Mito o realidad: refugiados palestinos

Por Nooran Alhamdan para Middle East Institute

El centro del campo de refugiados de Talbiya. [Omar Chatriwala/Creative Commons]

El 14 de enero de 2021, el secretario de Estado saliente, Mike Pompeo, tuiteó sobre los refugiados palestinos, proclamando que “(menos de) 200.000 árabes desplazados en 1948 siguen vivos y la mayoría de los demás no son refugiados según ningún criterio racional”. Un mes antes, el 11 de diciembre, un grupo de 22 congresistas republicanos enviaron una carta al presidente Donald Trump solicitando que instruyera a la Oficina de Población, Refugiados y Migración para desclasificar un informe sobre el número aproximado de refugiados palestinos, con la intención de de redefinir y privar de sus derechos a millones de refugiados palestinos de su condición de refugiados. La intención detrás de la solicitud se hace evidente en la carta, que dice: “La cuestión del llamado ‘derecho de retorno’ palestino de 5,3 millones de refugiados a Israel como parte de cualquier ‘acuerdo de paz’ ​​es una demanda poco realista, y nosotros no creemos que refleje con precisión el número de refugiados palestinos reales. Al igual que su valiente acción para lograr una paz sin precedentes entre varios estados del Golfo e Israel, es hora de poner fin a la ficción del ‘derecho al retorno’ y llevar el conflicto un paso más cerca [de] su conclusión”. Aunque Trump no desclasificó el informe antes de dejar el cargo el 20 de enero, tanto la carta como el tuit de Pompeo destacan los esfuerzos de los políticos de extrema derecha en Estados Unidos e Israel para acabar con los derechos de los refugiados palestinos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Los intentos de los políticos estadounidenses de deslegitimar a los refugiados palestinos [1] y sus derechos no son nada nuevo. Para dar solo un ejemplo, en 2002, los congresistas demócratas y republicanos reaccionaron por igual a la Segunda Intifada pidiendo la eliminación de fondos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por su sigla en inglés). Esta es la agencia que ha servido a los refugiados palestinos desde 1949 con la misión de “ayudar a los refugiados palestinos a alcanzar su máximo potencial en el desarrollo humano en las difíciles circunstancias en las que viven, de conformidad con los objetivos y estándares acordados internacionalmente”. Diferentes resoluciones de la Cámara de Representantes para sancionar a la Autoridad Palestina, denunciar la violencia palestina e incluso reconocer la difícil situación de los refugiados judíos de los países árabes incluyeron llamamientos para retirar fondos y reformar la UNRWA. En junio de 2002, la Representante Janice Schakowsky (D-IL) introdujo en el expediente un artículo que alegaba que “la UNRWA, que existe desde hace más de 50 años, nunca tuvo la intención de resolver realmente el problema de los refugiados palestinos, sino de perpetuarlo”. Por supuesto, es cierto que la UNRWA nunca tuvo la intención de resolver el problema de los refugiados, que está mucho más allá de su mandato, sino más bien de proporcionar servicios básicos como educación, atención médica y otros servicios sociales hasta que se llegue a una resolución política para los refugiados. Las propias partes podrían resolver el problema.

A medida que pasaron los años, la intensidad de los ataques contra los refugiados palestinos se intensificó, hasta el punto de negar abiertamente la experiencia de los refugiados palestinos. En junio de 2008, el Representante Curt Weldon (R-PA) hizo una declaración en la que alegaba que los refugiados palestinos no tenían conexión con el territorio históricamente conocido como Palestina y que de hecho no eran refugiados, y que una solución al problema de los refugiados palestinos debería ser el reasentamiento en otros países “independientemente de si alguna vez hay una resolución formal al conflicto árabe-israelí”. La propuesta, presentada por primera vez en 2002 por el entonces ministro de Turismo de Israel —Benny Elon— también pedía la anexión de la Cisjordania ocupada por Israel.

