¿Por qué la comunidad internacional quiere auditar el Banco du Liban?

Por Kareem Chehayeb para Tahrir Institute for Middle East Policy (TIMEP)

Banque Du Liban. [stevendamron/Creative Commons]

Desde marzo de 2020, Líbano tiene problemas para iniciar una auditoría externa de su Banco Central (Banco Du Liban). La auditoría se considera un requisito previo para recibir ayuda económica de la comunidad internacional o un rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI). También ha sido impulsada por Naciones Unidas, Francia y Estados Unidos.

 [Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Sin embargo, Líbano falló dos veces en la realización de la auditoría con empresas diferentes: Kroll, la primera empresa contratada por el gobierno, supuestamente no recibió el respaldo político clave en julio. La otra firma, Álvarez & Marsal, renunció a fines de noviembre luego de que el Banco (BdL) no revelara más de la mitad de los documentos solicitados, citando leyes de secreto bancario.

Una semana después, el Parlamento avaló la auditoría forense del Banco Central, así como de todos los ministerios y entidades públicas para reafirmar el compromiso del país con el proceso auditor. A finales de diciembre, Líbano decidió ponerse en contacto con Álvarez & Marsal una vez más para realizar la auditoría. Ese contrato aún no se firmó.

Mientras tanto, la frágil economía del país está en juego, y aproximadamente la mitad de la población vive en la pobreza. La comunidad internacional está instando al Líbano a aprobar e implementar un puñado de reformas como condición para cualquier ayuda económica que tanto necesita.

Si bien la auditoría forense es solo uno de los puntos de la larga lista de reformas y medidas de responsabilidad necesarias que debe adoptar el país, se encuentra entre las más cruciales por varias razones.

¿Desentrañar décadas de corrupción generalizada?

Una auditoría forense del Banco Central permitiría al Líbano evaluar con precisión los daños económicos y financieros que dejaron al país en esta situación. La auditoría también desempeñaría un papel clave para sacar a la luz la corrupción sistemática y promover esfuerzos para rendición de cuentas.

Los partidos políticos y las autoridades gobernantes del Líbano expresaron durante años su intención de combatir la corrupción y aplicar nuevos mecanismos de rendición de cuentas para abordar una amplia variedad de prácticas financieras nefastas, incluida la especulación ilícita sistemática y la mala gestión deliberada de los fondos públicos.

En abril de 2020, el gobierno libanés estimó que unos 7-8 mil millones de dólares en fondos saqueados habían sido «sacados ilegalmente del país a través del contrabando». Avanzó rápido hasta enero de 2021: las autoridades suizas están investigando unos supuestos 400 millones de dólares transferidos por el gobernador del Banco Du Liban, Riad Salameh y su hermano, a Suiza.

Resolver estos problemas, así como restaurar los fondos públicos saqueados, son demandas que no solo han hecho los manifestantes antigubernamentales, sino también que las Naciones Unidas, el FMI y el Banco Mundial consideraron cruciales. Todos los partidos gobernantes expresaron su apoyo a la auditoría externa, pero los detalles más finos siguen sin estar claros.

Descubrir información transaccional a través de la auditoría forense, y revelar datos sobre pérdidas financieras, fondos saqueados y mal administrados, y los benefactores y culpables detrás de estas prácticas maliciosas, puede ayudar con todo lo anterior.

Como cualquier otra cosa, autorizar la auditoría forense no es una panacea para la corrupción, la mala gestión y las prácticas financieras censurables del Líbano. Hay un puñado de leyes y mecanismos, como la aprobación de un marco legal para establecer un poder judicial independiente, que también son parte integrante de reformas estructurales significativas. Sin embargo, y al igual que la Ley de Acceso a la Información, que todavía no se aplica plenamente hasta el día de hoy, cualquier paso adelante en un Líbano paralizado, debería ser bienvenido en este momento.

El elefante secreto en la habitación

El principal obstáculo para realizar la auditoría externa es otra razón por la que este proceso es tan crucial: las leyes de secreto bancario del Líbano, que obligan a los bancos al ‘secreto absoluto’ de la información personal, los activos y otros datos de sus clientes. La auditoría del Banco Du Liban y demás entidades estatales vuelve a poner en primer plano estas normas, que hoy parecen ser más un obstáculo para la justicia que un activo para la diezmada economía del país.

Después de su aprobación en 1956, las leyes de confidencialidad del Líbano atrajeron dinero de los más ricos de la región, convirtiendo al pequeño país en un centro bancario, apodado durante mucho tiempo la ‘Suiza del Medio Oriente’. Los bancos libaneses se convirtieron en el lugar ideal para almacenar riqueza de forma secreta y segura, convirtiéndolo en un pilar económico clave.

