Emiratos y Arabia Saudí buscan reducir la tensión entre India y Pakistán

Por Maede Karimi Ghohroudi para Strategic Council on Foreign Relations

Frontera entre India y Pakistán. [Tjollans/Creative Commons]

La formación de un bloque que incluye a la India, Medio Oriente y el régimen sionista podría considerarse como un punto de inflexión en la integración de las dos regiones, es decir, del subcontinente y Medio Oriente. Los países árabes de Medio Oriente ya habían puesto su peso detrás de Pakistán. Sin embargo, desde que se reforzaron las relaciones estratégicas entre la India y el régimen sionista y Emiratos Árabes Unidos (EAU), en paralelo al reconocimiento del régimen sionista por parte de Abu Dabi, la estructura de las interacciones regionales y transregionales cambiaron. Así, los árabes y Nueva Delhi se acercaron rápidamente.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

La integración tuvo lugar en los últimos años cuando algunos países árabes del Golfo Pérsico le dieron la espalda a Pakistán y sus relaciones se volvieron frágiles, repletas de altibajos. Aunque las fluctuaciones causaron que Pakistán hiciera cambios en su estrategia hacia la región del Golfo Pérsico, así como hacia los países islámicos, no se distanció de la interacción con países como Arabia Saudí y EAU. Más bien, la gama de interacciones con los países islámicos y el tipo de relaciones que tiene con ellos solo está cambiando de dependencia unilateral a cooperación bilateral.

Es por eso que Abu Dabi y Riad continuaron siendo los destinos de altos funcionarios pakistaníes como el Primer Ministro, Imran Khan,  y el General Bajwa, el Jefe del Estado Mayor del Ejército. Además, Islamabad sintió amenazas multilaterales desde Oriente y Occidente en vistas de las estrechas relaciones de los árabes con la India —en cierto modo, el enemigo de Pakistán—, por un lado, y con Israel —tierra no reconocida por Islamabad—, por el otro. Por lo tanto, en el marco de los cambios graduales en su enfoque de política exterior, Pakistán hizo grandes esfuerzos para resolver sus controversias con el Golfo Pérsico, así como con los países de la región, y para reducir la tensión en sus relaciones con todos los países, incluso sus rivales y enemigos. También aceptó hacer esfuerzos para resolver sus desafíos regionales como Cachemira. En los últimos años, tras haber actuado con relativa seguridad sobre la inclinación de los musulmanes de la región hacia sí mismo, y al disfrutar del apoyo de las resoluciones de las Naciones Unidas, Pakistán siempre buscó la mediación de terceros países para resolver la cuestión de Cachemira.

Los nuevos acontecimientos en Cachemira comenzaron con los comentarios del ex Presidente de Estados Unidos Trump, en julio de 2019, cuando afirmó que el Primer Ministro Modi pidió la mediación de Washington sobre Cachemira, algo que más tarde fue rechazado por Nueva Delhi. En agosto de 2019, la India revocó el estatuto de semiautonomía de Cachemira. Las tensiones fronterizas y los enfrentamientos entre la India y Pakistán aumentaron. Después de 18 meses, en febrero de 2021, ambas partes acordaron repentinamente un alto el fuego. En enero había tenido lugar una reunión secreta entre los oficiales de inteligencia de los dos países en Dubai. Pero no fue hasta el 15 de abril de 2021, cuando el embajador de EAU conversó en Washington sobre la mediación de su país para reducir las tensiones entre Nueva Delhi e Islamabad, que se despejaron las dudas y sospechas sobre el sorprendente acuerdo.

