Prisioneros de guerra y detenidos de Yemen: lecciones aprendidas de la mediación local

Por Laila Lutf al Thawr para Middle East Institute

Capital de Yemen Sanaa. [Alexandra Pugachevsky/Creative Commons]

La sesión informativa del 18 de febrero del Enviado Especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, incluyó una nota de que los esfuerzos de intercambio de prisioneros que comenzaron en Jordania en enero aún están en curso. Sin embargo, para los yemeníes que se ven directamente afectados por este problema, esta nota no es suficiente. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

A pesar del éxito logrado en octubre pasado con la liberación de más de 1.000 detenidos, el gran número de detenidos sigue siendo un motivo de gran preocupación, y sigue aumentando.

Los prisioneros de guerra y los detenidos políticos y civiles son dos de los problemas humanitarios más importantes en Yemen. Como resultado del conflicto armado, las cárceles se llenaron de miles de presos y civiles detenidos. Se dice que el actual conflicto en Marib amenaza la vida de más de 500 prisioneros, además del riesgo que representa para los esfuerzos de mediación en el intercambio de prisioneros en general. Un reciente informe sobre la situación a la que se enfrentan los detenidos en la prisión de Saleh de Taiz, cuya suerte está vinculada a las listas de intercambio de prisioneros, confirma que siete prisioneros ya han fallecido como resultado de torturas y negligencia médica. Esto es de un total de 956 secuestrados y detenidos, de los cuales 60 son niños.

Ya en 2015, el gobierno yemení presentó una lista de 8.567 detenidos para ser liberados a cambio de 7.000 del lado opuesto, el movimiento hutí conocido como Ansar Allah. La suerte de estos hombres había estado vinculada durante años, a pesar de la aparente diferencia entre un combatiente armado capturado en el frente y un civil detenido ilegalmente por motivos políticos y de seguridad. En ambos casos, los yemeníes se encuentran recluidos en varias cárceles y sometidos a abusos, desaparición forzada y tortura, incluida la violencia sexual. Últimamente enfrentan el riesgo adicional de enfermedad o muerte debido a que el COVID-19 se propaga rápidamente dentro de las cárceles. Todo esto se produce en el contexto de una negación total del número real de presos y sus lugares de detención, una falta total de estándares humanitarios y un desprecio total por el alcance de la propagación del virus entre ellos. La información de nuestras fuentes sugiere que en las prisiones centrales de Ibb, Sanaa y Taiz, el grado de propagación del virus es realmente aterrador.

Esfuerzos internacionales contra los locales

Una de las razones por las que los esfuerzos de mediación liderados internacionalmente no pueden avanzar mucho es que se limitan a identificar listas de prisioneros y detenidos para ser intercambiados en lugar de profundizar en las profundas causas del conflicto y las razones detrás de la no implementación de acuerdos previos. Por ejemplo, el proyecto de alto el fuego conocido como “Declaración Conjunta”, que se publicó el pasado mes de julio, no abordó la cuestión de los presos y detenidos, sino que se refirió al mecanismo anterior resultante del Acuerdo de Estocolmo, que a su vez se encontraba en un callejón sin salida.

Ese mecanismo carecía de procedimientos y salvaguardias realistas que aseguraran la aplicación por las partes. Uno de los errores más importantes cometidos por la Oficina del Enviado Especial de la ONU desde el principio fue convertir el expediente en un tema regional-internacional e insistir en actuar solo para gestionarlo, aislado de los actores yemeníes influyentes que no están involucrados en el conflicto, como organizaciones de la sociedad civil y mujeres líderes que trabajan en este campo, tanto como mediadoras de paz como en el trabajo de socorro.

Por el contrario, la mediación local tuvo resultados impresionantes y los mediadores locales, incluidas las mujeres, se han convertido en actores clave para resolver este problema humanitario. Los esfuerzos de mediación local, algunos de los cuales co-dirigí personalmente desde el comienzo del conflicto, han logrado liberar a cientos de prisioneros de todos los bandos. Puedo decir esto porque lo sé por experiencia propia. Después de un esfuerzo intensivo de siete meses, el 17 de diciembre de 2015 logré con éxito el intercambio de 480 prisioneros como primer grupo de 560 prisioneros entre los hutíes y el gobierno yemení.