En 2012, el senador Mark Kirk (R-IL) presentó una enmienda al proyecto de ley de Operaciones Extranjeras del año fiscal 2013 del Senado que obliga al Departamento de Estado a proporcionar información sobre los refugiados palestinos de una manera que permita al Congreso redefinir el término ‘refugiado palestino’ de manera más estricta. La enmienda pedía que se produjera un informe dentro de un año que incluyera el número aproximado de personas en el último año que habían recibido servicios de UNRWA: quienes habían residido en Palestina desde junio de 1946 a mayo de 1948 y fueron desplazadas personalmente, los hijos de aquellos personas desplazadas, los nietos de esas personas desplazadas, los que son residentes de Cisjordania y Gaza, los que no son residentes de Cisjordania y Gaza y son ciudadanos de otros lugares, y específicamente aquellos que fueron desplazados personalmente entre junio de 1946 y mayo de 1948 de Palestina que no residen en Cisjordania o Gaza y actualmente no son ciudadanos de ningún otro estado. La reciente carta republicana al ex presidente Trump hacía referencia al informe en esta enmienda.

Los intentos de acabar con la UNRWA y el problema de los refugiados palestinos en su conjunto fueron acogidos con entusiasmo por la administración Trump. En agosto de 2018, como parte de sus esfuerzos para ‘interrumpir la UNRWA’, la administración recortó todos los fondos para la agencia, con un promedio de más de $300 millones anuales. Hasta entonces, Estados Unidos había sido el donante individual más grande de UNRWA, en gran parte por un sentido de responsabilidad por la creación del problema de los refugiados. Al defender la medida —Nikki Haley— entonces embajadora de Estados Unidos ante la ONU, cuestionó el número de refugiados palestinos al tiempo que expresó la creencia de la administración de que el derecho de retorno palestino debería estar fuera de la mesa. Además, señaló que Estados Unidos solo restablecerá la ayuda a UNRWA cuando adopte ‘un recuento preciso’ de los refugiados palestinos y cuando los palestinos acuerden volver a la mesa de negociaciones.

La obsesión por redefinir el estatus de los refugiados palestinos es impulsada principalmente por preocupaciones políticas e ideológicas —más notablemente el deseo de Israel y sus partidarios de eliminar su derecho al retorno— tal como se define en la Resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que establece que “los refugiados deseen el regreso a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos debería poder hacerlo en la fecha más temprana posible, y debería pagarse una indemnización por los bienes de quienes decidan no regresar y por la pérdida o daños a los bienes que, de conformidad con los principios del derecho internacional o de la equidad, deben ser cumplidas por los gobiernos o autoridades responsables”. Israel niega cualquier responsabilidad por la creación del problema de los refugiados palestinos e insiste en que el derecho palestino al retorno es una amenaza para su existencia como un estado de mayoría judía. Incluso las principales organizaciones como la Liga Antidifamación mantienen la posición israelí sobre el derecho al retorno, dedicando una página web completa a lo que describe como la ‘inexactitud’ de que “los refugiados palestinos tienen derecho al retorno según el derecho internacional”.

Esos esfuerzos para deslegitimar a los refugiados palestinos se basan en —y ayudan a perpetuar, una serie de malentendidos, mitos y falsedades descaradas sobre los refugiados palestinos— las condiciones en las que fueron desplazados y sus derechos según el derecho internacional. A continuación se mostrarán los mitos más comunes que rodean a los refugiados palestinos seguidos de una aclaración de la realidad.

Mito: los refugiados palestinos abandonaron su tierra natal voluntariamente durante la guerra de 1948, por lo tanto, Israel no es responsable de la creación del problema de los refugiados.

Realidad: este argumento es inexacto y ahistórico. Existe una considerable evidencia documental e histórica, transmitida por historiadores palestinos e israelíes, así como cables del Departamento de Estado y otras fuentes oficiales que demuestran que la mayoría de los refugiados palestinos se fueron bajo la amenaza de la violencia organizada y el temor por sus vidas, y en algunos casos fueron expulsados ​​a punta de pistola. En 1948, el secretario de Estado George Marshall —en respuesta al primer representante de Estados Unidos en Israel, James G. McDonald’s— afirmaba que los refugiados palestinos huyeron debido a los ejércitos árabes, declaró en un telegrama oficial: “El problema de los refugiados árabes … comenzó antes del estallido de la guerra árabe-israelí. Una parte significativa de los refugiados árabes huyó de sus hogares debido a la ocupación judía de Haifa del 21 al 22 de abril y al ataque armado judío contra Jaffa el 25 de abril”.

