Mansour Abbas: ¿Reinado Islámico o el ‘buen árabe’?

Por Carol Daniel Kasbari para MEI

Mansour Abbas, Ahmad Tibi y Ayman Odeh durante el anuncio de la lista conjunta. [Zaher333 / Wikimedia Commons]

En una rueda de prensa, el miembro del knéset Mansour Abbas, jefe del partido islamista recién elegido en Israel, la Lista Árabe Unida (Raam), pronunció lo que muchos medios de comunicación israelíes calificaron de discurso histórico. En un esfuerzo por llegar al público judío israelí, habló en hebreo y durante el horario de máxima audiencia televisiva que se suele conceder a los políticos israelíes. Rodeado de las banderas verdes del partido, el islamista conservador citó versos del Corán en los que pedía la creación de “una oportunidad para una vida compartida, en la tierra santa y bendita para los seguidores de las tres religiones y de ambos pueblos” y dijo a su público de habla hebrea que “ahora es el momento del cambio”.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

A finales de enero, Abbas se separó de la Lista Conjunta cuando los demás partidos de mayoría árabe de la alianza política rechazaron sus ultimátums para que votaran en contra de las cuestiones LGBTIQ. El partido musulmán conservador decidió presentarse en solitario a las elecciones de marzo y obtuvo cuatro escaños, lo que le situó en la posición de posible cabeza de lista. Nunca, un partido árabe formó parte de una coalición de gobierno en Israel, y la última vez que un partido árabe apoyó una coalición fue en 1993.

Sin embargo, a pesar de la expectativa, Abbas se negó a revelar a quién recomendará al Presidente Reuven Rivlin para formar el próximo gobierno. “No me ciegan los títulos de líder. No quiero formar parte de un bloque de derecha o de izquierda. Soy mi propio bloque”, dijo Abbas.

No obstante, su discurso estaba claramente dirigido a la derecha política y a Benjamín Netanyahu, de quien desconfían en general muchos ciudadanos palestinos de Israel por sus comentarios intolerantes contra los árabes y por promover leyes discriminatorias como la Ley del Estado-Nación judío. “Yo, Mansour Abbas, un hombre del Movimiento Islámico, soy un árabe y un musulmán orgulloso, un ciudadano del Estado de Israel, que encabeza el principal y más grande movimiento político de la sociedad árabe”, dijo en referencia indirecta a la pobre actuación de los otros partidos árabes. Señalando su deseo de desempeñar un papel activo en un gobierno de derechas, Abbas subrayó que “lo que tenemos en común es mayor que lo que nos divide”. Para la derecha socialmente conservadora de Israel, Abbas representa una mentalidad similar, sobre todo en su oposición de base religiosa a los derechos de los homosexuales. Algunos afirmaron que los islamistas en general prefieren a Netanyahu al bloque anti-Netanyahu.

En un movimiento sin precedentes, un alto rabino ultraortodoxo, Chaim Kanievsky, aprobó un posible gobierno con el Partido Raam de Abbas. A la pregunta de si la derecha puede unir fuerzas con los partidos árabes en una coalición, Kanievsky respondió afirmativamente. Señalando que las comunidades ultraortodoxas y árabes se parecen en muchos aspectos, Kanievsky llegó a decir que era “mejor asociarse con legisladores árabes que con miembros del Knesset de izquierda”.

Por su parte, la izquierda también está rondando a Abbas. El jefe del Partido Laborista, Merav Michaeli, le pidió que uniera fuerzas con el bloque de la Knesset contrario a Netanyahu para formar gobierno. “Necesitábamos una pandemia y un derrumbe político para que, después de 28 años de incitación por parte de Netanyahu y la derecha, quedara claro que el público árabe forma parte de la sociedad israelí”, dijo en un comunicado, y añadió que Abbas debería unirseles “para que, juntos, seamos capaces de cambiar la realidad”.

El discurso de Abbas, en el que habló de paz y seguridad, asociación, humanidad y tolerancia, se ganó los aplausos tanto de la izquierda como de la derecha del espectro político, incluso cuando se pasaron por alto las opiniones regresivas de su partido y su oposición a los derechos de los homosexuales. Mientras tanto, el discurso no hizo ninguna referencia a Palestina, a los palestinos, a la ocupación o a las leyes discriminatorias dirigidas a los ciudadanos árabes, como la nueva ley Kamenitz o la ley del Estado-nación judío. Hace sólo unos meses, Abbas tuiteo: “La verdadera paz comienza con el fin de la ocupación y la creación de un Estado palestino en los Balcanes Occidentales/Gaza cuya capital sea Al-Quds (Jerusalén). De lo contrario, tendremos un Apartheid que se convertirá en una lucha por un Estado democrático para ambos pueblos”.

Su mensaje de igualdad, hermandad y asociación con los israelíes fue defendido durante mucho tiempo por la Lista Conjunta de Ayman Odeh y por anteriores líderes del partido comunista árabe, pero normalmente fue recibido con odio e incitación por diferentes partidos de derecha, los medios de comunicación y la población israelí en general. Lo que diferencia a Abbas de otros políticos árabe-palestinos en Israel es su aparente voluntad de abandonar su identidad palestina, la causa palestina y su reticencia a desafiar el proyecto sionista para ganarse a la derecha israelí y a la población israelí en general y desempeñar el papel del ‘buen árabe’, término utilizado en el discurso israelí para describir al ciudadano árabe ideal que es leal y obediente.

Mientras que el discurso de Abbas fue fácil de escuchar para los israelíes, las reacciones en la comunidad árabe-palestina estuvieron divididas. Sus partidarios lo saludaron como una forma pragmática y sofisticada de obtener ventajas políticas, pero sus oponentes expresaron una considerable decepción ante lo que percibieron como una postura sumisa de Abbas y una traición a sus aspiraciones y sentimientos nacionales. No cabe duda de que se produjo un importante cambio en la política interna palestina en Israel, impulsado por los recientes acuerdos de normalización con los Estados árabes del Golfo y el Norte de África. Mientras que algunos, como Abbas y sus partidarios, consideran que la causa palestina fue vendida por los países árabes y que, por tanto, llegó el momento de pasar página e integrarse en la sociedad israelí, otros aún no están dispuestos a renunciar a las aspiraciones palestinas de libertad y autodeterminación. Al final, independientemente de a quién recomiende Abbas, una cosa es segura: no se puede volver a ignorar el poder de los votantes árabes para determinar el futuro gobierno de Israel.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

La Dra. Carol Daniel Kasbari es una científica social con más de 20 años de experiencia en el diseño y la dirección de programas en el ámbito de la mitigación de conflictos, la construcción de la paz, la defensa y la resistencia no violenta en entornos internacionales complejos, centrándose en la región de Oriente Medio y Norte de África. Es becaria no residente del Programa sobre Palestina y Asuntos Palestino-Israelíes del MEI y enseña como profesora adjunta en la Escuela de Análisis y Resolución de Conflictos (Escuela Carter) de la Universidad George Mason de Virginia.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 02 de abril de 2021.