Para completar este intercambio, primero tuve que recopilar los nombres de los prisioneros de varias cárceles y verificar su información de las divulgaciones presentadas por las partes en conflicto. Estos totalizaron más de 6.000 prisioneros de guerra, incluidos niños, algunos de los cuales tenían entre 13 y 18 años. No fue fácil. Enfrenté muchos desafíos, incluidos algunos dirigidos a mí como mujer que triunfó en un dominio tradicionalmente masculino.

Recibí amenazas de muerte y enfrenté intentos de figuras poderosas para detener el intercambio. Además de los desafíos prácticos y logísticos, como las condiciones financieras, las organizaciones internacionales, incluidas las oficinas de la ONU en Yemen, como UNICEF y la Cruz Roja, me decepcionaron por completo, a quienes recurrí para que me apoyaran en mis esfuerzos de mediación.

También hubo dificultades contextuales debido a la complejidad del conflicto en sí. La multiplicidad de partidos y los continuos combates han provocado un aumento constante del número de presos, especulando las partes sobre el número real de involucrados y sobre el hecho de que existen aquellos cuyo paradero aún se desconoce y los que fueron desaparecidos por la fuerza.

Lecciones aprendidas

Una de las lecciones más importantes que he aprendido en mi experiencia es que la sociedad yemení y los líderes sociales locales deben participar y que las discusiones no deben limitarse solo a las partes en conflicto. En mis esfuerzos, siempre me aseguré de que todas las personas con las que negocié entendieran que me apasionaba considerablemente este tema y que para mí esto no era solo un trabajo o un proyecto temporal.

También me apoyé en los valores locales y las costumbres de apoyo en mi trabajo de mediación, teniendo en cuenta la especificidad de la realidad yemení y el sistema tribal y político. No hace falta decir que utilicé mi red social y mis contactos para apoyar este proceso. Lograr resultados tangibles sobre el terreno en el caso de prisioneros y detenidos requiere que la comunidad internacional, las Naciones Unidas y la Oficina del Enviado Especial de la ONU integren sus esfuerzos con los pacificadores yemeníes, en particular mujeres activistas y líderes locales influyentes.

Las mujeres líderes yemeníes no sólo lograron romper los estereotipos y cambiar la percepción del papel de las mujeres en la sociedad conservadora yemení, sino también en la sociedad yemení, incluidas las partes en conflicto, que también se volvió más confiada y respetuosa con las mujeres líderes políticamente equilibradas. Se asegura a las partes el deseo genuino de las mediadoras de llegar a una solución justa, más allá de los intereses personales o políticos.

Finalmente, incluir a las mujeres en todas las etapas del proceso de paz y más allá es un derecho universal de acuerdo con la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU y las resoluciones de apoyo. No estamos pidiendo a la comunidad internacional y a las partes en conflicto que nos hagan un favor – tenemos derecho a ser incluidos.

La experiencia demostró que para poner fin a la guerra en Yemen, los mediadores internacionales deben dejar de ignorar y excluir los esfuerzos locales y los constructores de paz. El logro de una paz sostenible no se logrará sin la participación equitativa de las mujeres líderes y la inclusión de quienes no participaron en la guerra.

Podemos contribuir eficazmente a lograr medidas de fomento de la confianza y facilitar un entorno propicio para una paz duradera. El mundo necesita dejar de hacer negocios como de costumbre y escucharnos porque tenemos un historial de éxito mucho mejor que el de los mediadores internacionales. Al fin y al cabo, esta es nuestra casa y no descansaremos hasta que la arreglemos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Laila Lutf al Thawr es la Subsecretaria General y Jefa del Buró Político y Relaciones del Partido Árabe Esperanza. También es presidenta de SAM; una organización política, de derechos humanos y de consolidación de la paz. Además, es experta en la negociación y resolución de conflictos armados, miembro de la Red de Mujeres Solidarias y receptora de la Beca de Líderes Feministas de la Iniciativa Peace Track.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 17 de marzo de 2021.