El historiador israelí Ilan Pappé realizó una extensa investigación en los archivos de las Fuerzas de Defensa de Israel y reveló cómo las organizaciones paramilitares sionistas, como Haganah, Irgun Zvai Leumi y Lehi (Banda de Stern), recibieron órdenes de atacar y despoblar sistemáticamente las aldeas palestinas. Estas órdenes fueron organizadas bajo el Plan Dalet, un plan militar presentado por el Alto Mando sionista con el objetivo de tomar el control obligatorio de Palestina, establecer un estado judío y defender sus fronteras. El Plan Dalet se distribuyó a todas las principales organizaciones paramilitares sionistas, con instrucciones explícitas sobre las aldeas palestinas que cayeron en el territorio que los líderes sionistas buscaron para la creación de su estado, la mayoría de las cuales resultó ser el 78% de la Palestina histórica. Según los archivos de las FDI utilizados por Ilan Pappé, “estas operaciones se pueden llevar a cabo de la siguiente manera: ya sea destruyendo pueblos —prendiéndoles fuego, haciéndolos explotar y plantando minas en sus escombros—, y especialmente aquellos centros de población que son difíciles de controlar de forma permanente; o realizando operaciones de peinado y control de acuerdo con las siguientes pautas: cerco de las aldeas, realización de un registro en su interior. En casos de resistencia, las fuerzas armadas deben ser aniquiladas y la población expulsada fuera de las fronteras del estado”. Benny Morris corrobora estas afirmaciones: “es posible que al menos el 55% del total del éxodo haya sido causado por nuestras operaciones y por su influencia”.

El Plan Dalet no era en absoluto un secreto; de hecho, años antes de su creación e implementación, los líderes sionistas hablaron abiertamente sobre sus planes para la población palestina. En 1937, David Ben Gurion —quien más tarde se convertiría en el primer primer ministro de Israel— declaró en el XX Congreso Sionista en Zurich, “Ahora tendrá que llevarse a cabo una transferencia de un alcance completamente diferente. En muchas partes del país no será posible un nuevo asentamiento sin la transferencia de los fellahin árabes. El poder judío, que crece constantemente, también aumentará nuestras posibilidades de llevar a cabo esta transferencia a gran escala “. En 1938, Ben Gurion dijo en una reunión de la Agencia Judía: “Apoyo la transferencia obligatoria. No veo nada inmoral en eso”.

En 1940, el director del Departamento de Tierras del Fondo Nacional Judío, que tenía la tarea de comprar tierras para la empresa sionista en Palestina, escribió en su diario; “No hay forma más que trasladar a los árabes de aquí a los países vecinos, y trasladarlos a todos, salvo quizás a los árabes de Belén, Nazaret y la antigua Jerusalén. No debe quedar ni una aldea, ni una tribu beduina. Y solo después de esta transferencia el país podrá absorber a millones de nuestros hermanos y el problema judío dejará de existir. No hay otra solución”.

En sus memorias, el ex primer ministro israelí Yitzhak Rabin relata una conversación entre Ben Gurion y él mismo de su época como oficial en el ejército israelí en julio de 1948, sobre el destino de los residentes palestinos de Lydda y Ramle: “Salimos, Ben Gurion que nos acompaña. [Yigal] Allon repitió su pregunta, “¿Qué se debe hacer con la población palestina?” Ben Gurion agitó la mano en un gesto que decía: ‘¡Échalos!’ los habitantes fuera”.

