Mujeres Sirias

Reparando lo que se fue resquebrajado

“A menudo trataba de hablar con mi esposo para averiguar por qué estaba absolutamente resentido conmigo. Después de repetidos rechazos, me dijo con sinceridad: ya puedo acercarme a ti. Ni siquiera puedo mirarte. No sé qué te pasó en la cárcel y nada puede garantizar que nadie te haya tocado”