Tras el reciente viaje del Primer Ministro Imran Khan y el General Bajwa, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Pakistán, a Arabia Saudí, Faisal Bin Farhan, el Ministro de Relaciones Exteriores de Riad, celebró el cese el fuego entre Nueva Delhi e Islamabad en una entrevista celebrada el 10 de mayo y añadió que su país puede desempeñar un papel en la reducción de la tensión entre la India y Pakistán. Cualquier mediación de Riad para las conversaciones sobre Cachemira fue rechazada durante el viaje de Imran Khan a Arabia Saudí, pero el Ministro de Relaciones Exteriores pakistaní Shah Mehmood Qureshi acogió con beneplácito la idea. Este enfoque de Arabia Saudí puede considerarse como una medida complementaria para resolver la cuestión de Cachemira. A pesar de los esfuerzos realizados por Abu Dabi para alcanzar un prestigio regional e internacional en los últimos años, el país no logró una posición respetable para resolver controversias crónicas como es este caso. Con el apoyo de Estados Unidos y el régimen sionista y con una visión positiva de la India, Arabia Saudí tomó la iniciativa.

Por otro lado, hay un par de cuestiones sobre la actitud de la India sobre Cachemira a considerar. En primer lugar, a diferencia de años anteriores, cuando la India no mostraba una reacción clara y llamaba a Cachemira una cuestión bilateral, esta vez, a pesar de las observaciones de un funcionario como el Embajador de EAU en Washington sobre la mediación (que no eran solo una sugerencia) mantuvieron sus labios sellados. En segundo lugar, sobre la aceptación de la negociación con Pakistán y la mediación de un tercero (en abandono de su posición tradicional), y también en vistas de la pasión de los musulmanes de Cachemira hacia Pakistán, India necesitaba una concesión mutua para obtener una ventaja, que ganó en 2019 con la revocación de la autonomía de Jammu y Cachemira. 

Curiosamente, en una entrevista reciente, el Ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán llamó a la cancelación del artículo 370, que se refiere a la revocación de la autonomía de Cachemira, como una cuestión interna de la India que fue rechazada por los opositores dentro de Pakistán. Qureshi luego cambió su actitud y llamó a Jammu y Cachemira como una cuestión internacional que no tiene nada que ver con los asuntos internos de la India. Imran Khan propuso entonces que cualquier negociación con su vecino estaría sujeta al restablecimiento de la autonomía de Jammu y Cachemira. Las dos posiciones tomadas después de las palabras preliminares de Qureshi sobre el artículo 370 y en vista de las protestas internas, estuvieron dirigidas a tranquilizar el ambiente doméstico de Pakistán y, por lo tanto, no puede ser entendido como un giro de enfoque por el Gobierno paquistaní para la solución de la cuestión de Cachemira.

En este contexto, Emiratos Árabes Unidos (y Arabia Saudí), en línea con la India así como también con los intereses y requisitos pakistaníes, desempeñaron un papel mediador entre ambos. Aunque no se espera que el resultado de las negociaciones sobre Cachemira llegue rápidamente, la tendencia de los acontecimientos implica que hay una voluntad seria detrás de las negociaciones. En caso de que se produzca algún desarrollo en este tema, la presencia de árabes, sus intereses y sus partidarios (como Israel) en la región del subcontinente será mayor que nunca y Pakistán se verá favorecido. 

Pakistán, de una manera o de otra, seguirá anunciando sus posiciones oficiales sobre Cachemira hasta que se materialice el resultado final de las negociaciones. Mientras esto sucede, se anunciarán posiciones moderadas para evaluar las reacciones de la sociedad pakistaní, así como también las regionales e internacionales. Incluso en su discurso de marzo de 2021, el General Bajwa no se refirió al fondo internacional de la controversia ni al derecho de libre determinación del pueblo de Cachemira. En cambio, pidió a la India que creara un ambiente adecuado en Cachemira (ocupada) para la reanudación de las conversaciones y el proceso de paz. Mientras tanto, Pakistan obtendrá concesiones decentes por su retirada de algunas posiciones tradicionales sobre la cuestión vital de Cachemira. Todavía no está claro, no obstante, si la concesión será política, económica o de seguridad para Afganistán, o algo más. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Maede Karimi Ghohroudi es experto en Asia.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por SCFR el 29 de mayo de 2021.