La evidencia sobre las intenciones de las organizaciones paramilitares sionistas y su implementación del Plan Dalet está bien respaldada por el registro histórico y ha sido documentada por historiadores israelíes y palestinos por igual, como Benny Morris, Avi Shlaim, Ilan Pappé, Ahron Bregman, Simha Flapan, Martin Gilbert, Walid Khalidi, Nur Masalha, Rosemarie Esber y otros. El registro histórico es tan convincente de hecho que el Ministerio de Defensa israelí ha hecho un esfuerzo concertado para buscar en varios archivos y eliminar documentos históricos y otras pruebas de atrocidades cometidas por las fuerzas sionistas, incluidos asesinatos en masa y expulsiones a gran escala de palestinos, todos los cuales señalan la complicidad de Israel en la creación del problema de los refugiados. El historiador israelí Benny Morris fue uno de los primeros historiadores en encontrar muchos de estos documentos históricos, uno de los cuales fue una nota escrita en noviembre de 1948 por el exjefe de personal de la Haganá que relata la violencia de la Haganá en la aldea palestina de Safsaf: “52 hombres fueron atrapados, los ató, cavó un hoyo y les disparó. 10 todavía estaban temblando. Llegaron mujeres, suplicando clemencia. Hallados cadáveres de 6 ancianos. Había 61 cadáveres. 3 casos de violación, uno al este de Safed, niña de 14 años, 4 hombres asesinados a tiros. A uno le cortaron los dedos con un cuchillo para quitarle el anillo”.

Además, incluso si fuera cierto que los palestinos han abandonado su patria voluntariamente, esto no negaría su condición de refugiados ni su derecho a regresar a sus hogares según lo prescrito por el derecho internacional. Tampoco eximirá a Israel de su responsabilidad por la creación del problema de los refugiados. Con base en los registros del Mandato Británico, la Comisión de Conciliación de las Naciones Unidas para Palestina (UNCCP, por su sigla en inglés) —que fue creada para ayudar a mediar en la paz después de la guerra árabe-israelí de 1948— incluida una resolución del problema de los refugiados palestinos, había evaluado que, en 1951, el gobierno israelí confiscó sus tierras a 159.850 familias de refugiados. Para evitar que los palestinos regresen o recuperen sus propiedades, las autoridades israelíes aprobaron nuevas medidas —como la Ley de propiedad de los ausentes de 1950 y la Ley de prevención de la infiltración de 1954— asegurando que las tierras palestinas nunca se les devolverían legalmente y que, en cambio, se utilizarían para la re-asentamiento de inmigrantes y refugiados judíos. De acuerdo con la Ley de responsabilidad del estado en el derecho internacional, Israel es responsable de los refugiados palestinos y su derecho a obtener restitución y compensación por sus propiedades perdidas, independientemente de las razones por las que los palestinos no estaban en sus propiedades en el momento de su incautación por parte del estado de Israel.

Mito: La resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas no es vinculante en el derecho internacional; por lo tanto, los refugiados palestinos no tienen derecho a regresar a su patria.

Realidad: Los defensores de este mito argumentan que el derecho al retorno de los refugiados palestinos no es vinculante debido al hecho de que una disposición vinculante llamada ‘derecho al retorno’ no existía en 1948. La base del argumento a favor del derecho palestino al retorno es La Resolución 194 de la ONU, que establece: “Los refugiados que deseen regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos deben poder hacerlo en la fecha más temprana posible, y que se debe pagar una compensación por la propiedad de aquellos que decidan no regresar y por pérdidas o daños a bienes que, de acuerdo con los principios del derecho internacional o de equidad, deberían ser reparados por los gobiernos o autoridades responsables” y la Convención de Ginebra. De acuerdo también con el derecho internacional de los refugiados, los refugiados palestinos se consideran refugiados en virtud de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, y su derecho al retorno está legalmente arraigado en la Convención de La Haya.

El artículo 13 (2) de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que destaca “el derecho de toda persona a salir de cualquier país, incluido el suyo, y regresar a su país”. El artículo 12 (4) de la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos (ICCPR, por sus sigla en inglés) también estipula que “nadie será privado arbitrariamente del derecho a entrar en su propio país”, lo que fue interpretado en 1999 por el Comité de Derechos Humanos. La interpretación contradice los argumentos de que a los palestinos que descienden de los desplazados originales de 1948 no se les debe permitir regresar porque nunca han sido ciudadanos israelíes, nunca han puesto un pie en Israel, o incluso que se fueron por su propia voluntad y no por coacción.