Sin embargo, el marco legal que una vez trajo abundantes riquezas al país se convirtió en un gran obstáculo para lograr reformas significativas en materia de transparencia y lucha contra la corrupción. Aunque los expertos económicos e incluso algunos funcionarios argumentaron que se trata de una mala interpretación, estas leyes se utilizaron como una excusa para negarse a revelar datos financieros claves para la auditoría externa.

De hecho, el Banco Du Liban se negó a revelar el 57% de los documentos solicitados para la auditoría externa, citando leyes de secreto bancario. Álvarez & Marsal se reunieron con los principales funcionarios libaneses, incluido el presidente Michel Aoun, pero no lograron un gran avance. El gobernador del Banco, Riad Salameh, fue inflexible e insistió que estaba cumpliendo con la ley, y la auditoría finalmente fracasó.

Volviendo al punto de partida, se habló de votar en el Parlamento para levantar las leyes de secreto bancario y permitir que la auditoría externa se lleve a cabo sin obstrucciones. Aunque los partidos políticos del país expresaron su voluntad de avanzar en este punto, sus palabras se estancaron.

A fines de mayo, el Parlamento votó para levantar las leyes de secreto bancario para los funcionarios políticos actuales y anteriores para las investigaciones de anticorrupción. Sin embargo, ese desarrollo permite el acceso a la información necesaria sólo a una Comisión Anticorrupción inexistente y al Comité Especial de Investigación del Banco Du Liban. Los miembros de ambas entidades son nombrados principalmente por el gobierno, lo que debilita su viabilidad como mecanismos de rendición de cuentas.

Los esfuerzos contra la corrupción y la transparencia seguirán siendo inútiles mientras las cuentas de las instituciones públicas, los funcionarios políticos y el sector privado contratado permanezcan en secreto.

¿Sin auditoría, sin ayuda?

Líbano es actualmente uno de los países más endeudados del mundo con una economía y moneda improductivas que perdieron aproximadamente el 80% de su valor.

Ya en el extremo de recibir ayuda para el desarrollo y seguridad de un puñado de estados y organizaciones internacionales, el conflicto sirio y la posterior crisis de refugiados en 2011 dieron como resultado un aumento de la ayuda que llegaba al Líbano y otros países de acogida.

Pero en los últimos años se adoptó un enfoque más reservado a la hora de hablar del Líbano. A pesar de los numerosos esfuerzos para desbloquear la ayuda, el coordinador especial de la ONU para el Líbano, Jan Kubis, y otros se han mantenido firmes al negar cualquier asistencia económica sin reformas. Incluso después de la explosión del puerto de Beirut, el gobierno solo ha recibido ayuda en especie para su respuesta humanitaria, mientras que la asistencia financiera se destinó a agencias de la ONU y otras organizaciones internacionales.

La comunidad internacional le ha entregado al país una lista de reformas económicas y administrativas que, según dice, son cruciales para que la economía vuelva a ser viable, incluida una auditoría al Banco Du Liban.

Pero la demanda de una auditoría externa del Banco se hizo mucho más verbalizada después de aproximadamente dos meses de mediocres conversaciones con el FMI que llegaron a un callejón sin salida a principios de julio. 

El gobierno libanés y el BdL ni siquiera se habían puesto de acuerdo sobre el alcance de las pérdidas del país con problemas de liquidez y si el Líbano está en bancarrota en primer lugar. Desde entonces, el FMI y las Naciones Unidas se expresaron más sobre el asunto para simplemente comprender el alcance de la terrible situación económica del país y evaluar la política y operaciones del Banco.

Además, estas reformas, con la auditoría forense ahora como un prerrequisito clave, son obligatorias para que el Líbano desbloquee miles de millones de dólares en ayuda, incluidas las promesas hechas en 2018 de más de $ 11 mil millones en préstamos principalmente para proyectos de infraestructura, un rescate del FMI que oscila entre cinco y nueve mil millones de dólares. nueve mil millones de dólares, así como unos 300 millones de dólares prometidos tras la devastadora explosión del puerto de Beirut en agosto pasado.

Si bien la auditoría externa por sí sola no es la única solución a la corrupción endémica y desenfrenada del Líbano, es absolutamente necesaria. Sin la información crucial que obtendría, la mayoría de los esfuerzos para combatir este flagelo se verán bloqueados por el humo y los espejos, al igual que el funcionamiento interno del gobierno libanés y las instituciones financieras.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Kareem Chehayeb es Magíster en Economía Política del Medio Oriente en King’s College, periodista de investigación en The Public Source, miembro no residente de TIMEP, sus estudios se centran en la transparencia y libertad de información en Líbano y toda la región.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por TIMEP el 28 de enero de 2021.