE dejó claro en el comunicado final tras la cumbre de la semana pasada que está dispuesta a comprometerse con Turquía de una manera ‘’gradual, proporcionada y reversible para mejorar la cooperación en una serie de ámbitos.’’ Esta formulación avisa con antelación a Ankara de que la UE puede adoptar nuevas decisiones en su próxima cumbre de junio. Pero si Turquía no tiene su propio TLC con ese tercer país, tiene que pagar derechos de aduana para exportar sus productos industriales a ese país. Ankara ha insistido en que la UE debería condicionar la firma de un acuerdo similar con Turquía, pero hasta ahora el bloque ha hecho oídos sordos a esta sugerencia.

La segunda está relacionada con la presión indirecta de la UE sobre Turquía para que reconozca a Chipre como Estado. La República de Chipre fue creada en 1960 con Turquía como uno de sus tres garantes, junto con Grecia y el Reino Unido. Según los tratados constitucionales que establecen el Estado, los turcochipriotas y los grecochipriotas son dos componentes ‘’políticamente iguales’’ de la república. Los grecochipriotas rechazan esta igualdad e insisten en tratar a los turcochipriotas como una minoría.

Ahora, al utilizar el acuerdo de unión aduanera como una herramienta, la UE obliga a Turquía a reconocer indirectamente el estado de Chipre. Este arreglo se formula en el comunicado final como sigue: ‘’En cuanto a la cooperación económica, nosotros (los líderes de la UE) invitamos a la Comisión a intensificar las conversaciones con Turquía para abordar las dificultades actuales en la aplicación de la Unión Aduanera, garantizando su aplicación efectiva a todos los Estados miembros.’’ Este texto revela que el objetivo de la UE en la actualización de la unión aduanera no es la eliminación de la desviación del comercio, sino garantizar que Turquía reconozca al Estado grecochipriota.

Hay una diferencia similar en el enfoque de la UE con respecto a una reunión internacional que se celebrará en Ginebra este mes para la solución del problema de Chipre bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Se trata de una reunión 5+1, con la participación de las comunidades turca y griega de Chipre, los tres Estados garantes y la ONU. El párrafo pertinente del comunicado de la cumbre de la UE dice lo siguiente: ‘’(La UE) espera con interés la reanudación de las negociaciones bajo los auspicios de las Naciones Unidas en las que la UE participará como observadora.’’ Turquía no está satisfecha con la participación de la UE, y su presencia – incluso en calidad de observador – complicará aún más las negociaciones.

Otra cuestión importante para Turquía resultante de la cumbre de la UE fue la de la facilitación de visados para los turcos que deseen visitar países de la UE. Esto es importante para decenas de millones de turcos, pero la UE ni siquiera lo menciona en el comunicado. Sin embargo, la parte que no cumplió con sus obligaciones en esta cuestión en particular es Turquía, porque no pudo cumplir los 72 criterios requeridos por el bloque.

El Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tienen previsto visitar Turquía esta semana. Este será un nuevo intento de reparar puentes tras la repetida y dura retórica del presidente turco Recep Tayyip Erdogan contra la UE.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Asar Yakis es un ex ministro de Relaciones Exteriores de Turquía y miembro fundador del partido gobernante AK.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por AN el 04 de abril de 2021.