De hecho, los avances en el derecho internacional han fortalecido la base jurídica del derecho al retorno. El derecho al retorno refleja la ‘repatriación voluntaria’ a que se refiere el Estatuto del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y se considera la solución preferible y más duradera para los refugiados. Además, una interpretación del artículo 5 (d) (ii) de la Convención sobre la Eliminación de la Discriminación Racial por parte del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial sostiene que los Estados tienen la obligación de garantizar que “todos los refugiados y personas desplazadas tienen derecho a regresar a sus hogares de origen en condiciones de seguridad y haberles restituido los bienes de los que fueron privados en el curso del conflicto y recibir una indemnización adecuada por los bienes que no se les puedan devolver”.

Según el derecho internacional, todas las poblaciones de refugiados, incluidos los refugiados palestinos, tienen el derecho fundamental de regresar voluntariamente a su tierra natal, independientemente de las condiciones en las que se fueron. Los refugiados también tienen derecho a la restitución, que es independiente de su derecho al retorno. El derecho a la restitución se mantiene independientemente de si el refugiado regresa o no. Una vez que Israel reconozca estos derechos, será posible discutir los métodos potenciales para implementar el retorno y la restitución. Más importante aún, esa conversación no puede comenzar sin un reconocimiento de los males infligidos a los refugiados palestinos.

Mito: Los refugiados palestinos son los únicos que transmiten su condición de refugiados a sus descendientes. Como resultado, el número real de refugiados palestinos está inflado.

Realidad: Las afirmaciones de que las cifras de refugiados palestinos están infladas o de alguna manera son excepcionales son demostrablemente falsas. Además del hecho de que, según la Convención de Refugiados de 1951, tanto los refugiados palestinos como sus descendientes están legalmente reconocidos, también es una práctica estándar que otros descendientes de crisis de refugiados prolongadas sean clasificados como refugiados también. ACNUR —el principal organismo internacional que presta servicios a los refugiados del mundo— también clasifica a los descendientes de refugiados como refugiados ellos mismos, a través de la condición de refugiado derivado. El Manual del ACNUR sobre Procedimientos y Criterios para determinar la condición de Refugiado también establece: “Si el jefe de familia cumple con los criterios de la definición [para la condición de refugiado], sus dependientes normalmente reciben la condición de refugiado de acuerdo con el principio de unidad familiar”.

De hecho, en la práctica, la transmisión de la condición de refugiado a los descendientes ha sido la norma para los refugiados afganos, burundianos, sudaneses, somalíes, eritreos, angoleños y sirios, todos los cuales transmiten su condición de refugiados a sus descendientes. Sin embargo, nadie ha presentado el argumento de que estas poblaciones de refugiados no califican como refugiados o que su número está inflado de alguna manera. Si los refugiados palestinos son excepcionales, es principalmente en los extremos que otros están dispuestos a llegar para negar sus derechos bajo el derecho internacional, ya que el registro de descendientes de UNRWA sigue las normas establecidas y la práctica internacional de refugiados en otras crisis de refugiados similares.

Mito: UNRWA perpetúa el estatus de refugiados de los palestinos y no serían considerados refugiados si cayeran bajo el paraguas del ACNUR.

Realidad: Es cierto que los palestinos son la única población de refugiados que tiene una agencia de la ONU propia, pero eso se debe a las normas internacionales sobre refugiados en el momento de la creación de la UNRWA y no a un intento de perpetuar su condición de refugiado intencionalmente. La UNRWA inició sus operaciones en 1950 y se creó para continuar con el socorro de emergencia que, hasta diciembre de 1949, había sido proporcionado por el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Liga de Sociedades de la Cruz Roja y el Comité de Servicio de los Amigos Estadounidenses. La UNRWA fue creada explícitamente para brindar alivio a la ola de nuevos refugiados en el Cercano Oriente, y fue una misión de la ONU dirigida por Gordan Clapp, enviado de paz a los Estados Unidos bajo el presidente Harry Truman, lo que impulsó la creación de la UNRWA. A la UNCCP se le encomendó la tarea de resolver la cuestión de los refugiados en Palestina y la UNRWA nació para cumplir ese mandato. Mientras tanto, el ACNUR se estableció para ocuparse de los millones de refugiados europeos desplazados por la Segunda Guerra Mundial; Fue solo después de que el desplazamiento continuó ocurriendo en otras partes del mundo que el ACNUR amplió su función para abordar las emergencias de refugiados también fuera de Europa. Esto quiere decir que el OOPS ya existía cuando se creó el ACNUR y ambos tenían la tarea de cumplir mandatos diferentes.

Además, incluso si los refugiados palestinos cayeran bajo el paraguas del ACNUR, seguirían estando bajo la definición del ACNUR de una situación de refugiados prolongada, que se define como “una población de refugiados de 25.000 personas o más que han estado viviendo en el exilio durante cinco años o más. … Los refugiados se encuentran en un estado de limbo duradero e intratable. Es posible que sus vidas no corran peligro, pero sus derechos básicos y sus necesidades económicas, sociales y psicológicas esenciales siguen sin cumplirse después de años de exilio”. La Convención sobre Refugiados de 1951 también define a un refugiado como alguien que no puede o no quiere regresar a su país de origen debido a un temor fundado de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social en particular , o opinión política. Además, la Convención sobre los Refugiados de 1951 utilizada por el ACNUR incluye un artículo específico para los refugiados palestinos y otorga a los refugiados palestinos que se encuentran fuera del área de operaciones del OOPS las mismas protecciones que se otorgan a todos los refugiados. Todos los refugiados palestinos, ya sean atendidos por la UNRWA o el ACNUR, son beneficiarios de la Convención de Refugiados de 1951. Por lo tanto, sacar al OOPS de la ecuación aún permitiría que los derechos básicos de los refugiados palestinos permanecieran intactos.

Finalmente, ACNUR describe tres soluciones para los refugiados: repatriación voluntaria (los refugiados regresan a su país de origen y obtienen restitución), re-asentamiento en otros países e integración dentro de una comunidad de acogida. Esto significa que incluso si los refugiados palestinos cayeran bajo el ACNUR, su condición de refugiados permanecería sin cambios hasta la implementación de una solución a largo plazo que sea aceptable para el ACNUR, y que probablemente requiera una solución política entre Israel y Palestina. También vale la pena señalar que el Llamamiento Global del ACNUR para 2010 y 2011, Finding Durable Solutions, encontró que aproximadamente 1,2 millones de refugiados del ACNUR regresarían a sus hogares y que la repatriación voluntaria es la opción preferida para los refugiados. Afirmar que la UNRWA o el ACNUR ‘perpetúan el estatus de refugiado’ de los refugiados palestinos es como afirmar que el Departamento de Trabajo perpetúa el desempleo porque proporciona beneficios de desempleo y otros servicios a millones de estadounidenses.

La paz no se puede construir sobre fabricaciones y mitos. Tampoco se puede ocultar la cuestión de los refugiados palestinos y sus derechos ni desear que desaparezca. Solo abordando la cuestión de manera honesta y directa, incluso reconociendo las reclamaciones y los agravios legítimos de los refugiados palestinos, podremos esperar encontrar una solución justa y duradera al conflicto entre israelíes y palestinos.

Para obtener más información sobre los refugiados palestinos, la UNRWA y la Nakba, consulte los siguientes recursos:

Zochrot 

PalestineRemembered 

Badil 

Palestine Return Centre 

United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East (UNRWA)

UNRWA and Palestine Refugee Rights: New Assaults New Challenges

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Nooran Alhamdan es candidata a la maestría en Estudios Árabes en la Escuela de Servicio Extranjero Edmond A. Walsh de la Universidad de Georgetown. Recibió su licenciatura en economía analítica y ciencias políticas, y una especialización en estudios del Medio Oriente de la Universidad de New Hampshire.

[1] El libro “Los refugiados palestinos en el derecho internacional” de Francesca Albanese y Lex Takkenberg fue un recurso fundamental para este artículo.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por MEI el 22 de febrero de 2021.